«El tema de la paz tiene que ser un tema de debate electoral»: Ernesto Samper

0

Entrevista de Claudia Palacios
@ClaudiaPCNN

Ernesto Samper - Claudia Palacios

El expresidente Samper volvió recientemente al ojo del huracán. Un nuevo capítulo de su enfrentamiento de marras con el expresidente Pastrana y su sorpresiva cercanía ideológica al presidente Santos lo tuvieron en el foco de las cámaras.

Claudia Palacios: Presidente, usted me mintió: me había dicho hace unos años que a Palacio jamás volvería, pero lo veo cerquita, cerquita…

Ernesto Samper: Bueno, pero una cosa es estar en Palacio de inquilino y otra es estar de visitante.

Claudia Palacios: Pero es visitante asiduo…

Ernesto Samper: Pero no he dormido ahí desde 1998. Voy con menos frecuencia de lo que la gente piensa, incluido Pastrana. Pero sí tengo buenas relaciones con el presidente Santos, si ese es el motivo de la pregunta.

C. P.: ¿Quién llamó a quién?

E. S.: Pienso que encontramos por fin algo que nos uniera, después de que cada uno estuviera en su lado durante muchos años. Me llamó la atención el restablecimiento de las relaciones con Venezuela, Ecuador y Cuba; el tema de la paz, que lo discutimos antes de que se iniciara el proceso en varias sesiones privadas; el tema de las víctimas, porque llevamos ocho años preocupándonos por los victimarios; el tema de la restitución de tierras y la política social. Y esos son los temas que me han hecho volver a Palacio.

C. P.: Usted es el nuevo mejor amigo del Presidente Santos…

E. S.: Bueno, creo que soy el viejo nuevo mejor amigo del presidente Santos.

C. P.: ¿Y hacia dónde va a evolucionar esa amistad?

E. S.: No lo sé. En cualquier caso, no tiene un propósito electoral. En este momento tiene un sentido político: en el momento en que desaparezcan esos hechos políticos y yo vea que Santos abandona el proceso de paz o deja los temas de víctimas, de tierras, que son para mí temas de fondo, en ese momento me retiraría.

C. P.: ¿Me quería decir algo más del libro que le regaló el Presidente?

E. S.: Me pareció apasionante porque es como la película de Lincoln, donde uno se da cuenta que finalmente todo es igual. A mí la verdad la película me desilusionó respecto a la vida que tenía Lincoln…

C. P.: Y basado en esa lectura, haciendo la analogía, cundo usted dice que todo es igual, pasémoslo al 2013 en Colombia.

E. S: No. Lo que digo es que aquí también lo que uno piensa que son intereses altruistas están finalmente animados por intereses personales.

C. P.: ¿De quién, por ejemplo?

E. S.: No voy a dar ejemplos.

C. P.: ¿Cómo que no? Lo que usted está diciendo se puede prestar para muchas interpretaciones. Lo más altruista que puede haber en este momento es la paz y el abanderado es el presidente Santos.

E. S.: Por ejemplo, la búsqueda de la segunda reelección de Uribe. Yo tengo diferencias sobre el proceso de paz, no estoy ahí entregado incondicionalmente. Pienso que han debido aprovechar estos diálogos en La Habana para hacer unos acuerdos de humanización sobre unos temas que están golpeando seriamente a la gente.

C. P.: Por ejemplo, ahorita que usted está de mejor amigo de él, ¿lo escucha en esos temas?

E. S.: No es que el presidente me diga no; no me saca de taquito. Me dice “este tema, no creo que sea el momento”. Pero no he logrado penetrar los círculos cerrados del gobierno que tienen libreteada la paz, en la cual no caben esos tres temas: la organización, un proceso con el ELN y la participación de la sociedad civil. Lo que indican las estadísticas es que  cuanta más presencia haya de la sociedad civil, los procesos de negociación son más permanentes.

C. P.: ¿Quién sería la persona para hacer del Partido Liberal un partido moderno?

E. S.: Hay que quitarle a la política los nombres porque lo que necesitamos es una estrategia. No sé por qué la gente se rasga las vestiduras pensando que, independientemente de que se firme o no la paz en La Habana, el tema de la paz tiene que ser un tema de debate electoral. No hay nada más importante para el país que esta diferencia que afortunadamente se está acentuando en los últimos días entre unos, que estamos con una salida política al conflicto armado, y otros, que por razones ideológicas, políticas o económicas quieren una profundización de la guerra.

Muy interesante que el país llegara a tener en unas elecciones dos proyectos de esa magnitud: uno que está con una salida política al conflicto y otro que está por la profundización militar del conflicto. Eso sí sería una buena razón para ir a las elecciones.

Vea la entrevista completa

Comments are closed.