El trancón del sur de Cali

0

leo-quinteroPor Leo Quintero

¿Podrá Cali construir una ciudad del tamaño de Tuluá en el sur de la ciudad sin siquiera tener una nueva vía arteria, no ampliar la Vía Panaméricana a por lo menos tres carriles, no desarrollar la Avenida Ciudad de Cali, no ampliar la Avenida Cañasgordas, no crear la calzada permanente de la Autopista Simon Bolivar?

La respuesta es clara. Sí. Y lo será más temprano que tarde, merced a los planes de expansión que aprobó el Concejo luego de la presión de los constructores de la ciudad respaldada por la Administración de la capital del Valle.

Y claro, meterle doscientos mil nuevos habitantes a ese cono del sur de Cali generará más congestiones, trancones, atascos que los que hoy en día se presentan en esa parte de la ciudad.

Un choque menor, entre dos motos, ocasiona un efecto de vasos comunicantes que va impactando las dos arterias, la vía a Jamundí y la Avenida Cañasgordas. Conclusión: colapsa el sur de Cali a partir de la 100 y llega casi que a las goteras de Jamundí.

Aunque desde el gobierno de la ciudad se asegura que se ejecutará un anillo vial, apenas esbozado sobre el papel, pero sin ninguna clase de estudios primarios, la realidad es que las obras para el sur están clamando que haya acciones a corto plazo.

Que son las mínimas. Para comenzar un sistema de semaforización que opere. Que funcione. Controles sobre el estacionamiento en las arterias. Regulación a la piratería que ocupa las bocacalles de la Simón Bolívar, de la 100 con 16, de la vía hacia la Buitrera, detrás de Home Center, en el cruce de la Simón Bolívar con vía a Jamundí.

Con presencia permanente del tránsito como regulador vial. Como movilizador de la circulación, cosa bien diferente que como sancionador, que es una tarea que tampoco se debe olvidar.

Esas son las acciones primarias que se reclaman sobre el sur de la capital del Valle, porque las obras viales se han convertido en un problema mayor para la capital del Valle. No ha comenzado la ejecución de la segunda etapa de las Megaobras, a pesar de que el Concejo desde mediados del año pasado las aprobó.

No ha habido estructuración económica de la iniciativa, la que cada tres meses se presenta como próxima a licitarse.

Son 218.000 millones de pesos, pero que no contempla la continuidad de la circunvalar del sur. Indispensable para contar con otra alternativa de acceso al más congestionado lugar de la capital del Valle.

Ciudad Jardín, que integró desde hace 54 años el desarrollo campestre de Cali, para competirle al Saladito y Felidia, jamás se imaginó que terminaría convertida en un embudo, merced a políticas de desarrollo y planeación de las administraciones de la ciudad.-

Cuando la Parcelación Campestre Ciudad Jardín abrió la venta de lotes , el tamaño mínimo permitido era de 5.000 metros cuadrados, los que con el pasar de los tiempos y los funcionarios se fueron reduciendo para quedar convertidos en apartamentos de menos de 100 metros , en conjuntos cerrados cuya piscina está a escasos metros de la Avenida Cañasgordas.

Esto impedirá que se desarrolle vialmente el sector, porque para hacerlo se requeriría comprar los predios y hasta los apartamentos ubicados a la vera de esa arteria.

En donde antes había una casa hoy florece un condominio con 50 y más apartamentos, y por ende generando problemas no solo en vías, también en servicios de agua potable y alcantarillados.

Porque los servicios públicos son un eje complejo del sur sur de Cali, de la comuna 22. Las nuevas construcciones bloquearon el alcantarillado de las lluvias y en el último aguacero , hubo inundaciones en los Almacenes ubicados a la vera del camino que se tomaron el camino natural de las aguas.

El sur sur de Cali, en la comuna 22, Ciudad Jardín, Pance y la llamada zona de Parcelaciones, que hoy en día son condominios de apartamentos, requiere de que la administración de la ciudad proyecte su futuro, creando alternativas viales, y de servicios públicos que correspondan al aporte que su estructura socieconómica aporta a la ciudad.

Por ahora no hay plan de contingencia. El corredor Ferreo que es el alma de la autopista Simón Bolívar y estaba contemplado como una solución parcial, será un corredor verde, pero su primera etapa, escasamente corresponderá a siete cuadras en el norte de Cali, a más de 10 kilómetros del sur de Cali y los estudios de esa iniciativa llevan dos años.

Por ahora los desesperados habitantes de las antiguas parcelaciones, hoy condominios, universidades, colegios, siguen esperando que haya eco para sus peticiones. El sur sigue colapsado, de lunes a viernes. El sábado, la cosa es peor.

Comments are closed.