El Valle quiere madurar en el negocio del aguacate hass

0

El aguacate hass es la tercera fruta comestible más exportada del país después del banano y el plátano. En 2019 Colombia vendió 44.570 toneladas, con un valor de 90 millones de dólares y en lo que va de 2020, las ventas ya van en 26 mil toneladas, con un crecimiento del 35%.

Para el Valle del Cauca este es un negocio nuevo, aunque los empresarios le han dado un voto de confianza a la región, que cuenta con el clima y la altura para prometer un buen producto.

Multinacionales como Greenfruit Avocados, entendieron el potencial y ahora trabajan con campesinos locales en el proceso de producción y exportación.

“Tenemos la experiencia de México como mayor productor del mundo y queremos traerla al Valle para formar productores y comercializadores que entiendan la dimensión del negocio”, indicó Víctor Manuel Alzate, representante de la marca.

María Eugenia Saavedra, directora de la Sociedad de Agricultores y Ganaderos del Valle del Cauca, explicó que la Unión Europea exige que los exportadores deben tener empleos formales y empresas legalmente constituidas con la aplicación de altos estándares de calidad.

Debido a estas exigencias, otras multinacionales han llegado para empaquetar todo un negocio. De un lado compran el producto a los campesinos, pero también cumplen con la normatividad exigida para exportar.

Dichas empresas han llegado de México, Perú y Chile a jugar en el negocio. Sólo entre las multinacionales podrían contarse al menos mil hectáreas de cultivos. El impacto en la economía es inmediato ya que en promedio se generan 2 empleos por cada hectárea, una cifra difícil de lograr en otro tipo de actividades.

El presidente de la Cámara de Comercio de Cali, Esteban Piedrahita, celebró que esas compañías sigan llegando a la región para impulsar la producción.

“La señal más prometedora es el arribo de empresas mexicanas, peruanas y chilenas. Nuestros socios de la Alianza del Pacífico son los exportadores 1, 2 y 3 de aguacate en el mundo y Colombia les ofrece de la posibilidad de producir prácticamente todo el año”, indicó el líder empresarial.

Entre enero y julio de 2019, el aguacate hass ocupó el tercer lugar en crecimiento de productos agrícolas exportados desde el Valle del Cauca, comparado con el mismo período del año 2018, alcanzando una cifra de 4 millones 162 mil dólares y un aumento del 1.3% frente al mismo período del año anterior. Ventas representadas en más de 2 millones de kilos del producto.

Según ProColombia, los países compradores de aguacate vallecaucano fueron: Países Bajos, Arabia Saudita, España, Chile y especialmente Estados Unidos, que sobresale con un aumento de más del 500% y compras por US$ 652.000

Sin embargo, el departamento apenas comienza a asomarse en este negocio y la mayoría de pequeños productores no cuenta con las normas internacionales que se exigen para exportar, por lo cual deben convertirse primero en proveedores de las grandes multinacionales que están llegando, las cuales compran el producto y terminan el proceso para poder cumplir con los estándares y venderle al mundo.

Al tener esta dependencia, el presente es prometedor, pero estas grandes empresas también están comprando extensos terrenos y eventualmente tendrán su propia línea de producción. Hoy, estas compañías dependen del trabajo de los campesinos locales, lo cual podría ser muy diferente a futuro.

“Aquí lo importante es formalizar al campesino para que adquiera una mentalidad empresarial, para que aprenda a ‘cultivar’ un negocio que es de 25 años y lograr entrar a ese círculo productivo”, concluyó Francisco Lourido, expresidente de la S.A.G. Valle del Cauca.

Actualmente Colombia cuenta con 20 mil hectáreas sembradas y en constante crecimiento, gracias a los acuerdos internacionales que en los últimos años han disparado las ventas al exterior. No obstante, el potencial es mucho mayor. Según proyecciones de Invest Pacific, sólo el Valle del Cauca puede ofrecer 160 mil hectáreas aptas para el cultivo; actualmente 3.300 están siendo utilizadas.

Hoy el departamento está en el selecto grupo de regiones que cultivan el producto, en municipios como Roldanillo, La Unión y Toro. Sin embargo, deberá competir en un mercado dominado por Antioquia y Risaralda.

Comments are closed.