El Valle y el Cauca siguen sin pensar en la torta de las exportaciones nacionales

0

Por: Cynthia Lewis Torres

En Alianza con el Grupo Multisectorial

Las cifras más recientes en materia de exportaciones reflejan la pérdida de competitividad del Valle y la representación todavía marginal del Cauca. Las eventuales ventajas de los acuerdos comerciales siguen sin percibirse en la región.

buenaventura

Las cifras publicadas por el Departamento Administrativo Nacional de Estadística (Dane) para el primer mes de 2014 con respecto al mismo periodo de 2013 no reflejan la realidad de los departamentos del Valle y del Cauca. El reporte muestra que las exportaciones del Valle disminuyeron en 23.4 % en enero de 2014, con respecto al mismo periodo del año anterior, mientras que el departamento del Cauca fue el tercero de los que aumentaron, y lo hizo con un incremento del 63.3 %. Aunque es importante mencionar que el Valle participó en el 6.1 % del total de las exportaciones y el Cauca lo hizo con el 1.5 %.

Sin embargo, este indicador no refleja la realidad que vive el departamento del Cauca. Aún no se observa la creación de una industria que genere valor agregado. La que se encuentra en la Zona Franca del Cauca se ha trasladado desde Yumbo y Cali para acceder a beneficios tributarios propuestos desde la Ley Páez, y así ha entrado a beneficiar más a estos municipios que a los caucanos en materia de generación de empleo calificado. En Popayán todavía se encuentra una economía sustentada principalmente en las transferencias de la Nación y en el empleo promovido por las instituciones gubernamentales.

En el caso del Valle, el fenómeno de disminución puede estar relacionado con la salida reciente de grandes industrias como Bayer –hipótesis que se corrobora con la disminución de exportaciones de productos químicos en un 14 % – y Michelin; con la ampliación de la planta de Carvajal S.A. en Centroamérica; con la disminución en el 19.30 % de los precios internacionales del azúcar y en el 20.4 % de las ventas de café sin tostar descafeinado; con la desaceleración de la demanda mundial; o sencillamente con el hecho de que el departamento deba hacer una transformación productiva de su economía y experimentar la producción de nuevos bienes en nuevos mercados.

“Con los TLC nos subieron de nivel en la competencia, pero las instituciones no suben de nivel y las instituciones educativas tampoco suben de nivel; necesitamos reaccionar rápido pero no con paños de agua tibia y efectos de corto plazo”: Javier Medina, coordinador científico del Instituto de Prospectiva, Innovación y Gestión del Conocimiento de la Universidad del Valle
“Con los TLC nos subieron de nivel en la competencia, pero las instituciones no suben de nivel y las instituciones educativas tampoco suben de nivel; necesitamos reaccionar rápido pero no con paños de agua tibia y efectos de corto plazo”: Javier Medina, coordinador científico del Instituto de Prospectiva, Innovación y Gestión del Conocimiento de la Universidad del Valle

Al respecto, el gerente de la Sucursal de Cali del Banco de la República, Juan Esteban Carranza, dice que la disminución de las exportaciones del Valle está vinculada con la “desaceleración de la demanda mundial, que está relacionada con la crisis de Estados Unidos y con la disminución de la demanda en China, comparada con el crecimiento que venía mostrando antes y también la poca fortaleza”. Igualmente, agrega que todas las economías de una u otra forma están enfrentando la disminución de la demanda mundial, y que Colombia no es el único caso.

Unido a esto, Edy Lorena Burbano, docente investigadora de la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad de San Buenaventura, menciona que estos fenómenos se deben estudiar teniendo en cuenta el desplazamiento de empresas del Valle hacia el norte del Cauca y su consolidación como zonas francas, y el abandono de la región por parte de grandes empresas que estaban ubicadas en el departamento, como Michelin, Bayer y Carvajal S.A., para exportar a demás países de América.

El caso del departamento del Cauca está completamente relacionado con la ubicación de aquellas empresas vallecaucanas en el norte de este, por la Ley Páez, según Francisco Javier Pantoja, economista de la región. “El Cauca tiene que hacer diferenciación entre lo que es el norte, el centro y el sur; en el norte están asentadas las industrias de alto nivel competitivo, y en el centro y sur hay una gran dependencia del café, de la ganadería y las transferencias de la Nación. Por lo tanto, no se puede compartir que los indicadores de exportaciones del departamento se traduzcan en desarrollo; es un indicador que no refleja la realidad del departamento del Cauca”, manifiesta Pantoja.

Sin embargo, según Pantoja, “se rescatan los beneficios para el norte caucano en tres aspectos: el Impuesto de Industria y Comercio, que le llega a estos municipios es en ocasiones mucho más alto de lo que llega por transferencia del Estado; el asentamiento de universidades en esta región, para formar el capital humano que requieren las industrias; y la inversión que se hace en la población indígena y afrodescendiente a través de la responsabilidad social empresarial. No obstante, se critica que los entornos sociales de estas empresas no acceden al empleo calificado, sino que se lo llevan los vallecaucanos”, y añade que el indicador de Necesidades Básicas Insatisfechas aún está en niveles altos.

Ahora bien, si se relaciona con los tratados de libre comercio, Burbano y Carranza coinciden en que son tratados que plantean unas reglas de juego claras a largo plazo, con las que el empresario nacional puede negociar con seguridad. Sin embargo, “el objetivo estratégico no es firmar más TLC, sino que es mejorar en términos de infraestructura, trámite aduanero, costos de transporte y trazabilidad”, expone Burbano.

Por su parte, Javier Medina, coordinador científico del Instituto de Prospectiva, Innovación y Gestión del Conocimiento de la Universidad del Valle, que adelanta el ejercicio de Visión Valle 2032 con la Gobernación del departamento, afirmó que “con los TLC nos subieron de nivel en la competencia, pero las instituciones no suben de nivel y las instituciones educativas tampoco suben de nivel; necesitamos reaccionar rápido pero no con paños de agua tibia y efectos de corto plazo”.

ExportacionesSegún Medina, “el Valle tiene un problema y es que necesita oxigenar su modelo de desarrollo. Por muchas razones el Valle ha aplazado estas decisiones estratégicas, por ejemplo: nuevos productos y nuevos mercados. ¿Por qué disminuye la oferta? Porque los mismos productos ya no tienen mercado, porque hay más competidores o porque los costos ya están siendo muy insostenibles con la producción acá y el tipo de cosas que se producen”.

Medina sostiene que “en el Valle del Cauca sus productos habituales ya no son lo que eran, y nosotros queremos ganar con la misma fórmula de éxito”, y lo sustenta en que “hay una suerte de agotamiento del modelo y una falta de creación y desarrollo de alternativas productivas: nuevos productos y nuevos mercados; por lo que el Valle tiene que pensar en dos vías: en ver cómo compite con lo que tiene, pero también en cómo diversificarse, y le falta velocidad para hacerlo”. Como ejemplo conviene mencionar que la industria azucarera ha declarado que quiere una transformación industrial en alimentos y en industria energética; y aunque es una buena visión, la región no responde con la premura que lo merece y que exige la globalización, al ser un proceso dinámico.

En materia de competitividad los departamentos presentan rezagos. En el Cauca más que en el Valle hay fallas en la provisión de bienes públicos, como infraestructura, seguridad, educación, ambiente, institucionalidad, servicios públicos y políticas actuales. En tal sentido, Lina Saavedra, gerente de la Comisión Regional del Valle del Cauca, menciona que “es fundamental seguir trabajando en estrategias regionales para aumentar la competitividad de nuestras empresas; de tal manera, que se disminuya el riesgo ante coyunturas macroeconómicas que las impactan negativamente. Por eso, nuestras acciones como región deben enfocarse en estrategias dirigidas a promover la innovación aplicada, el emprendimiento de alto impacto, la diversificación económica y el desarrollo de una política industrial del siglo XXI”.

Exportaciones enero 2014 por departamentos

Según Medina, no solo compite el sector privado, sino que lo hace la región como un todo, con su infraestructura educativa y sus instituciones. En este aspecto, el Valle está muy golpeado porque ha tenido una crisis institucional muy prolongada, severa y que no ofrece respuestas. “Se necesitan procesos de Gobierno. Ahora ya se han iniciado procesos pero esto toma un tiempo x+1; y mientras esto se da, la industria tiene que competir sola con sus costos, con sus precios y contra todo el mundo. Hay un desfase en las respuestas institucionales, y estas alternativas no dependen de lo que los empresarios quieran, sino lo que puedan. No es un fracaso de la industria ni del sector privado, la ganota mala es para todos los que queremos ayudar pero no lo hacemos”.

En el ejercicio de la construcción de Visión para el año 2032, las posturas se alinean en que es necesario darle al departamento un proceso de transformación productiva para volverlo competitivo. A propósito, Javier Medina expresa que “el cambio estructural es necesario. El Valle tiene un entorno mucho más complejo que antes, es como una sumatoria de coincidencias desafortunadas: el narcotráfico se vino para el Pacífico y se comió las instituciones, la guerrilla se concentró en el Pacífico, la renovación de la clase política no cuajó, hay productos de muy baja talla, la cultura política se convirtió en una cultura mafiosa, las industrias se quedaron en el mismo modelo de éxito; y no nos dimos cuenta en qué momento pasó. Hay que cambiar modelos mentales, pues con todo y esto, el Valle sigue teniendo mucho potencial. Este escenario es muy exigente pero hay que planteárselo, no se puede pensar que con volver al promedio nacional, ya se hizo la tarea”.

Si bien es cierto que los dos departamentos tienen potencial para las ventas externas por la riqueza que poseen, es necesario que todos sus responsables, es decir, empresarios, gobierno, autoridades locales y comunidades, se encarguen de generar nuevas ideas y contribuyan a darle valor agregado a su economía, ayudando así a disminuir en el agregado nacional la participación actual en las exportaciones de bienes primarios del 71 % para trasladarlas al 23,2 % actual de manufacturas; pues la industria ya ha dado mucho y hay que diversificarla con nuevos productos y nuevos mercados.

excel2

Comments are closed.