El vecino que se quedará en el barrio

0

Una babilla que apareció en el humedal que ahora lleva su nombre, en el barrio Ciudad Jardín, al sur de Cali, permanecerá en el sitio que ya ha adoptado como su hábitat, donde no representa ningún riesgo para la comunidad. El peligro podría ser para ella misma, por los ataques que pueda recibir de sus vecinos.

 

El  Humedal La Babilla está ubicado en el barrio Ciudad Jardín, entre la avenida San Joaquín o carrera 105 y la carrera 108 con avenida Pasoancho.
El Humedal La Babilla está ubicado en el barrio Ciudad Jardín, entre la avenida San Joaquín o carrera 105 y la carrera 108 con avenida Pasoancho.

Mucha inquietud ha causado este enorme reptil que recientemente han visto los habitantes y visitantes del sector del humedal La Babilla en Ciudad Jardín, aunque no tendrían por qué si tenemos en cuenta el nombre de este ecoparque.

Hace unos setenta años se construyó de manera artificial este humedal, para contribuir al ecosistema y a la gran riqueza de flora y fauna presente en el lugar, que antes eran terrenos donde se cultivaba la caña de azúcar y donde había grandes haciendas.

Desde hace muchos años, vecinos advierten la presencia, en este sitio, de babillas o caimanes de tamaño relativamente pequeño, que solo alcanzan entre los 1.40 metros y los 2.50 metros.

Algunas personas se han quejado ante la junta de acción comunal del barrio y han solicitado que la autoridad ambiental traslade el reptil al zoológico o a otro lugar “más apto”, donde no represente una amenaza para la comunidad. Pero la respuesta del Dagma, la autoridad en esta materia en Cali, es que no trasladará a la babilla, porque es mayor el riesgo que corre el animal por lo que puedan hacerle los humanos, que el peligro que pueda representar para niños o mascotas.

La babilla se queda en el barrio

Sí la babilla llega a ser trasladada a un sitio que no le ofrezca condiciones necesarias para sobrevivir,  se morirá por estrés o tendrá que aplicársele la eutanasia.
Sí la babilla llega a ser trasladada a un sitio que no le ofrezca condiciones necesarias para sobrevivir, se morirá por estrés o tendrá que aplicársele la eutanasia.

Luego de una inspección al humedal y sus alrededores, y de comprobar que este reptil, cuyo origen aún se desconoce, se encuentra solo, en un espacio que adoptó como su hogar, el grupo de conservación de ecosistemas del Departamento Administrativo de Gestión del Medio Ambiente, Dagma, decidió mejorar las condiciones del humedal para aislar al caimán

La Directora de la Autoridad Ambiental, Josefina Hidalgo, explicó que “la jornada sirvió para acordar con la comunidad del sector que  aceptara quedarse con la babilla en el humedal  y que, por su parte, el Dagma realizaría el alinderamiento del reptil, durante o después de la ejecución de la obra de descolmatación del humedal, que se hará antes de finalizar este año”.

El alinderamiento consiste en adaptar el cuerpo de agua donde está el reptil, es decir de una parte del humedal, para que el animal no salga y así evite estar expuesto a posibles maltratos y a la imprudencia de los transeúntes.

No es peligrosa

El jefe del área de Biología de la Fundación Zoológica de Cali, el biólogo Carlos Andrés Galvis, quien también hizo parte de esta jornada, explicó que el reptil no representa ningún peligro para las personas.

“Esta especie, que no es un cocodrilo, se alimenta de vertebrados pequeños, preferiblemente de peces. Por lo tanto  los seres humanos no estamos dentro de su plan de alimentación  porque somos  más grandes que el reptil. Sin embargo, como cualquier otro animal, se va a defender en caso de ser molestado. Por ejemplo, si le tiran piedras, él se defenderá”, expresó el biólogo.

Además, se descartó que la babilla haya puesto huevos o tenga nido. La inspección se realizó para darle a la comunidad tranquilidad de que este no es el ecosistema ideal para que el reptil se reproduzca. Una de las características que debe tener el hábitat para la reproducción de esta especie, de la familia alligatoridae, es estar a 0 metros sobre el nivel del mar y cabe recordar que Cali se encuentra  a 1.000.

No se come a los patos

Estos animales fueron introducidos y la babilla no afecta este ecosistema como sí ocurre con los patos, que por su necesidad de alimentarse, buscan lombrices en los bordes del humedal, afectando su infraestructura.
Estos animales fueron introducidos y la babilla no afecta este ecosistema como sí ocurre con los patos, que por su necesidad de alimentarse, buscan lombrices en los bordes del humedal, afectando su infraestructura.

Otra de las quejas de algunos vecinos es que la babilla se alimenta de los patos, que hace más de cinco años habitan en el lago. Pero esta afirmación también fue desmentida, pues hay tal proliferación de patos, que se darán en adopción.

La bióloga Luz Ángela Forero, jefe del  grupo de  conservación de ecosistemas del Dagma, explica que “los patos generan problemas ambientales y de salud pública al desplazar las especies de aves silvestres por competencia en recursos alimenticios; dañan los taludes y orillas del lago al ramonear en búsqueda de minerales, lombrices y moluscos; incrementan la carga orgánica en el humedal por las heces fecales; aumentan el riesgo de transmisión de enfermedades a través de la heces fecales secas como fuente infecciosa de clamidiosis, que afecta el sistema respiratorio, especialmente, de  personas vulnerables como los ancianos y los niños. Además, los patos se convierten en vehículos potenciales de la gripe aviar cuando se ponen en contacto con aves migratorias contaminadas”.

Como parte a la solución a dichos problemas, se mantendrá una población mínima y constante, entre patos y gansos, de hasta diez especímenes.

Convivencia con los vecinos

A pesar de la inconformidad de algunos, otros vecinos manifiestan que la babilla hace parte del paisaje, como las demás especies que habitan este ecoparque, y que no le tienen miedo. Muchas personas van al parque a trotar, a pasear a sus mascotas, a tomar el sol, a respirar aire puro.

“La babilla sale todos los días a las 8:00 de la mañana a calentarse, pero no se aleja del agua ni de su espacio, que es en la parte más retirada del humedal”, afirmó una vecina que todas las mañana va a asolear a un pequeño de tan solo meses de edad.

Unos jóvenes que paseaban a su mascota aseguraron que este “es cuento viejo; aquí siempre se oye decir que hay babillas”.

Un antecedente

En la parte alta del humedal La Babilla fue dejado un individuo de esta especie, que decidieron se quedara en este ecoparque. Será protegido por la autoridad ambiental mediante adecuaciones que se le harán al humedal.
En la parte alta del humedal La Babilla, fue dejado un individuo de esta especie, que decidieron se quedara en este ecoparque. Será protegido por la autoridad ambiental mediante adecuaciones que se le harán al humedal.

Ya en octubre de 1998 ocurrió una situación similar, cuando los vecinos obligaron a sacar de este hábitat a una babilla que llamaban Camilo, la cual aseguran permaneció por más de trece años en el humedal. Muchos estudiantes de biología de la Universidad del Valle y biólogos del Zoológico advirtieron lo que ocurriría de no adaptarse al nuevo espacio donde fuera llevada, y fue lo que ocurrió: un animal que no representaba ningún peligro para la comunidad fue trasladado para que solo encontrara la muerte.

En aquel entonces el humedal parecía más un rastrojo. No obstante, en el primer semestre de 1998 fue limpiado con maquinaria y despejado; fue entonces cuando la babilla quedó al descubierto y los vecinos pidieron su traslado.

 

Antes, la gente todos los días traía patos, hasta que llegó un momento en el que contamos 70 de estos animales. Ahora buscamos vecinos que los quieran adoptar”: comité Ambiental de la JAC de Ciudad Jardín.

Babilla. Caimán crocodilus

4 Babilla. Caiman Crocodilus

El caimán de anteojos, cachirre, babilla, blanco o baba (Caiman crocodilus) es una especie de reptil carnívoro que habita los diferentes tipos de cursos de agua dulce, ciénagas y pantanos en el sur de México, Centroamérica y el noroeste de Sudamérica. Fue introducido en Puerto Rico como mascota en los años 1960 y 1970, y actualmente se encuentra en todos los cuerpos de agua de la isla.

Los machos llegan a medir entre 1,8 m y 2,5 m de largo; y las hembras, 1,4 m. Se alimentan de diferentes especies de animales: crustáceos, peces, anfibios, reptiles, aves y pequeños mamíferos.

El apareamiento ocurre en la estación lluviosa. La hembra hace el nido aglomerando pequeñas cantidades de vegetación seca y tierra y pone allí de 15 a 40 huevos. La incubación dura un promedio de 13 semanas. Al nacer, las crías miden unos 20 cm.

Comments are closed.