El voto en blanco en las elecciones del 25 de octubre

0

Guido Hurtado - nueva foto Por: Guido Germán Hurtado Vera

Historiador y Politólogo

Miembro del Centro Interdisciplinario de Estudios de la Región Pacífico Colombiana, CIER.

Universidad Autónoma de Occidente

El pasado 25 de octubre se llevó a cabo en Colombia elecciones para elegir gobernadores, alcaldes, diputados y concejales. Aunque los resultados y sus análisis son muchos, aquí se observará y analizará el comportamiento del voto en blanco.

El voto en blanco es una opción ciudadana de votar expresando que ninguna de las candidaturas presentadas es apropiada para sus intereses. De acuerdo con la Corte Constitucional, “es una expresión política de disentimiento, abstención o inconformidad, con efectos políticos”.

Para elegir gobernadores se habilitaron a 28.396.823 personas para votar. Lo hicieron 17.128.262. Esto refleja un abstención del 60,31%. Del total de votos, 15.092.672 fueron válidos. El voto en blanco sumó 1.195.657 votos, es decir el 7,92% a nivel nacional.

Para elegir alcaldes se habilitaron a 33.792.602 personas para votar. Lo hicieron 20.046.042. Esto refleja una abstención del 59,32%. Del total de votos, 19.065.827 fueron válidos. El voto en blanco sumó 723.163 votos, es decir el 3,79% a nivel nacional.

Los datos para la Región Pacifica (Nariño, Cauca, Valle y Chocó) muestran que, para la lección de gobernadores se habilitaron a 5.650.114 personas para votar. Lo hicieron 3.178.338. Esto refleja una abstención del 59,76%. Del total de votos, 2.718.326 fueron válidos.

En Nariño el voto en blanco sumó, 28.958 votos (4,61%). En Cauca, 34.333 (7,07%). En Valle, 268.977 (18,36%); y en Chocó, 5.498 (3,89%). El voto en blanco en la Región Pacífica sumó 337.766 votos, es decir, el 12.42%.

Para las alcaldías de las capitales (Pasto, Popayán, Cali y Quibdó) se habilitaron a 2.189.660 personas para votar. Lo hicieron 1.074.309. Esto refleja una abstención del 55,17%. Del total de votos, 1.017.478 fueron válidos.

En Pasto el voto en blanco sumó, 4.847 votos (2,89%). En Popayán, 8.009 (6,68%). En Cali, 35.107 (5,07%); y en Quibdó, 2.543 (6.67%) El voto en blanco en las capitales de la Región Pacífica sumó 50.506 votos, es decir el 4,96%.

De cara a lo anterior se participa más activamente en las lecciones locales. Los ciudadanos consideran más cercanos los problemas y sus soluciones. La diferencia del número total de votantes para alcaldías frente al número total de votantes para gobernación así lo señala.

El voto en blanco es mayor en las elecciones para gobernación que para la alcaldía. Los ciudadanos no están conformes en las regiones y de esa manera lo expresan.

El caso del Valle de Cauca así lo demuestra. El voto en blanco representó 268.977 votos, el 18,36%. Una cifra muy alta si se compara con las votaciones de Dilian Francisco Toro Torres (Partido de la U) quien obtuvo 508.006 votos, el 34,69% y la de Christian Munir Garcés Aljure (Despierta Valle) con 355.321 votos, el 24,26%. Es decir, los partidos y movimientos políticos no representan, para el total de votantes en blanco, una opción real para sus intereses como ciudadanos.

En el caso del voto en blanco en lo local merece especial atención y con ello lo sucedido en el municipio de Florida (Valle). Se habilitaron a 49.564 personas para votar. Lo hicieron 27.873. Esto refleja una abstención del 56,23%. Del total de votos, 25.985 fueron válidos, de ellos 8.021 votos en blanco, es decir, el 30,86%. La segunda votación la obtuvo Diego Felipe Bustamante Arango del Partido de la U con 6.117 votos, es decir, el 23,54%.

La Corte Constitucional en 2011 declaró inexequible la norma de la Reforma Política que ordenaba repetir elecciones «cuando el voto en blanco obtenga más votos que el candidato o lista que haya sacado la mayor votación» y en consecuencia la mayoría necesaria para repetir la elección es mayoría absoluta, es decir el 50% más 1 de los votos válidos, y no mayoría simple. Por ello Bustamante Arango se posesionará como alcalde de Florida.

Los casos del voto en blanco en el Departamento del Valle y en Florida guardan relación con lo denominado una acción colectiva. Una acción que busca unos intereses comunes y que para obtenerlos desarrolla unos recursos de movilización concretas. El voto en blanco es uno de esos recursos. En Colombia las acciones colectivas están creciendo de manera lenta y eso es una buena señal del descontento ciudadano.

Tal vez no haya sido objeto de análisis por parte de especialistas electorales pero el voto en blanco fue el gran vencedor de las elecciones del 25 de octubre. Y ganó porque un alto porcentaje de ciudadanos está “asqueado” de la forma como en Colombia se hace la política.

 

Mensajes claros de los votantes en blanco para muchos de los candidatos elegidos: sus gobiernos no nos representan porque ustedes son la forma menos ética de hacer política.

 

Comments are closed.