El voto obligatorio, ¿remedio contra la corrupción?

0

floro-hermesFloro Hermes Gómez Pineda

Twitter: @Florohermes

A raíz de mi columna pasada, El voto obligatorio, ¿opción liberal?, he recibido comentarios de distinta índole, como era de esperar ante un tema tan polémico, en un país que se debate entre la opción liberal de valerse del propio entendimiento y la opción conservadurista del deber obedecer.

La más común de las cuestiones, a las que se refirieron mis lectores, fue la corrupción: unos opinan que el voto obligatorio la fomenta, otros que la frena; pero, ¿qué nos dice la evidencia empírica?

Para responder esta pregunta, decidí apelar a mis conocimientos en Ciencia Política. En tal sentido, me apoyé en dos herramientas de común dominio de los politólogos: primero, en The Electoral Knowledge Network, que es un medio electrónico perteneciente a la Enciclopedia ACE, la cual es auspiciada por Naciones Unidas, el Carter Center, el PNUD, el International Institute for Democracy and Electoral Assistance, la International Foundation for Electoral Systems, Electoral Institute for Sustainable Democracy in Africa, Elections Canada y el Instituto Nacional Electoral de México.

Segundo, en el Índice de Percepción de Corrupción de Transparency Interntional, cuyos datos son proporcionados por la Universidad de Columbia, la Economist Intelligence Unit del grupo The Economist, la Freedom House de Washington, la escuela de negocios International Institute for Management Development, de Lausana; el Merchant International Group, de Londres y Viena; la Political and Economic Risk Consultancy, de Hong Kong; la Comisión Económica para África, el Foro Económico Mundial y el World Market Research Centre de Londres.

La información contenida en The Electoral Knowledge Network, nos enseña que de 177 países, 140 (79.10%) tienen voto voluntario (voluntary voting system), mientras que sólo 29 (16.38%), voto obligatorio (compulsory voting). En los ocho restantes, que equivalen al 4.52% de los países observados, no existen votaciones o no existe información alguna.

Al cruzar la información de The Electoral Knowledge Network con el Índice de Percepción de la Corrupción clasificados en países “muy limpios”, “limpios”, “moderadamente corruptos”, “corruptos” y “altamente corruptos”, aparece el siguiente cuadro:

cuadro corrupcion votos 2

               Fuente: The Electoral Knowledge Network e Índice de Percepción de Corrupción

En conclusión: se puede observar que 140 países tiene voto voluntario y sólo el 29 voto obligatorio; que la mitad de los países con voto obligatorio y la mitad de aquéllos con voto voluntario, se perciben “corruptos”; que la cuarta parte de los países con voto obligatorio y la cuarta parte de los con voto voluntario, se perciben “moderadamente corruptos”; que aproximadamente, una quinta parte de los “muy limpios”, “limpios” y “moderadamente corruptos”, tiene voto obligatorio mientras que cuatro quintas partes, de cada división tiene voto voluntario, que va en relación directa con el total de países evaluados.

Por lo tanto, a primera vista, decir que el voto obligatorio previene la corrupción, es una opinión tan pobre como expresar que el voto voluntario favorece la corrupción.

Comments are closed.