En defensa de la Corte

0

Camila ZuluagaPor Camila Zuluaga

@ZuluagaCamila

Decimos frecuentemente que las instituciones están en crisis y que ya nadie cree en ellas ni las respeta, ¿pero qué tan culpables somos de que esto sea así? Creo que mucho y les voy a explicar por qué.

Después de la decisión en sala plena de la Corte Constitucional sobre la ampliación del fuero penal militar, no se han hecho esperar los pronunciamientos de los congresistas, periodistas, ministros y del mismo presidente, que por cierto ha sido muy respetuoso, diciendo que la Corte se equivocó, que fue santanderista y que sus  miembros, por lavarse las manos frente al debate de fondo, se limitaron a decir que el proyecto aprobado en el Congreso se declaraba inexequible por contener vicios de forma.

No puedo siquiera considerar que los magistrados de la Corte se inventaron una causa de nulidad, eso sería como decir que su fallo está en contra de la ley, es decir, que incurrirían en un delito. Si eso fuera así, estaríamos afrontando como país una crisis profunda, en donde ni siquiera se puede confiar en la guardiana de su carta magna, como lo es la Corte Constitucional.

Es importante dejar claro que lo que tumbó la Corte fue el proyecto de ley que ampliaba el fuero. Los militares y policías seguirán contando con él, solo que no con las gabelas y beneficios que se habían ampliado con la aprobación en el Congreso. Así que es terrorífico e inexacto hablar de que se tumbó el fuero penal militar y que los miembros de la Fuerza Pública quedan a la deriva y sin ninguna capacidad de defensión. Eso es completamente falso.

Dicho lo anterior,  quiero llamar la atención en cuanto a  que los magistrados de la Corte Constitucional no tienen por qué pensar en las consecuencias políticas de sus decisiones. Lo que ellos tienen que hacer es estudiar la constitucionalidad de las leyes y su apego a la norma. No hemos hecho sino escandalizarnos por la politización de la justicia, hemos reclamado por esa tendencia; pero ahora, cuando resulta que no estamos de acuerdo con un fallo, salimos a atacar al alto tribunal por no pensar en el tsunami que desata su decisión. ¿Pero quién dijo que la Corte tenía que preocuparse por eso? Hágame el favor ¿Entonces los colombianos queremos que las decisiones se tomen gracias a lo que puedan generar y no por el apego a la ley? ¡Faltaba más!

Hemos perdido todo respeto por la institucionalidad del país, queremos que todo funcione  de acuerdo al rumbo político. Nos pavoneamos diciendo que somos la democracia más antigua y solida del continente, pero no hacemos nada distinto a desestabilizarla  con ataques y presiones mediáticas. Nada le hace más daño a un país que desestabilizar los pilares que lo mantienen andando. Así que dejemos de hilar tan delgado y dejemos de pensar que cinco magistrados, intencionalmente, para no hacer la discusión de fondo sobre el fuero penal militar, decidieron inventarse un vicio de trámite. ¡Por favor, no puede ser que el país haya llegado a tal degradación!

Una cosa más: En este mismo espacio había advertido que de la pelea entre la contralora y el fiscal general saldrían a la luz cosas no tan santas sobre el historial laboral de los dos. Dicho y hecho: ya conocemos la declaración de renta del fiscal Montealegre, y la contralora Sandra Morelli fue quien revisó la venta de Café Salud a Saludcoop, pero en ese momento no le pareció tan malo. Las vueltas que da la vida…

Comments are closed.