En 2012 aproximadamente 40 menores desaparecieron en el Valle

2

El 13 de septiembre de 2012 se cummplieron 7 días de la desaparición de Jaqueline Velasco Martínez, la niña de  11 años  que fue vista por última vez en el barrio Santander, norte de Cali.

Flor Alba Martínez, mamá de Jaqueline, contó que la niña desapareció hacia las 4:20 p.m. del pasado viernes 7 de septiembre, en los alrededores de la Calle 34 con Carrera 2C, cuando se dirigía hacia una panadería a comprar algo.

 Jaqueline  vestía una blusa blanca, falda roja de pepitas blancas y sandalias rojas.  Los familiares de la niña denunciaron el caso a la Personería, Policía y Fiscalía, son embargo aun se desconoce su paradero.

Pero el drama de  Jaqueline  lo viven  tambien las familias de los más de cuatro mil menores desparecidos o secuestrados que hay en Colombiasin contar los niños, niñas y adolescentes reclutados para la guerra.

Los distintos factores de violencia que vive nuestro país han creado un contexto donde se presenta este delito, según datos estadísticos de los últimos 10 años  tomados del SIRDEC, Sistema de Información Red Desaparecidos y Cadáveres,  en Colombia continúan aún desaparecidas 57.283 personas.

La exconcejal de Bogotá, Gilma Jiménez,dijo que se han revelado cifras que indican  que anualmente 17 mil menores de edad son sometidos a exàmenes en el Instituto de Medicina Legal, vìctimas de distintas agresiones.

Agregó, que de estos menores de edad, 15 mil tienen menos de 14 y 15 años de edad y hay una estadìstica preocupante de menores de edad de entre seis y siete años de edad que son sometidos a distintas agresiones fìsicas y sexuales, las cuales solo en un 20 % son denunciadas.

En el Valle del Cauca según los mismos datos de SIRDEC y hasta  la misma  fecha, existen 4.839 casos de los cuales el 73,51 %  corresponde a Cali con 3.557 personas, de ellas 720 mujeres y 2.837, hombres, convirtiéndose  en el tercer departamento de Colombia, en el que más se presentan personas desaparecidas, luego de Bogotá y Antioquia.

Entre los meses de mayo a agosto de este año se han reportado ante el Grupo de Atención Oportuna, GRATO de la Personería, un total de 144 personas desaparecidas de las cuales 61 fueron mujeres y 83 hombres. De estos casos han aparecido 54 vivos, es decir el 37.5 %, de ellos 27 son mujeres y 29 hombres. Al igual que han aparecido muertas dos personas un hombre y una mujer respectivamente, cuyo rango de edad está entre los 18 y 45 años.

Según los datos del SIRDEC comparando el periodo entre enero y agosto del 2011 y del 2012 en  Cali  se evidencia un crecimiento del 33,43 %, en el número del reporte total de desaparecidos en la ciudad.

El ente de control se encuentra preocupada por el incremento de menores desaparecidos en la ciudad, en lo corrido del año, se han reportado 40 menores de edad desaparecidos,  siendo agosto y lo corrido de septiembre los meses en que más casos se  registraron: 10 casos.

En un informe realizado por la Personería de Cali sobre el Fenómeno de la Desaparición en la ciudad, se ha evidenciado que en algunos casos, una vez las personas reportadas como desaparecidas regresan a su núcleo familiar y social pero no reportan su aparición

Según el ítem de los hechos del Formato Único Nacional de Personas Desaparecidas y en el reporte de personas aparecidas, que tiene la Personería Municipal, se puede deducir que en esta zona del territorio nacional las razones de  desaparición se dan por diversas causas  como: Deudas o compromisos económicos, Venganzas personales en adultos hombres, y en los casos de las mujeres adultas pueden desaparecer por violencia intrafamiliar.  Asimismo, la desaparición de los adolescentes hombres, se pueden dar por razones de pandillas, muertes extrajudiciales, búsqueda de nuevas formas de vida o exceso de droga, en las mujeres adolescentes algunos se han presentado por incitación de las redes sociales.

Según el senador Eduardo Enríquez, en el caso de los menores la desaparición puede darse por dos factores, el primero se presenta cuando los niños entre 8 y 17 años huyen por falta de amor, por maltrato o peleas entre los padres, buscando ese cariño que no tienen en otras personas. El segundo tiene que ver con la desapariciones de carácter delicuencial que es cuando los niños desde los cero hasta los siete años son extraídos de su hogar. Para ello, los delincuentes acuden a engaños, escopolamina o violencia, pero de acuerdo con los datos de la Fiscalía esto se presenta en menor proporción.

El senador agregó : “Este drama social y humanitario afecta a todas las clases sociales y tiene imperio en todas las regiones de Colombia”, y sólo el 20 % de las “atrocidades” que se cometen contra la población infantil son denunciadas.

En un informe realizado por la Personería de Cali sobre el Fenómeno de la Desaparición en la ciudad, se ha evidenciado que en algunos casos, una vez las personas reportadas como desaparecidas regresan a su núcleo familiar y social pero no reportan su aparición.

Por ello se puede evidenciar que las cifras de infantes desaparecidos están sobrestimadas. Mucho más si se tiene en cuenta que las instituciones donde se reciben las denuncias (Sijin, Dijin, DAS, Fiscalía, centros de recepción del ICBF, CAI, comisarías de familia y Procuraduría Delegada del Menor, la Familia y el Anciano) no intercambian información, ni la suministran a una entidad que la centralice.

Es factible ver que un mismo niño esté en las listas de dos organismos diferentes,  puesto que cuando uno de ellos lo localiza, el otro no se da por enterado. Resultado: para el primero ya no es un niño desaparecido, mientras que para el segundo continúa siéndolo. “Rresulta sorprendente que desde hace más de un año se maneje como un hecho, tomando como fuente a la Defensoría del Pueblo, una cifra de casi 4 mil niños, cuando no se puede respaldar ni probar”,  dijo  Georgina Murillo, experta en derecho familiar, ex magistrada de la Sala de Familia del Tribunal de Bogotá y ex procuradora delegada del menor.

Por su parte, la Personería de Cali hizo necesario se implemente mayor operatividad para el cruce de información entre las diferentes entidades competentes, que permitan arrojar además de las cifras reales, una acción integral que conlleve a ubicar con mayor celeridad a la persona reportada como desaparecida.

Lo más grave, para el Personero de Cali y Presidente de FENALPER, Andrés Santamaría Garrido, es que se hace necesario fortalecer  también desde los entes territoriales y nacionales, el Comité Operativo para la Búsqueda de Personas Desaparecidas y Víctimas N.N.

En la actualidad el Cuerpo Técnico de Investigaciones de la Fiscalía General de la Nación, el CTI cuenta con tres investigadores del Grupo de NN y Desaparecidos, mientras la Sijín de la Policía Nacional cuenta con  igual número de investigadores para este tema, que además realizan otras actividades de investigación. Esto quiere decir que, a cada uno de los seis investigadores le correspondería un total de 40 casos del gran total que reporta el Sirdec en Cali, que son 239 que aún siguen desaparecidos.

El Personero agregó que también es necesario realizar campañas tendientes a informarle  a la comunidad cuándo activar el mecanismo de Búsqueda Urgente de Personas Desaparecidas y Víctimas N.N con el fin de hacer un buen uso de su operatividad.

Comments are closed.