¿Enfrenta el Valle del Cauca la guerra por la arena?

0

Floro-Hermes-Gómez-PinedaPor Floro Hermes Gómez Pineda
Twitter: @Florohermes

El río Bugalagrande, que abastece los acueductos de Andalucía y Bugalagrande, ha venido siendo aprovechado su lecho por la empresa Proyectos de Infraestructura S. A. (PISA), antes Hacienda El Carmen Ltda., al amparo de una licencia otorgada por Minercol (hoy Ingeominas).

Como consecuencia de ese aprovechamiento del lecho con destino a la construcción de segundas calzadas Buga-La Paila y La Paila-La Victoria, el cual ha excedido las reservas dinámicas del río, es decir, ha sobrepasado la capacidad de la corriente para rellenar la excavación realizada, se destruyó entre otros la bocatoma del acueducto que alimentaba Andalucía, Bugalagrande y un distrito de riego.

¿Cómo explicar semejante daño de dejar sin acueducto a 50.000 vallecaucanos e inutilizado un distrito de riego en un departamento agrícola, como el nuestro? La causa de semejante expolio es la arena.

La arena es, después del agua y el aire, el producto más utilizado en el mundo, el cual, según la International Union of Geological Sciences, genera un tráfico mundial de 18.000 millones de toneladas, una cifra mayor que la del petróleo, que es de solo 3.600 millones de toneladas, pero con una diferencia: la arena es prácticamente gratis por lo que se tienen todos los incentivos para extraerla. Por lo tanto, vale todo para obtener los tan codiciados granos, incluido robarse lechos de ríos sin importar los efectos.

Luego, las vistas ciegas, los oídos sordos y las manos mancas a las quejas del Comité de Estudio de la Situación Minero-Ambiental de Asocampoalegre, quienes se basan en informes técnicos realizados por funcionarios de las entidades estatales competentes, se explican porque el robo y la venta ilegal de arena es un fenómeno generalizado mundial como resultado de ella haberse vuelto imprescindible para la mayoría de las actividades económicas del hombre.

De la arena se extraen los microchips que hacen posibles nuestros computadores y nuestros celulares, de su fundición obtenemos el vidrio, se utiliza en las aleaciones ligeras de los fuselajes de los aviones, en los plásticos, etc.; pero, sin lugar a dudas la industria que más la apetece es la de la construcción: un kilómetro de autopista emplea alrededor de 30.000 toneladas.

En conclusión: la arena es una materia prima que ha despertado un apetito superior al del petróleo, apatito que comenzó a manifestarse en Colombia como consecuencia de la necesidad de un desarrollo vial necesario para insertarnos en la economía mundial; es decir, que las urgentes e inaplazables vías para la prosperidad generarán otros casos iguales al río Bugalagrande en nuestro departamento y en el resto de Colombia.

Entonces a prepararnos para las consecuencias del dragado exagerado del lecho de nuestros ríos, ante el agotamiento de nuestros depósitos de arena y grava: inundaciones, erosión de afluentes, orillas y del lecho, socavación de puentes y estructuras, destrucción de hábitats, pues la experiencia con el río Bugalagrande nos dice que así ocurrirá, pero a gran escala, porque la indiferente mirada de nuestros agentes de gobierno así lo hacen prever.

Comments are closed.