Falta de estrategia

0

Camila-zuluagaPor Camila Zuluaga

@ZuluagaCamila

Mil  y una vez hemos dicho que en las elecciones los colombianos decidieron apoyar una salida negociada al conflicto, por encima de la guerrerista, pero eso no implica que no podamos opinar sobre los innumerables errores que viene cometiendo el Estado en la mesa de diálogos.

Una negociación supone de dos partes en donde cada una debe estar dispuesta a ceder para poder llegar a un acuerdo, pero así mismo es un espacio en el que cada una de ellas debe intentar llegar lo más fortalecida posible para tener un margen de maniobra a la hora de dialogar.

Las Farc han entendido está lógica muy bien, sus ataques a oleoductos, policías y población civil así lo han demostrado estos último dos años. De esta manera han venido generando zozobra entre la ciudadanía para crear una sensación de que es de suma importancia acabar con ese tipo de episodios de manera negociada ya que han hecho parecer que militarmente siguen siendo muy poderosos y desestabilizadores.

Quien parece no haber entendido esa lógica es el Estado colombiano, que ha venido mostrando todas sus cartas antes de que el juego haya terminado. El principal protagonista de esa fallida estrategia, a mi modo de ver, ha sido el fiscal Eduardo Montealegre, quien ha manifestado que los integrantes de la guerrilla podrían pagar sus penas barriendo calles, desminando el territorio; que el Estado estaría dispuesto a crear penas alternativas diferentes a la cárcel, y las más reciente, su propuesta de una ley de punto final, que bien vale la pena decir que no se ha cumplido en ninguno de los países en donde se ha aplicado. Los mejores y cercanos ejemplos son Chile y Argentina.

Por otra parte salió esta semana el director de Planeación Nacional, Simón Gaviria, a expresar que en el Plan Nacional de Desarrollo se incluirán los acuerdos de La Habana. Declaración completamente sorprendente porque hace algunos días tanto él como el ministro de Hacienda dijeron no saber el costo del post conflicto. ¿Quién sabe cuánto cuesta el post conflicto? ¡Claro que nadie!, porque aún no se conocen en su totalidad los acuerdos de la mesa de diálogo pues no se ha llegado a ellos. ¿Cómo podemos decir que vamos a incluir algo en el Plan de Desarrollo sin ni siquiera conocerlo ni haberlo concertado? ¿No que nada está acordado hasta que todo este acordado?

Hemos interiorizado y entendemos que los procesos de paz son largos, que así han sido las experiencias internacionales, que no debemos afanarnos exigiendo resultados; pero no podemos como país aceptar que el gobierno negocie sin estrategia, entregándolo todo sin exigir nada. Bien lo dijo está semana el general Mendienta, una  de las victimas de las Farc que viajó a Cuba esta semana: para perdonar y que haya paz “primero tiene que haber un acto de contrición”, y por ahora no ha habido tal por parte de las Farc. No pueden empezar nuestras autoridades a decir lo que se les dará a los integrantes de la guerrilla sin haber culminado la negociación; si no, ¿qué cartas nos quedarán para poder jugar en la mesa? Nos estamos quedando sin estrategias y ases bajo la manga por cuenta del protagonismo mediático de algunos personajes. Y lamentablemente eso lo único que demuestra es una debilidad enorme de parte del gobierno, manifestando que se están jugando el todo por el todo en este proceso sin importar las consecuencias.

Una cosa más: Delicado el lenguaje que viene utilizando el ministro de la defensa Juan Carlos Pinzón en estos últimos días. El enfrentamiento con la justicia se ha venido notado, sobre todo cuando mencionó que por la inoperancia de esta última podrían renacer grupos de autodefensa.

Comments are closed.