«En nombre de las Farc ofrezco sinceramente perdón a las víctimas del conflicto»: Timochenko

0

Seis años y 19 días después de que el presidente Juan Manuel Santos formalizara con una carta entregada a las Farc (en las montañas del Cauca) su interés por iniciar una negociación de paz con esta guerrilla, se acaba de firmar el Acuerdo para la construcción de una paz estable y duradera.

El acuerdo de paz ha sido firmado. Santos y Timochenko usaron el balígrafo para firmar el fin del conflicto.

Redacción Cali

Frente a más de 2.500 personas, entre ellas 400 víctimas, 15 jefes de Estado y 27 cancilleres, el presidente Juan Manuel Santos y Rodrigo Londoño Echeverri alias Timochenko, representante de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (Farc -EP) firmaron el Acuerdo para la construcción de una paz estable y duradera.

A las 5:15 de la tarde, vestido de pies a cabeza de blanco y con una llave en sus manos entró el presidente Santos a abrir una puerta simbólica para darle la bienvenida a un ‘nuevo futuro’. Abierta de par en par esa puerta, fueron desfilando uno a uno los representantes de los Ministerios, Cancillerías, Naciones Unidas y los mandatarios de varios países. Los últimos en entrar: el equipo negociador de las Farc y el Gobierno, a quienes la multitud aplaudió por varios minutos, al mismo tiempo que cantaban en coro «Sí se pudo».

De pie, los asistentes rindieron homenaje a los símbolos patrios, entonaron las notas del himno nacional. Posteriormente y en honor a las víctimas del conflicto se ofreció un minuto de silencio. Seguido al sonido de las trompetas, se dio paso a las alabaoras de Bojayá, mujeres que se vestían de luto para cantarle a la guerra, y que hoy en este histórico día le cantan a la esperanza de la paz.

«Pedimos a los violentos no más repetición, Santa María danos la paz…nosotras queremos paz y por eso esta alabanza es que hemos venido acá. Oiga señor presidente y con esos otros grupos díganos qué va a pasar. Las víctimas de Colombia no las podemos olvidar», fue una de las estrofas que entonaron las alabaoras.

Terminada la intervención de las alabaoras llegó el momento esperado por todos. Usando el balígrafo, el primero en firmar el acuerdo fue Rodrigo Londoño Echeverri, seguido por el presidente Juan Manuel Santos, acto seguido el presidente le otorgó la paloma de la paz a alias ‘Timochenko’, quien no dudo en ponerse el prendedor.

El primero en intervenir fue el Secretario General de la ONU Ban KI-Moon, quien señaló en su discurso: «los felicito a ustedes y a todos los que han hecho este día memorable. Estos acuerdos crean las condiciones para la construcción de una paz duradera, garantizan y visualizan la participación de la mujer, garantizan la participación política de todos para que ya no haya más un sentimiento de querer participar a través de la vía conflictiva, de la vía de las armas».

Rodrigo Londoño Echeverri, alias ‘Timochenko’ señaló que las Farc no ha renunciado a sus ideas, que seguirán en la lucha contra la desigualdad y ‘enfrentarán’ las políticas con las que no estén de acuerdo, pero esta vez por la vía de la palabra, de la política. Sin armas.

 “Nuestra única arma es la palabra. Aquí estamos y promoveremos un gran acuerdo nacional desde las regiones a fin de ser efectivo el compromiso para que nunca más sean utilizadas las armas en la política. De materializarse este propósito Colombia habrá dado un paso gigante en el humanismo. No hemos renunciado a nuestras ideas, seguiremos sin violencia por la convivencia, el respeto y la tolerancia» señaló Rodrigo Londoño.

Durante su intervención agradeció a todos los actores ciudadanos y políticos que garantizaron la consecución de este acuerdo, «a las mujeres y hombres, a los campesinos, indígenas, afro, a los jóvenes, a los artistas, a los intelectuales, ambientalistas, comunidad Lgbti, partidos políticos, movimientos sociales, empresarios y sobre todo a las víctimas del conflicto. Nuestros niños y niñas los más beneficiados, pues ellos son las semillas de las generaciones venideras».

Así mismo resaltó que en la décima conferencia de las Farc, se han refrendado de manera unánime los Acuerdos de la Habana y se ha avalado la construcción de un nuevo partido político conformado por los integrantes de esta guerrilla. «Que nadie dude que vamos hacia la política sin armas, preparémonos todos para desarmar las almas y los corazones. La clave esta en la implementación de los acuerdos para que cobren vida en la realidad», resaltó alias ‘Timochenko’.

El comandante de esta guerrilla también fue enfático en su discurso al señalar que el pueblo colombiano será el principal garante de todo lo pactado. Además, garantizó que ellos cumplirán y esperan que el Gobierno también lo haga. Para terminar, el comandante de esta guerrilla sentenció: «en nombre de las Farc EP ofrezco sinceramente perdón a las víctimas del conflicto por todo el dolor que hayamos podido causar en esta guerra. Que dios bendiga a Colombia. Se acabó la guerra».

Por su parte, al dar su discurso, el presidente Santos, inició cantando una de las estrofas del himno nacional «Cesó la horrible noche»…El mandatario de los colombianos indicó que lo firmado por el Gobierno y representantes de las Farc, es «una declaración del pueblo colombiano ante el mundo, la declaración de que los colombianos nos cansamos de la guerra».

Entre los agradecimientos y homenajes, el presidente nombró especialmente a todos los héroes de las FFAA que han combatido con honor y valor por la seguridad de Colombia, y le dio la bienvenida a un posconflicto sin más jóvenes, soldados, campesinos ni guerrilleros mutilados.

Su intervención terminó señalando que quedan muchas dificultades por vencer, muchos logros por alcanzar, pero que ahora ya no habrá ese obstáculo absurdo del conflicto, y de que se podrán hacer más y mejores inversiones con el dinero que se usaba en la guerra. «Abramos los ojos, los corazones y nuestras mentes a este nuevo amanecer, el amanecer de la vida».

Así se construyó el Acuerdo de paz

Desde su fase exploratoria, los diálogos entre las Farc y el Gobierno se prolongaron por 1656 días. El 23 de febrero de 2012, en La Habana, Cuba se dio una de las primeras reuniones entre delegados del Gobierno y representantes de las Farc.

Seis meses después, el 26 de agosto, ambas partes acuerdan el inicio de las negociaciones, con un acuerdo general, donde a través de una hoja de ruta se sientan las bases de la negociación y donde se establecen 6 puntos -que se han mantenido hasta hoy- en la agenda.

Sin embargo la decisión ya se había tomado dos años atrás, la cual fue comunicada al país el 7 de agosto de 2010 día de la posesión del presidente Santos, y se formalizaría un mes después con la entrega de la carta a Alfonso Cano, por parte del facilitador Henry Acosta Patiño, el 7 de septiembre.

Dígales que quiero hacer la paz con ellos. (…) Dígales que quiero que hagamos la paz con dignidad y sin mentira. Que esperamos una respuesta secreta, a través suyo (Henry Acosta). Por último dígales que no le ponga cuidado a declaraciones públicas de mi gobierno acerca de ustedes, que solo crean que estamos proponiendo dialogar secretamente con ustedes, al más alto  nivel”, dice la carta que Henry Acosta Patiño, entregaría a Alfonso Cano y a Pablo Catatumbo, el máximo Comandante y al jefe del Bloque Occidental; la cual, entre otros ‘detalles’ que Henry narran en su  libro El hombre clave, publicado por Random House.

El 15 de octubre del mismo año llegaría a manos del presidente Santos la respuesta por parte de Alfonso Cano, donde entre otras cosas solicitaba garantías para el traslado de los representantes de esta guerrilla al sitio del primer encuentro, así como los posibles países para reunirse (Cuba o Venezuela) y así darles efectivas garantías a sus delegados.

Un año después, el 4 de noviembre de 2011 el presidente Santos daba la noticia de que el jefe máximo de las Farc, Alfonso Cano había sido abatido. Y aunque desde ahí se desencadenaron una serie de hechos de esta guerrilla, y se vieran afectados los diálogos, la negociación retomó su rumbo, esta vez encabezada por Timoleón Jiménez alias Timochenko, el sucesor de Cano y el más antiguo comandante del Secretariado.

Sería el 4 de septiembre de 2012, cuando el presidente Santos anunció el comienzo oficial de los diálogos con las Farc, que hoy 4 años y 22 días concluye con el acto de firma de la paz. Luego de ese 4 de septiembre vendrían otras fechas importantes para el Acuerdo al que llegaron ambas partes.

Comments are closed.