GEORGE

0

Por Oscar Gamboa Zúñiga

Es una realidad inocultable que las cosas que suceden en el coloso del norte, tiene por algún lado miradas desde Colombia. El triste y repudiable episodio donde fue brutalmente asesinado el afroamericano George Floyd en Minnesota por miembros de la policía, nos lleva a que una vez mas hablemos de racismo, y la pregunta que emerge, es si en Colombia hay racismo…les respondo SI, categóricamente SI. Son incontables los hechos que validan mi categórica afirmación.

Les puedo poner algunas tareas, cuéntenme en las oficinas bancarias principales o sus sucursales de las grandes o medianas ciudades de Colombia cuantos funcionarios negros hay; en las grandes empresas del sector privado cuantos ejecutivos negros hay; en la fuerza pública cuantos coroneles full, generales o almirantes negros hay. Alguien dirá, pero que se ganen por méritos sus ascensos o sus posiciones en el ámbito laboral y yo también comparto esa opinión, lo que pido es que como muestra de inclusión, los dejen al menos competir en igualdad de condiciones, y creo allí esta la trampa. No compiten en igualdad de condiciones porque los otros no llevan a cuesta lo que el negro lleva…EL PREJUICIO en su contra, la percepción que no es bueno, que no tiene talento, que no es inteligente, que es perezoso, que no es elegante para el puesto, o como dijo alguien que huelen a negro. 

Pero otros dirán, y de que se quejan si tienen dos ministras negras. No, claro que no nos quejamos, y tuvimos en los dos gobiernos anteriores también ministros negros. Pero les quiero contar que por allá en la década pasada algunos decidimos ir a Washington DC a contactar a los congresistas negros de los Estados Unidos, y aunque ustedes no lo crean, algunos de ellos NO sabían que en Colombia había negros. Y claro nos “prestaron poder” y como por arte de magia, ministra negra, viceministro negro, general negro en la policía, cupos en la Armada para personas de raza negra, apoyo del ministerio de educación de la época para que conjuntamente con la USAID se creara el fondo de becas Marthin Luther King para que jóvenes afrocolombianos hombre y mujeres realizaran estudios de posgrado en universidades de los Estados Unidos, en fin, el renacimiento. Existimos, somos un país incluyente, hurra. Y no fue como algún dirigente político de nivel nacional afirma, que nos fuimos a vender para que votaran el TLC a cambio de unos puestos. Se equivoca este dirigente, porque primero eso jamás ocurrió, que tal un congresista de Estados Unidos, definiendo su voto porque unos extranjeros les dicen como hacerlo, ¡por favor! El tema del racismo ha sido de todos por igual, de la izquierda, de la derecha y del centro, o cuando se ha planteado un debate serio y profundo en el congreso sobre el tema, o cuando han sido alcaldes o gobernadores como ha sido la participación de los negros o que políticas públicas que les beneficie han sacado adelante.

Que decir de los partidos políticos en Colombia, a la hora de conformar las listas o apoyar candidatos negros en procesos electorales, se les olvida el discurso que gritan a todo pulmón sobre la inclusión, la democratización interna y que son cero racistas…pura carreta como diría mi padre, cuenten cuantos negros tienen en sus bancadas o en sus menús para las elecciones regionales.

Pero bueno, no se trata de expresar una columna que cualquiera la puede interpretar como escrita por un resentido. NO, lo que se quiere es sincerar las cosas para que construyamos juntos a partir de esas realidades. Basta de expresar que los primeros racistas son los negros como se dice cotidianamente, no se olviden que odio siembra odio y que amor siembra amor.

Lo que pasó con George Floyd, que nunca pase en Colombia ni en ninguna parte del mundo, esa no puede ser la conducta de personas civilizadas, y menos de uniformados que están precisamente llamados a dar ejemplo de buen comportamiento en cumplimiento de su deber.

Vamos a construir la patria de todos y para todos, que no solo sea la valoración por los goles de nuestros futbolistas, las medallas olímpicas, la agradable música de nuestros artistas musicales, o la cadencia en el festival Petronio Álvarez. Es mas, es la integralidad del ser, Que ama y quiere ser amado, que no quiere sufrir porque lo excluyan por el color de su piel, que quiere que en país valore sus luchas desde las gestas libertarias, pero también sus aportes para que nuestro país sea lo que es.    

Aquí están sus hermanos negros con los brazos y el corazón abierto para que cuando el covid 19 lo permita, nos abracemos como una familia unida que debe trabajar de día y de noche para construir una mejor sociedad. Para que el recién nacido negrito y el recién nacido blanquito desde sus tiernas pañaleras sepan que les dejaremos un país sin prejuicios, un país de hermanos.  

Comments are closed.