Girasol, una empresa que se marchitó

83
Una de las críticas hechas a Girasol era que no contaba con suficientes vehículos
Una de las críticas hechas a Girasol era que no contaba con suficientes vehículos

La firma que fue creada para la recolección de escombros y reciclaje está a punto de ser liquidada por decisión de la Alcaldía, que argumenta pérdidas financieras

Cuatro gerentes (sin experiencia) durante un año, pérdidas económicas y recicladores en vilo es el balance que deja la empresa que un día de noviembre de 2010 la Alcaldía creó como “modelo de progreso de Cali”. Sin embargo, la empresa a la que llamaron Girasol, en reemplazo de la liquidada Emsirva, nunca floreció ni generó utilidades en tres años y hoy está en proceso de liquidación.

Mientras que para los concejales la compañía nació “muerta” y para la Alcaldía urge darle sepultura, para sus creadores la firma proyectaba éxitos en la recolección de escombros y reciclaje.

En el estrado del Concejo se escuchan opiniones como “nunca debió crearse, solo sirvió para consumir patrimonio del Municipio”, “desde sus inicios lo que ha hecho es perder plata”, “hay que liquidarla”. No obstante, nadie tiene claro por qué la firma nunca produjo dividendos en un negocio tan jugoso como el reciclaje. Inquieta que la liquidación dejaría un pasivo que tendría que ser afrontado por el Municipio.

Además, los cabildantes le “pasan el balón” a la Alcaldía, argumentando que la Corporación no tiene injerencia en la decisión de liquidación.  La otra opción es dejarla morir por falta de ingresos, como lo afirmó el concejal Carlos Pinilla.

En noviembre de 2010 el exalcalde Jorge Iván Ospina y David Millán (su primer gerente) presentaron con bombos y platillos a Girasol, que surgió en respuesta de la liquidación de Emsirva, empresa que fue acabado por los concejales que la convirtieron en su caja menor.

La naciente compañía fue liderada por la Subdirección de POT y Servicios Públicos, inicialmente tenía a su cargo la recolección de los residuos sólidos, su aprovechamiento, el corte de las zonas verdes y la poda de árboles, pero se transformó en una empresa industrial y comercial del Estado.

El actual gerente de Girasol, Carlos Olmedo Arias, explicó que la operación contable y financiera empezó a registrarse en noviembre del 2010. A 31 de diciembre de ese año, los aportes de los socios, correspondientes a $2.171 millones, no se habían cobrado. Solo un año después, en octubre de 2011, ingresaron a las arcas.

David Millán (de traje) fue el primer gerente de la compañía
David Millán (de traje) fue el primer gerente de la compañía

Para el 2010, el balance general revelaba una pérdida de $50 millones. Mientras invirtió  $56 millones en salarios, y generó cero pesos de ingresos, según Arias.

Para el 31 de diciembre del 2011, había un efectivo en bancos por $1.322 millones, pero no correspondían a ingresos propios de la empresa sino a los aportes de los socios. Los ingresos del 2011 solo llegaron a $149 millones, producto de la gestión administrativa y comercial. De ellos, $145 millones fueron recursos transferidos por el Dagma. Mientras que los gastos para el 2011 llegaron a $711 millones. Lo que arrojó una pérdida en el ejercicio de $561 millones, de acuerdo con las cuentas expuestas por Arias.

“La única fuente significativa de Girasol, fue el convenio firmado con el Dagma; contrato que fue terminado de manera unilateral por el Dagma, allí hay unas ejecuciones que el Dagma no le reconoce a Girasol, razón por la cual tendrá que devolver parte de esos recursos”, explicó Arias.

Por su parte, María del Mar Moso, exgerente de Girasol y actualmente liquidadora de Emsirva, recordó que su paso por Girasol fue durante un mes (del 27 de junio de 2012 a finales de julio de 2012). “En ese mes no puedo decir que podría reactivar una empresa que al 30 de junio tenía pérdidas por más del 50 %, que lo comunico a la Alcaldía porque las unidades de negocios no estaban activas”, manifestó.

Sostuvo que por ser una empresa del Estado debería generar ingresos y además responder a una sentencia que favorece a los recicladores. Tampoco podía responder por el servicio de aseo porque estaba concesionado y además no tenía el capital para invertir en el negocio de recolección de escombros.

Por su parte, el concejal Harvy Mosquera cuestionó que durante el 2012 se contrataron cuatro gerentes sin tener experiencia alguna, con ingresos por $53 millones, gastos que superaron los $600 millones. “Si el gobierno municipal tenía la meta de liquidar Girasol, por qué creó una nómina de $200 millones, equivalente al 67 %, lo que aumentó el déficit”.

El presidente del Concejo, José Fernando Gil Moscoso, señaló que los entes de control deben investigar a los funcionarios que estuvieron a cargo de la entidad.

 La empresa fue creada para la recolección de escombros y el reciclaje
La empresa fue creada para la recolección de escombros y el reciclaje

El cabildante Fabio Arroyave dejó el interrogante sobre el futuro de los recicladores. “Hay que dejar planteado quién o qué dependencia será la responsable de esos recicladores y la fuente de financiación porque a la fecha no se ha dicho eso”, acotó.

Entre tanto, la Administración Municipal insiste en la liquidación para darle paso a la Unidad de Servicios Públicos Integral.

El director de Planeación de Cali, Óscar Hernando Pardo, señaló que la unidad se encargará de manera integral del manejo de los residuos sólidos y escombros. Aclaró que “no se necesita a Girasol para manejar a los recicladores porque con la CVC se tienen listas por convenio las rutas selectivas, y el plan operativo arrancará pronto. Y con los carretilleros, hay un ejercicio con vehículos y microempresas a cambio de las carretillas. Eso tiene definidos responsables y cronogramas”, aseguró el funcionario.

“Aquí lo que vemos es que se ha dado una liquidación de hecho unilateralmente, decisión tomada por el Alcalde, que no pasó por junta directiva ni por aquí, las acciones  que adelantaron fue congelarla”, señaló la concejala Patricia Molina.

Entre tanto, David Millán, primer gerente de Girasol (entre octubre de 2010 y febrero de 2012), defendió su gestión y sostuvo que en el año inicial se buscó consolidar la estructura organizacional de la empresa. Y aseguró que el alcalde Rodrigo Guerrero ordenó el cese de las operaciones comerciales, lo que llevó al déficit económico.

“Girasol nació como una entidad industrial y comercial, no de aseo. Era una gestora de otras empresas, creada para responder  un momento histórico, pero la Alcaldía la liquidó sin tener la autorización y hoy el Concejo haría el papel de un notario”, enfatizó Millán.

Hallazgos fiscales

En el primer año la Contraloría encontró 13 posibles hallazgos administrativas, tres con incidencia disciplinaria.

“Desde su creación hasta mayo 31 de 2011, Girasol no ha realizado actividad alguna de naturaleza industrial, comercial, de gestión económica ni societaria, con respecto de la gestión integral de residuos sólidos para el cumplimiento y ejecución de su objeto social, ni cuenta con la capacidad técnica y administrativa para hacerlo”.

En vez de generar utilidades, Girasol dejó millonarias pérdidas económicas
En vez de generar utilidades, Girasol dejó millonarias pérdidas económicas

“No cuenta con un plan estratégico a través del cual se defina con claridad y precisión su misión, su visión, un plan de acción que comprenda actividades de corto, mediano y largo plazo, acompañadas de una proyección financiera en los mismos niveles que permitan y garanticen la obtención de utilidades y la sostenibilidad financiera de la empresa, para el cumplimiento y desarrollo de actividades industriales, comerciales y de gestión económica”.

El año siguiente la auditoria estableció veintiún hallazgos administrativos, dos con alcance fiscal por $97.015.902 y $3.014.000, para un total de $100.029.902 y cinco hallazgos disciplinarios.

Los gastos fueron 4.8 veces mayores que los ingresos, por $711.146.932, presentando desequilibrio presupuestal. Los gastos en las dos vigencias se encuentran por encima de sus ingresos, generando pérdidas del ejercicio.

La entidad trabajó sin plan estratégico y no cuenta con la proyección empresarial para identificar cómo se van a llevar a cabo las actividades de naturaleza industrial y comercial y de gestión económica relacionadas con la gestión integral de residuos sólidos.

Causas del ocaso

El gerente de Girasol, Carlos Olmedo Arias, aseguró que la entidad comenzó bien como sociedad anónima, pero el cambio a Empresa Industrial y Comercial del Estado, Eice, la afectó primero por la forma como se creó y que incluso no tuvo registro mercantil en Cámara de Comercio.

En el 2010 las pérdidas fueron de $56 millones, en el 2011 de $624 millones y para el 2012, por $632 millones. “El único ingreso real que tuvo fue por una recolección de escombros en un hospital por cuatro millones de pesos y nada más”, sostuvo Arias.

Girasol tendría en cuentas casi $1.200 millones, de los cuales la mitad son dineros que corresponden al convenio Dagma que se tienen que devolver, y los restantes $600 millones son recursos patrimonio de los aportantes.

 

Comments are closed.