Harold Alvarado Tenorio llega a Palma de Mallorca

0

La prestigiosa editorial Agatha, de Palma de Mallorca, ha puesto en circulación dos nuevos libros del poeta, crítico y traductor bugueño Harold Alvarado Tenorio. Se trata de su voluminosa antología crítica de la poesía colombiana del siglo XX titulada Ajuste de cuentas, con un prólogo de Antonio Caballero.

image006

El volumen, que tiene en la portada una foto de Jaime Jaramillo Escobar cuando vivía en Cali durante los años sesenta y escribió su prestigioso Los poemas de la ofensa, fue diseñado por el artista mallorquín Bernart Torrandell. El otro volumen, de poemas, del autor colombiano que hizo estudios de doctorado en la Universidad Complutense de Madrid, con una de las primeras tesis aceptadas en España sobre la obra de Jorge Luis Borges, se titula De los gozos del cuerpo y cuenta con una presentación del crítico armenita Ángel Castaño Guzmán y un texto de solapa de Pablo Felipe Arango.

Alvarado Tenorio, que es Premio Simón Bolívar de periodismo y Arcipreste de Hita de poesía, es profesor titular de la cátedra de las Literaturas de América Latina de la Universidad Nacional de Colombia y ha trabajado en New York y Beijing para The Marymount Manhattan College y la editorial China hoy, donde publicó una extensa antología de la poesía amorosa china con colaboración de ocho traductores de esa nación.

Alvarado dirige hace más de dos lustros la revista de poesía Arquitrave y ha sido traducido al alemán, árabe, chino, francés, griego, inglés, italiano, portugués y rumano e incluido en repertorios como Antología crítica de la poesía colombiana, de Andrés Holguín, (Bogotá, 1974), Antología de poesía latinoamericana, del Grupo Latinoamericano y del Caribe de Beijing, (Beijing, 1993), 100 Autores colombianos del siglo XX, de J.G. Cobo Borda, R.H. Moreno Durán, S. Gamboa y D. Saldívar, (Madrid, 2006), Revista Nacional de Cultura, número antológico 1938-2006, (Caracas, 2006), La hora sagrada, XIII encuentro de poetas iberoamericanos, de A.P. Alencart (Salamanca, 2010), Poesía colombiana, antología 1931-2011, de Fabio Jurado Valencia (Bogotá, 2011), Um país que sonha, cem anos de poesía colombiana, de Lauren Mendihueta, traducciones de Nuno Júdice, (Lisboa, 2012) y Crónicas, de Juan Esteban Constaín, Bogotá (2014).

image005Ahora que está lejos

Ahora que está lejos soñándose a sí misma
quieres entrar de nuevo 
y que nada diga.

Que nunca sepa que vienes de mundos 
donde un emperador hierve 
rodeado de eunucos 
y los rostros centenarios de sus concubinas.

Entra en ella
buscando el rostro y la carne 
que no volverán.

 

como en un campo de cáñamo

Como en un campo de cáñamo
uno a otro tallo se apoyan
en la mañana
uno a otro se oprimen
entrada la noche.

 

En la primavera de 1818

Envuelto
en el gris de la capa
deteniéndose para observar las plantas
las montañas largas sombras
le hicieron desaparecer.

 

Proverbios

No hables.

Mira cómo las cosas a tu alrededor se pudren.

Confía sólo en los niños y los animales
y de los ancianos aprende el miedo de haber vivido demasiado.

A tus contemporáneos pregunta sólo cosas prácticas
y comparte con ellos tus fracasos, tus enfermedades,
tus angustias, pero nunca tus éxitos.

De tus hermanos ama el que está lejos
y teme al que vive cerca.

A tus padres nunca preguntes por su pasado
ni trates de aclarar con ellos tu niñez y juventud.

Con tu patrón no hables, escríbele y nunca le cuentes
tus planes futuros y miéntele respecto a tu pasado.

Ama a tu mujer hasta donde ella lo permita
y si llegas a tener hijos, piensa que,
como en los juegos de azar,
podrás ganar o perder.

El destino no existe.

Eres tú tu destino.

Y si llegas a la vejez
da gracias al cielo por haber vivido largo tiempo,
pero implora con resignación por tu pronta muerte.

Los que no tenemos dinero ni poder
valemos menos que un caballo,
un perro,
un pájaro o una luna llena.

Los que no tenemos dinero ni poder
siempre hemos callado para poder vivir largos años.

Los que no tenemos dinero ni poder
llegados a los cuarenta
debemos vivir en silencio
en absoluta soledad.

Así lo entendieron los antiguos,
así lo certifica el presente.

Quien no pudo cambiar su país
antes de cumplir la cuarta década,
está condenado a pagar su cobardía por el resto
de sus días.

Los héroes siempre murieron jóvenes.
No te cuentes, entre ellos,
y termina tus días 
haciendo el cínico papel de un hombre sabio.

 

Zen

La sombra sigue al cuerpo
condenado a viajar

Tendrás mi piel
tendrás mi carne
tendrás mis huesos

Pero el último guardó silencio
Tendrás mi medula -dijo-

Con el polvo del camino
la mano sostenía una sandalia.

Comments are closed.