¡Hora de pagar!

0
Por Camila Zuluaga @ZuluagaCamila
Por Camila Zuluaga @ZuluagaCamila

Por Camila Zuluaga

Desde este viernes y hasta el 6 de Septiembre todos los colombianos que declaran renta tendrán que empazar a hacerlo. No es una tarea agradable, pues por alguna razón la palabra impuestos nos genera alergia y compulsión, pues en nuestro país pagarle al fisco: Primero  parece una tarea titánica, si usted no está bien asesorado, es posible que no logre hacerlo; sin embargo, debo reconocer que la DIAN y el Ministerio de Hacienda están haciendo un trabajo importante para que cada día sea más sencillo que podamos cumplir con nuestras obligaciones tributarias.  Y  segundo es que a nosotros no nos gusta pagar impuestos. ¿Por qué en Colombia somos tan reacios a tributar?

Reconozco que soy de las que se indigna cada vez que tiene que pagar el impuesto del carro, la casa, el IVA o presentar la declaración de renta, porque siempre me pregunto: ¿A dónde irá a parar la plata que honradamente he trabajado? ¿A los bolsillos de unos políticos corruptos poco estudiados y no realmente a mejorar el bienestar de la sociedad? Seguramente a muchos de ustedes les pasa lo mismo que a mí, y eso lo único que refleja es un profundo problema de confianza en el Estado.

¿Y por qué desconfiamos del Estado? No necesito dar la respuesta en este corto espacio a ese interrogante,  todos tenemos razones y argumento de sobra para no confiar en él.  Ese es un pendiente que tienen nuestros gobernantes actuales: hacer que nosotros creamos en nuestras instituciones. Lo que sucede es que eso no se da con simples campañas de televisión y radio, esto se logra haciendo que la ciudadanía sienta que tiene un Estado que la respalda y responde por ella.

Pero como toda la culpa no podemos echársela a la instituciones, propongo en esta columna que nos preguntemos: ¿Además de esa falta de confianza en el Estado, qué nos lleva a no querer pagar impuestos? Creo sinceramente que es simplemente que no nos gusta; no pensamos que tengamos una responsabilidad con los otros ni con el funcionamiento de lo público.  Y eso me lleva entonces a preguntar: ¿Cómo podemos exigir que las cosas funcionen si somos felices buscando como saltarnos las normas?

La constitución del 91 trajo consigo un Estado de Derecho garantista y protector; era lo que los colombianos buscábamos en su momento. Lo que sucede es que nunca nos preguntamos qué tan preparados estábamos para poder costear un Estado paternalista como los europeos.  La  forma en cómo entendemos la responsabilidad de las instituciones, frente al Estado de bienestar que nos inventamos con la constituyente del 91, es que ellas nos deben todo y nosotros nada a ellas.

Reclamamos constantemente y queremos un Estado que abarque nuestras primeras necesidades. Lo que pasa es que para ello tenemos que saber que eso requiere un aporte tributario, y que quien tenga la capacidad económica de hacerlo está en la obligación de pagar. Muchos tenemos la tendencia a creernos pobres, y es que por supuesto todo ser humano siempre piensa que puede estar mejor, pero entendamos que para lograr un sistema que funcione, entre tantas cosas que se requieren está pagar impuestos.

Es también cierto, y no niego que piense lo mismo,  que tenemos la noción de que los más ricos son aquellos que, a través de evasiones y prevendas estatales, terminan siendo privilegiados a la hora de tributar. Sin embargo,  en eso también ha venido trabajando la DIAN; en lograr que quien más tiene sea el que más pague. Por supuesto no se puede llegar al punto en que se espanten a los grandes capitales, pues los ricos tienen la posibilidad de irse, así como sucedió el hombre más rico de Francia Bernard Arnault dueño de la famosa marca de lujo  Louis Vuitton, quien amenazo con irse a Suiza por el trato tributario exagerado que le estaban dando. Como dicen las abuelas, bueno es culantro pero no tanto.  No queremos que los grandes capitales se nos vaya. Que paguen, si, que tributen lo que les toca, por supuesto, pero tampoco que se nos aburran.

Así que usted señor lector, si es de los que le toca declarar renta, lo invito a que lo haga, pague lo que le toca, no sienta que se va  ahacer más pobre al hacerlo y piense que esta contrubuyendo a tener un país mejor. ¡Debemos empezar a generar en nosotros la cultura de pagar impuestos!

Una cosa más: ¿Será que el gobierno Santos se está dejando llevar demasiado por lo que dicen en las redes sociales? ¿Cuánta plata se gastan a través del ministerio de comunicaciones en el monitoreo de redes como twitter? ¿De ahí están basando su estrategia? Presencia.

Comments are closed.