III Congreso de Responsabilidad Social: Justicia Transicional y Escenarios de Reconciliación

0

En III Congreso de Responsabilidad Social: Justicia Transicional y Escenarios de Reconciliación, realizado por la Fundación el Nogal y la Agencia Colombiana para la Reintegración (ACR), varios expertos expusieron sus puntos de vista sobre del actual proceso de paz y compartieron su posición frente a la justicia transicional. Igualmente, se debatió sobre la importancia de la verdad, la memoria y reconciliación

Luis Moreno, exfiscal de la Corte Penal Internacional, expuso su posición frente a la justicia transicional.

Para Moreno, la reconciliación, los límites internacionales y el desarrollo económico son puntos clave para tener un proceso de paz acertado y perdurable en Colombia. 

Luis Moreno Ocampo, exfiscal general de la Corte Penal Internacional, CPI, presentó sus puntos de vista sobre el proceso de paz y su posición frente a la justicia transicional. Foto: Agencia colombiana para la Reintegración
Luis Moreno Ocampo, exfiscal general de la Corte Penal Internacional, CPI, presentó sus puntos de vista sobre el proceso de paz y su posición frente a la justicia transicional. Foto: Agencia colombiana para la Reintegración

El exfiscal de la CPI Señaló tres puntos claves para el manejo de la justicia transicional: la reconciliación, los límites internacionales y el desarrollo económico. Con estas tres premisas, Moreno indicó que es posible tener un proceso acertado y que perdure en Colombia. Él asume un concepto de reconciliación muy claro: “La reconciliación no es hacerme amigo de mi victimario, no es un precepto moral. La reconciliación verdadera está en no pretender asesinar al otro, no regresar el dolor de forma recíproca”. Con esta  explicación el exfiscal indicó que la reconciliación es la aceptación del otro bajo el concepto de respetar la ley.

 El siguiente punto clave es entender las exigencias de la comunidad internacional: “Creo que la justicia no es un impedimento  para la paz y que en la actualidad hay que tener en cuenta la exigencia de la Corte Internacional, la cual aclara que Colombia debe saber ejercer justicia y que esta tiene límites”, afirmó. Y dejó una precisión: Colombia puede ejercer la justicia transicional, pero teniendo en cuenta los límites de la impunidad: “La culpa la deben asumir los altos mandos, ¿cómo?, ¿cuándo? o ¿dónde? Es algo que le compete solo a Colombia”.

Finalmente, Moreno advirtió que el desarrollo económico es fundamental para tener una justicia transicional efectiva, ya que todas esas personas que se encontraban en la ilegalidad requieren de trabajo y de inversión social para lograr una paz sostenible y duradera.

Experiencias de justicia transicional y relatos de reconciliación

Mark Freeman (Bélgica), director ejecutivo Institute for Integrated Transitions; Rubén Carranza (Filipinas), Centro Internacional para la Justicia Transicional (ICTJ), y Harry Mika, Ph.D de la Michigan State University. Foto: Agencia colombiana para la Reintegración
Mark Freeman (Bélgica), director ejecutivo Institute for Integrated Transitions; Rubén Carranza (Filipinas), Centro Internacional para la Justicia Transicional (ICTJ), y Harry Mika, Ph.D de la Michigan State University. Foto: Agencia colombiana para la Reintegración

El vicefiscal general de la nación, Jorge Fernando Perdomo, mencionó la normatividad vigente de la población desmovilizada de los grupos armados, como la Ley 975, de Justicia y Paz, y la Ley 1424, que buscaba solución a la situación jurídica de los denominados desmovilizados rasos.

Perdomo destacó el proceso que se viene adelantando con el Centro de Memoria Histórica para que estas personas contribuyan con la verdad y la memoria histórica. “Somos conscientes de que el marco jurídico para la paz es el instrumento más excelso de justicia transicional con el que contamos en Colombia para poder solucionar el conflicto”, afirmó Perdomo.

Asimismo, hizo énfasis en que es “necesaria la participación de todas las partes del conflicto, no podemos pensar que va a haber verdad si solo tenemos un proceso de justicia transicional para los desmovilizados, si se ha encontrado que la Policía y Fuerzas Militares también han delinquido, como en el caso de los falsos positivos, y tienen una parte de la verdad del conflicto que debe ser contada”.

A su turno, Bruce Mac Master, director del Departamento Administrativo para la Prosperidad Social, subrayó que el trabajo que se desarrolla en las regiones, desde que se puso en marcha la Ley de Víctimas, ha generado la construcción de escenarios de reparación integral. “Este es un reto grande que tiene Colombia”, agregó.

Para él, el país tiene que hacer un trabajo desde las regiones, pues cada municipio tiene sus características particulares y los ejercicios de reconciliación deben partir desde lo local.

Verdad, memoria y reconciliación, claves para la paz

“Hay varios elementos que se deben dar para el éxito de un proceso de transición de un conflicto armado a la paz. Cualquier acción en procesos de transición debe ser en el contexto del estado de derecho, debe haber un fortalecimiento de la institucionalidad, una reducción de la injusticia social, democratización y la necesidad de tener una estrategia a largo plazo”, puntualizó Hans Blumenthal, presidente de la Fundación Evolución Caribe.

Blumenthal opina que para que haya reconciliación debe haber un proceso guiado y consciente de memoria histórica, perdón, reparación, derecho a una justicia transicional y la no repetición de hechos violentos, que pasa por la reintegración de los exvictimarios a la sociedad.

Hans Blumenthal, presidente de la Fundación Evolución Caribe; Camila de Gamboa, Universidad del Rosario; y Camilo González Posso, director Indepaz. Foto: Agencia colombiana para la Reintegración
Hans Blumenthal, presidente de la Fundación Evolución Caribe; Camila de Gamboa, Universidad del Rosario; y Camilo González Posso, director Indepaz. Foto: Agencia colombiana para la Reintegración

Entre tanto, el docente de la Universidad del Rosario, Wilson Herrera, ofreció una explicación desde el punto de vista filosófico sobre el perdón y el arrepentimiento, los cuales considera que son de carácter personal. “El perdón se puede dar en la esfera de la moral. No puede haber una instancia que obligue a las víctimas a perdonar y recobrar la confianza”, afirmó Herrera.

Por su parte, la directora de la Unidad para la Atención y Reparación Integral a Víctimas, Paula Gaviria, recordó que las víctimas están hoy –para este Gobierno– en el centro de la política nacional y territorial:“Tenemos 100 puntos de atención a las víctimas, 45 centros de atención de dignificación de la memoria y reencuentro ciudadano, una ruta de atención psicosocial y reparación con un enfoque diferencial y personalizado con las víctimas, así como comités de justicia transicional en todos los municipios del país”.

Para la directora de la Unidad de Víctimas, las comunidades son agentes de su propia reparación y reconciliación, y la memoria es necesaria, entendida como la resignificación de lo ocurrido y la reconstrucción de espacios de diálogo.

Este encuentro cerró con la posición del director de Indepaz, Camilo González Posso, quien resaltó que debe haber complementariedad entre la memoria, la verdad histórica, pero también la historia: “Una sociedad necesita conocer la historia, no solo la memoria, pues existen los riesgos de la memoria incompleta”. De otra parte, para Posso el perdón es subjetivo y no puede ser forzado, y deben existir condiciones de institucionalidad para que las personas que estuvieron en la guerra puedan vivir en una verdadera convivencia pacífica.

Comments are closed.