Incertidumbre de Cali frente a las Megaobras

0

Floro Hermes Gómez Pineda

Por Floro Hermes Gómez

Twitter: @Florohermes

Los señores concejales de Santiago de Cali, doctores John Jairo Hoyos, Roy Alejandro Barreras Roy y Michel Maya nos invitaron a un nutrido grupo de columnistas de la ciudad a “dialogar sobre las Megaobras y su financiación” el pasado martes 23 de julio. Allí nos hicieron la pregunta: “¿Qué hacer con las 21 Megaobras?”.

¿Cómo entender esta pregunta cuando ya se han hecho seis, se encuentran en ejecución siete y faltan ocho obras? La respuesta salta a la vista cuando se examina el camino que ha seguido la administración municipal para el logro de este propósito:

Primero, el Concejo de Santiago de Cali aprobó a través del Acuerdo 241 del 8 de septiembre de 2008, Artículo 8, el “Plan de Obras a construir con cargo a la Contribución de Valorización por Beneficio General”, conocido eufemísticamente como las “21 Megaobras”, por un valor total de $680.000 millones, no obstante haber fijado en el Artículo 6 en $800.000 millones “el monto distribuible de la Valorización por Beneficio General en el Municipio de Santiago de Cali”.

Segundo, señalan los concejales Barreras, Hoyos y Maya que las Megaobras a la fecha han sufrido un incremento en el precio igual al 66 % de lo originalmente presupuestado, cosa de prever si se tiene en cuenta que en 2009 el entonces  secretario de Infraestructura y Valorización, Marco Zambrano, declaró al diario El País que “luego de hacer los diseños y análisis técnicos y financieros concluimos que el paquete total costaría cerca de $948.000 millones”, lo cual permite concluir que el Concejo aprobó unas obras sin “los diseños y análisis técnicos y financieros”.

Tercero, la administración municipal ha informado que el Parque Longitudinal del Río Cali (que es parte de las 21 Megaobras) está en proceso de diseños por una firma holandesa, lo cual vendría a ratificar la conclusión del segundo punto,  pese a que en internet es fácil encontrar el diseño arquitectónico de dicha obra en la siguiente dirección electrónica: http://habitararquitectura.com/servicios/diseno-arquitectonico

Cuarto, dicho proyecto de obra del río Cali tiene un precio de $16.000 millones en el Acuerdo 241 de 2008, pero la administración municipal dice que cuesta $35.235 millones, lo cual me permite preguntar cómo es posible un precio al centavo de una obra civil sin la existencia de unos diseños, cómo es posible sin contar con unos diseños varias los precios.

Sabiendo que el Acuerdo 241 del 8 de septiembre de 2008 impone a la administración municipal la obligación de hacer las obras, conociendo la pregunta planteada por los concejales Barreras, Hoyos y Maya, “¿qué hacer con las 21 Megaobras?,  y teniendo en cuenta las cuatro consideraciones gruesas que he realizado, se desprende una difícil situación de orden jurídico.

En conclusión, la situación crea tal incertidumbre sobre las Megaobras, que reclama de la administración municipal una actuación guiada por el análisis y no por la simpatía, por el pensamiento y no por el sentimiento de amor y por las relaciones altas jurídicas y políticas y no por el clientelismo y el compadrazgo.

Comments are closed.