¿Qué pasó con el legado de Juegos Mundiales? III

0

Coldeportes también aportó en la construcción de escenarios que quedaron como legado para Cali a raíz de los Juegos Mundiales. Los escaladores, los más beneficiados en la ciudad.

Por Juan Camilo Palomar

Deportes@elpueblo.com.co

La tercera entrega de este informe especial, un año y poco más después de realizados los Juegos Mundiales en la capital del Valle del Cauca, se enfoca en la utilidad de escenarios como el Coliseo Mundialista de la Escuela Nacional del Deporte y el muro de escalada, dos obras nuevas en las que invirtió de forma mayoritaria Coldeportes, como entidad del gobierno nacional. (Lea la primera entrega de este informe especial)

Los deportistas, como principales interesados en el desarrollo de las disciplinas que acogieron estos escenarios, son protagonistas en este informe que muestra cuál es la situación de los escenarios y los fines para los que fueron construidos. (Lea la segunda entrega de este especial)

En este caso, tanto el Coliseo de la Escuela Nacional del Deporte como el muro de escalada son patrimonios nacionales y no locales, por los cuales la autoridad administrativa es diferente al municipio, y deben ser las instituciones nacionales las encargadas de su mantenimiento y cualquier tipo de transformación que lleguen a requerir, según explicó personalmente la secretaria de Deporte y Recreación de Santiago de Cali, Clara Luz Roldán.

El Coliseo Mundialista es administrado por la Escuela Nacional del Deporte /Foto: Juan Camilo Palomar
El Coliseo Mundialista es administrado por la Escuela Nacional del Deporte /Foto: Juan Camilo Palomar

Ganó el deporte

Con la construcción del Coliseo Mundialista Iván Vasilev Todorov, al interior de la Escuela Nacional del Deporte, ganó la educación deportiva y física del país entero, ya que este escenario se convirtió en el primero de gran magnitud de propiedad de esta institución universitaria, la única que forma profesionales en carreras afines a deporte a nivel nacional.

El nombre fue puesto en honor a un célebre profesor y líder del baloncesto en la ciudad, con quien la Escuela Nacional del Deporte ha desarrollado diversos proyectos de formación deportiva en las últimas dos décadas.

El Coliseo Mundialista costó $6.600 millones de pesos que fueron pagados entre Coldeportes, Alcaldía de Cali y la Escuela Nacional del Deporte en partes similares, aunque la END fue el mayor aportante por ser también la institución beneficiada con la construcción del escenario.

Tiene una capacidad para 2.500 personas, no tiene barreras arquitectónicas para personas con discapacidad, tres camerinos y cuatro aulas de clases debidamente dotadas para el desarrollo pedagógico para los estudiantes de la Institución. Se ha convertido en el escenario insignia de la Escuela, que ya celebró la pasada promoción de sus grados en todas las carreras universitarias en el Coliseo. Además, el Iván Vasilev Todorov ha servido como epicentro de eventos de protocolo a nivel nacional, como la exaltación a los promotores de los Juegos Mundiales, entre los que estuvo Pascual Guerrero, miembro del Fondo Mixto para la Promoción del Deporte, entidad a la que se atribuye la adjudicación de los Juegos para Cali.

Si bien el Coliseo no está disponible para eventos de interés de la ciudad, como albergar partidos de Fútbol Sala o Fútbol de Salón, sí se desarrollan allí clases y actividades propias de la institución universitaria, y los más beneficiados han sido sus estudiantes, futuros profesionales del deporte.

Sin embargo, la ciudad también puede disponer del escenario con una organización previa, tal como sucedió hace poco con el programa de Gimnasia Dirigida de la Secretaría de Deporte y Recreación, en la que participaron cientos de personas de la tercera edad de las comunas de la ciudad en la reciente semana.

Por otra parte, el korfball, deporte que albergó este escenario durante Juegos Mundiales, es practicado en unas canchas adaptadas al aire libre ubicadas a la entrada de la Escuela Nacional del Deporte, y de la disciplina se han realizado campeonatos invitacionales tanto en las canchas panamericanas como sobre arena, en el escenario de balonmano playa. Su crecimiento en Cali se da a paso lento, pero de la mano de Pedro Sánchez, venue manager del deporte en época de las justas mundialistas, el grupo de practicantes ha crecido y se ha mantenido, aprovechando la implementación que dejó el evento multidisciplinario para su práctica.

El rocódromo mundialista está suspendido sobre una estructura metálica en uno de los costados del Velódromo Alcides Nieto Patiño /Foto: Juan Camilo Palomar
El rocódromo mundialista está suspendido sobre una estructura metálica en uno de los costados del Velódromo Alcides Nieto Patiño /Foto: Juan Camilo Palomar

El mejor muro de escalada del continente

Antes de la construcción del rocódromo mundialista, como fue bautizado por los propios deportistas de los cuatro clubes profesionales de la ciudad que están afiliados a la Federación Colombiana de Escalada Deportiva, el deporte se practicaba en algunos gimnasios de la ciudad en la que existen ‘boulders’ pequeños muros construidos con tablas y otros elementos.

Pero el rocódromo mundialista, que le costó 800 millones a Coldeportes y se importó desde España, marcó un antes y un después para la escalada deportiva en el país. Aquí ya se han realizado un par de paradas del circuito nacional de Escalada, además de un torneo internacional y los Juegos Mundiales.

Los deportistas de los cuatro clubes tienen acceso total al escenario, que cuenta con una tribuna portátil con capacidad para 600 personas. Representantes de Arawatas, Dulfer o el Proyecto de Escalada Pedagógica, entrenan en jornadas de mañana y tarde de manera autónoma, y entre todos ayudan a cuidar el muro que quedó como legado para la ciudad.

Este rocódromo tiene tres muros, el de velocidad, que mide 15 metros de altura por 6 de ancho, así como el de dificultad, con inclinaciones casi de 90 grados, y el Boulder, un pequeño muro detrás del rocódromo que sirve para la práctica de la modalidad que lleva ese nombre en la disciplina deportiva. Los tres muros están debidamente avalados por la Federación Internacional de Escalada Deportiva a nivel mundial.

Aunque es considerado el mejor escenario para la escalada deportiva en Latinoamérica por sus características técnicas, que favorecen la competitividad y destreza de los deportistas, el único reparo en el que coinciden atletas internacionales representantes del Valle del Cauca, como Anghelo Bernal o Flor de Luna Pazán, es que para prolongar su vida útil y evitar perder la inversión y el magnífico escenario, es recomendable pensar en un proyecto con el que se pueda construir un techo de lona similar a la del patinódromo mundialista o el estadio Pascual Guerrero, que proteja el material del rocódromo en temporada de lluvias y a la exposición directa al sol.

Comments are closed.