«Internet de las cosas» una apuesta en Colombia

0

En el marco del Día Mundial del Internet, se destaca la tendencia sobre “el internet de las cosas”, algo que va más allá del Internet, se trata de la implementación de objetos inteligentes que prestan una gran cantidad de servicios a través de sensores inalámbricos, explicado por el experto Carlos Andrés Díaz, jefe del Departamento de Ciencias Físicas de la Facultad de Ingeniería de la Universidad Icesi.

La tecnología en el mundo se mueve a un ritmo acelerado, todos los días aparecen nuevos equipos o sistemas, y el Internet ha sido insumo fundamental para esto, es algo con lo que vivimos y que se ha convertido en algo esencial para comunicarnos. Sin embargo, esto quizás no sabemos que existe y que marcará nuestro entorno en los próximos años, se trata del “Internet de las cosas”.

Carlos Andrés Díaz es Jefe del Departamento de Ciencias Físicas de la Facultad de Ingeniería de la Universidad Icesi y docente de los programas de Ingeniería Telemática e Ingeniería de Sistemas.

Desde el año 2007 viene trabajando acerca de sensores inalámbricos lo que se conoce hoy como “Internet de las cosas”. En ese tiempo le explicaba a sus estudiantes la visión a futuro de cómo podría evolucionar la interacción de las personas con los equipos tecnológicos, hoy es una realidad que una persona puede tener a su disposición más de cinco elementos tecnológicos que prestan un servicio.

El profesor Carlos define “Internet de las cosas” como muchos objetos en nuestro ambiente que no son detectados por las personas pero con los que constantemente interactúan gracias a los servicios que ofrecen.

Se tratan de objetos inteligentes con cierta capacidad que consta de tres pilares según el Jefe del Departamento de Ciencias Físicas de la Universidad Icesi: están dotados de sensores que generan medición, actuadores que son elementos que permiten modificar el ambiente físico, y procesadores que acumulan información y permiten tomar decisiones.

“El Internet de las cosas” no se trata de la navegación web en equipos inteligentes como computadores o smartphones, el profesor Carlos Díaz asegura que “ha habido en las últimas décadas un incremento importante en el uso del Internet en el mundo a través de la navegación en aplicaciones web y móviles, pero el “Internet de las cosas” va mucho más allá, esto es dotar de inteligencia a objetos cotidianos, por ejemplo, una lámpara que tenga ciertos sensores que va a poder medir la iluminación de la habitación y la temperatura, y envía esta información a través de Internet para prestar servicios adicionales al usuario”.

Entre sus ventajas permite que se puedan crear una gran cantidad de servicios a través de objetos habituales, disminuye los costos de la microelectrónica, genera mayor alcance del internet, alta rentabilidad y mayor desarrollo del país.

“El Internet de las cosas” se estima como un negocio innovador prestador de servicios de alta rentabilidad en Colombia que puede generar millones y millones de dólares. Varias empresas en el mundo ya se han incorporado a este “boom” como Google y Amazon, que desde hace varios años están desarrollando plataformas porque saben que eso es el futuro. Se pronostica que en el 2020 van a haber más de 20 o 50 mil millones de dispositivos conectados a Internet.

Para el profesor Carlos Díaz, el internet que es la base del “Internet de las cosas” ha tenido éxito por tres razones fundamentales: “el alcance global que nos permite enviar un mensaje a cualquier persona en el mundo, es abierto y permite cualquier tipo de servicios como video, audio y datos, y por último es algo para lo que no se tiene que pedir permiso para usarlo, nadie es dueño del Internet”.

Actualmente, esta tendencia tiene por decirlo así varios nichos de mercado en Colombia, uno de ellos se denomina Smart Citys o ciudades inteligentes, por ejemplo, implementando la instalación de cámaras con sensores en carreteras para detectar tráfico y choques e informarlo al tránsito o usuarios, o también un sistema que ayuda a controlar el consumo de energía eléctrica en los hogares y empresas, e incluso sensores que permiten medir la calidad del aire.

Comments are closed.