Jackeline volvió a ser ‘La negra de bronce’

0

La luchadora caleña pasará a la historia como la primera deportista colombiana que ha conquistado dos medallas olímpicas de forma consecutiva.

La caleña solo perdió un encuentro en Londres pero le alcanzó para conseguir su segunda medalla de bronce

Su primera participación en Juegos Olímpicos fue en Beijing 2008, en los que reveló a sus compatriotas, y también al mundo entero, su actitud de nunca desfallecer.

Con lágrimas de felicidad, Jackeline Rentería se convirtió en la primera colombiana que ganaba una medalla de bronce en lucha libre, en la categoría de 55 kilogramos.

Después de su triunfo, ella regresó a Colombia con la promesa de volver a vivir unos Juegos Olímpicos. Quería repetir esa experiencia de tres semanas que la convirtió en heroína para todo el Valle del Cauca y, especialmente, para todos sus vecinos del sector de La Playa, en el barrio Siloé.

En aquel entonces, solo hubo euforia y patriotismo por la conquista de las dos medallas que se consiguieron en esas justas Olímpicas. Cali y el Valle celebraron la hazaña de la luchadora.

La Alcaldía de Cali le entregó una casa a Jackeline. El Gobierno Nacional y la Gobernación del Valle le otorgaron 95 millones de pesos a la deportista para apoyar su trayectoria competitiva.

Tras la euforia, se le propuso a Jackeline trabajar para el Municipio como auxiliar administrativa en el CAM, contratada directamente por el entonces alcalde de Cali, Jorge Iván Ospina.

Desde ahí comenzaron las buenas noticias para la luchadora, quien alternó durante estos últimos años su trabajo con entrenamiento que la apasiona y que, de paso, le brindaría más alegrías a toda Colombia.

La negra de bronce, como fue apodada Jackeline, volvió a competir con la ilusión de asegurarse un cupo a los Juegos Olímpicos de Londres 2012. Quería colgarse la presea dorada de la lucha en su categoría.

Pero el camino no fue nada fácil. En marzo del 2011, a un año y medio de los Juegos Olímpicos de Londres, la deportista denunció varias inconsistencias en su ruta olímpica.

En su momento afirmó: “Tenemos una preparación demasiado precaria. Hay presupuesto  para prepararnos y durante este tiempo no conozco el primer juvenil que haya viajado a un campeonato Panamericano”.

Aseguró que el apoyo a los deportistas colombianos no era el adecuado para buscar clasificaciones a las Olimpiadas.

La deportista, Jackeline también señaló las limitaciones a las que se vio sometido su preparador: “Para los pasados olímpicos mi entrenador, Víctor Capacho, tuvo que pagarse su tiquete la clasificación a los juegos que fue en Azerbaiyán”.

Ella finalizó su airadollamado de atención, preguntando: “¿Hasta cuándo jugarán con nosotros, los deportistas? Mi capacidad  mental está bien desarrollada. Gracias a ella, le he dado los títulos a mí país con muy poca preparación”

Desde entonces, el Comité Olímpico Colombiano y la Federación de Lucha prestaron un poco más de atención a la vallecaucana. Jackelinesufrió un par de lesiones de rodilla que pusieron en vilo su clasificación y participación en los Juegos Olímpicos de Londres.

El camino a Londres

La emotiva celebración con su entrenador Víctor Capacho fue la primera imagen del triunfo que tuvo Colombia al conseguir la medalla de bronce

Contra todos los pronósticos, Jackeline Rentería logró colarse de nuevo en unas olimpiadas. Repitió la sorpresa al clasificar para los Olímpicos de hace cuatro años, cuando aún no era muy reconocida a nivel nacional.

La negra de bronceobtuvo su pase a Londres al vencer a la brasileña Joice Souza Da Silva en el Campeonato Mundial de Finlandia, en mayo de este año.

Rentería llegó al Reino Unido dispuesta a conseguir el oro. El 9 de agosto, de nuevo con poco aspaviento de los medios y pronósticos incrédulos de los expertos, Jackeline Rentería se subió al podio.

Lo consiguió pese a la mala noticia que recibió días antes de competir. A la luchadora le informaron que su contrato con el Municipio había sido revocado por orden del alcalde Rodrigo Guerrero Velasco, porque la consideraban insubsistente para desempeñarse como auxiliar administrativa.

La indignación generalizada de la ciudanía y de los medios de comunicación en todo el país estalló de inmediato.

La secretaria del Deporte y la Recreación de Cali, Clara Luz Roldán, salió al paso de las críticas, afirmando que no era una decisión de la Alcaldía, sino una orden de la Comisión Nacional del Servicio Civil.

Según la funcionaria, desde la Administración Municipal se haría todo lo posible por restablecer a la deportista en su trabajo con la Alcaldía.

Esa será la noticia sorpresa para la vallecaucana, quien en sólo cuatro años alcanzó dos medallas de bronce.  Igualó, así, a HellmutBellingrdot, ganador de dos preseas olímpicas.

Jackelinefestejarásu nueva victoria en Siloé, al lado de sus padres, sus hermanas, su esposo y de todos aquellos que han sido testigos de su transformación en una leyenda del deporte colombiano.

En Beijing 2008 fue el debut de Jackeline, donde consiguió además su primera medalla olímpica de bronce

Rentería venció a Ana Paval en China, en 2008, y a TetyanaLazareva en Londres, para colgarse en ambas oportunidades una medalla y recibir 56 millones de pesos con los que el Gobierno recompensa a los atletas que obtengan el bronce.

Jackeline celebró efusivamente su proeza junto a su entrenador Víctor Capacho, quien la ha apoyado durante los quince años de trayectoria de ella en la lucha.

Minutos después de arrebatarle a su rival la medalla de bronce, Jackeline llamó  a su madre desde Londres y le dijo: “Mami te amo, te amo, te amo, estoy feliz, todo lo que yo le pedí a Dios me lo ha dado”. De nuevo, el mundo se conmovió con sus lágrimas de felicidad.

Ahora la deportista caleña le pedirá al Señor y a sus capacidades que le permitan estar en Río 2016, para empezar un nuevo asalto en la lucha por el oro olímpico.

Comments are closed.