La dueña del arco es Angie Carolina Mina

1

Angie fue llamada por primera vez a la tricolor en febrero de este año, cuando la categoría que dirige el profesor Felipe Taborda debía comenzar la preparación para el Campeonato Suramericano de Bolivia, evento que le dio el pase a Colombia al presente mundial de Azerbaiyán.

Angie Mina llegó a la selección para quedarse

Desde ese momento Angie no quiso dejar el arco colombiano y ahora es la titular de la tricolor. Pero esa pasión por el deporte nació desde mucho más atrás, cuando Angie Carolina jugaba en las calles de su natal Pradera con improvisadas canchas y muchas veces casi a escondidas de su madre, a quien no le agradaba la idea de que su hija permaneciera tantas horas afuera de su casa.

La preocupación de doña Doris Mina Viveros no era más que la de una madre que sabe el contexto social al que se tienen que enfrentar las personas en municipios como Pradera, uno de los que más influencia de grupos armados ha tenido en los últimos años y que fue, incluso, una zona en la que la presencia del Estado no fue tan visible a finales del milenio pasado.

Pero eso no fue impedimento para que Angie practicara el fútbol, ni eso ni ser mujer, pues su primer equipo en Pradera fue un grupo de niños que necesitaban alguien en el arco.

Y es que precisamente ese equipo fue la llave para que una tarde de domingo en Pradera, su equipo se enfrentara contra el del Club Deportivo Carlos Sarmiento Lora de Cali, episodio que terminó con la joven arquera en las filas del equipo caleño tan solo tres días después de haber disputado ese juego.

Angie todavía vive en Pradera, donde estudia décimo grado de bachillerato en el Colegio Alfredo Posada Correa y viaja cada que tiene entrenamientos en los campos deportivos al sur de Cali del Club Carlos Sarmiento.

Con la experiencia de haber estado en campeonatos internacionales, pero sin dejar de lado los 16 años que hoy tiene, Angie Carolina Mina Viveros buscará en Azerbaiyán dejar el arco en cero para Colombia y ver los goles tricolor a lo lejos en el campo verde sintético de los estadios de Bakú.

Comments are closed.