Tiempo de leer – La evolución liberal

0

TIEMPO DE LEERPor Patricia Suárez

El científico social Mauro Torres Fundador de la Tercera Mentalidad o teoría de las Compulsiones y Adicciones obliga en su último libro “La guerra y el alcohol: Los más funestos azotes de la humanidad y el retrato psicológico de Adolfo Hitler” a la reflexión y al “deber”  de comprender a uno de los personajes más siniestros de la historia.

No podemos eludir, dice el Dr Torres, el compromiso de ensayar decifrar el misterio que encierra los orígenes físicos y mentales de un hombre que continúa desconcertando al mundo moderno, dada su enorme importancia.

“(…) para conocer la historia y sus protagonistas es preciso conocer el cerebro, la mentalidad”aseveración de uno de los colombianos que con profundidad y responsabilidad histórica se ha entregado a la investigación,  al estudio sobre la naturaleza humana,  el desarrollo evolutivo de los distintos pueblos a través de miles de años, barbarie y civilización,y la máxima:“a tal cerebro corresponde tal comportamiento” no puede ignorarse en momentos en que la ciencia demuestra con claridad sorprendente a través de la neurociencia fenómenos antes nunca imaginados.

La alteración química de los genes debido al consumo del alcohol causa en hombres y mujeres cambios en las células reproductivas. El alcohol degenera los genes humanos y es la causa de otras conductas compulsivas. “La compulsión es un impulso poderoso, un deseo irresistible, que busca satisfacción urgente, inaplazable, y no encaja dentro de la mentalidad normal”. El tabaquismo, glotonería, incesto, violencia, violación, homicidio, pedofilia, drogadicción, piromanía, robo, juego, vagancia, delincuencia prostitución, promiscuidad, mitomanía, 16 de las 40 compulsiones identificadas por el psiquiatra y científico Mauro Torres en su estudio de campo, de árboles genealógicos de miles de familias donde el fenómeno de la compulsión se trasmite a través de la genética que en  proceso degenerativo, dado, repito, al poder mutagénico del alcohol  sufre la humanidad. Torres Investigó en lo garitos, en los prostíbulos, en los colegios y universidades, en las cárceles para hombres y mujeres,  en su consultorio privado.

“La propuesta de Torres es que el compulsivo nace con una carga genética alterada. Sus genes incorporan unas conductas que superan en su poder a la voluntad del individuo. Se ve atraído fatalmente por el placer que le genera el consumo del alcohol, el juego de azar, la comida sin límites y la violencia. Desde jóvenes se encuentran en los compulsivos esta orientación de conducta”

Una detallada descripción sobre los orígenes genéticos de Hitler, de cómo se entrelaza barbarie y alcohol, es el aporte invaluable del “Retrato psicológico de Adolfo Hitler” desde la teoría de la mutación genética y el desarrollo de los tres pueblos que se mezclaron.

“Pero en la dura realidad, prevaleció el Bárbaro, el Neandertal, el traidor, el homicida, el incestuoso, el vengativo, el Schicklgruber, el perezoso que le impidió leer un libro completo y sólo le permitió la lectura de periódicos, el simulador que proclamaba su cultura y hasta su erudición, el que no respeta los tratados convenidos, el GENOCIDA, el seductor de los asesinos como Himmler, el compulsivo Múltiple, el insensible ante el dolor de los pueblos, el orador Maniaco Incendiario, EL DESTRUCTOR DE LA CIVILIZACIÓN. El         que cautiva habilidosamente al pueblo alemán desde las tabernas de Munich valiéndose de la debilidad de los alemanes por el Alcohol Mutagénico.

Sea la lectura del Científico colombiano un deber ineludible que abra un debate serio y responsable entre académicos y estudiantes en un país de múltiples compulsiones.

Comments are closed.