La furia de Maduro

0

Pablo UribePor Pablo Uribe

Esta semana se armó una trifulca con Venezuela, como nunca había tenido que soportar Juan Manuel Santos desde que inició su presidencia. El origen de esta pelea, que no terminó en nada más que unos cuantos alaridos de los chavistas (como siempre), radica en dos hechos: el recibimiento por parte del Presidente al señor Henrique Capriles y la supuesta intención de Colombia de ingresar a la Organización del Tratado del Atlántico Norte.

El primer problema radica en que, para los chavistas es suprema mente ofensivo, que el presidente de otro país reciba al líder de la oposición venezolana, mejor dicho fue una bofetada en la cara para Maduro y Cabello. Que se haya armado semejante alboroto por este episodio el algo completamente lógico, porque Venezuela dejó de ser una democracia desde que Hugo Chávez pisó el palacio presidencial. Pero este es un problema que así nos disguste, es eminentemente interno, es de Venezuela.

Aun así, la segunda parte de la pelea si tiene mucho que ver con nosotros, y realmente no se le está dando el debate que se le debería de dar en Colombia.

Pasemos de largo por lo simple. Sí, es bastante molesto que Santos salga a decir públicamente que Colombia quiere entrar a la OTAN, y que cuando los dictadorzuelos venezolanos pegan el grito en el cielo, su ministro de defensa tenga que salir a retractarse (algo muy típico de Santos, la reversa le encanta). Como también es bastante molesto que el régimen bolivariano se meta en nuestras decisiones.

Pero es que lo importante del asunto no es si queríamos entrar a la OTAN o no, o si los venezolanos se pueden meter en nuestros proyectos o no, el verdadero problema es por qué se metieron.

La OTAN es una organización internacional que tiene como objetivo proteger la libertad y seguridad de sus miembros, a través de diferentes mecanismos de cooperación política y militar. Esta organización fue creada en plena guerra fría, para proteger las democracias occidentales de la amenaza comunista, encabezada por la Unión Soviética.

Aunque tiene muchas maneras de proteger a sus miembros, la OTAN tiene un mecanismo en especial, que sirve para disuadir a cualquiera que quiera agredirlos: Cualquier ataque que sea cometido contra uno o varios de sus miembros, es considerado un ataque contra todos. Esta es la esencia de esta organización.

¡Aja! Ya se van dando cuenta los lectores la razón por la que a Venezuela le causa tanta furia que Colombia se quiera unir a la OTAN: porque si a ellos en el futuro se les ocurre atacarnos, bueno, pues no nos van a estar atacando a nosotros solamente, también van a estar atacando a Estados Unidos, Reino Unido, Italia, España, Portugal, Canadá y demás.

Que el régimen chavista tenga deseos de invadirnos no es noticia ni es algo nuevo; por el contrario, es una actitud que resulta evidente, pues ellos la han demostrado continuamente a través de varios actos.

El gobierno venezolano tiene estrategias definidas de cómo invadir Colombia, tienen detectados nuestros puntos débiles, han mantenido un crecimiento continuo de tropas en la frontera a lo largo de los años, parte del entrenamiento de los oficiales venezolanos consiste en simulacros de invasión a Colombia y eso sin mencionar la carrera armamentística sin precedentes en la que se ha embarcado el vecino país. No olvidemos también, que la mayoría de la deuda exterior venezolana (que es gigantesca) viene de la compra de armamento a China y países de Europa oriental. Pregunto yo: ¿con quién van a utilizar toda esa cantidad de armas?

Me parece bastante peligrosa la reacción de Maduro, Cabello y todos sus compinches cuando se dieron cuenta de que queríamos entrar a la OTAN, me da miedo precisamente porque es una reacción congruente con todos los pasos que han tomado a lo largo del tiempo, es una reacción que va de acuerdo a la lógica bolivariana, al plan de reunificar la “Gran Colombia” a las buenas o, como les gusta a ellos, a las malas.

Comments are closed.