La mezclas andinas de María Isabel Saavedra, la ginebrina que recorre el mundo con sus letras

0

La ginebrina María Isabel Saavedra es una de las representantes del Valle del Cauca en el Hay Festival, 2017.

Saavedra es una amante de la música que se ha nutrido de disímiles referencias musicales, rock, pop, balada, bolero, bambucos, para crear un sonido auténtico que la ha llevado a pisar escenarios en Latinoamérica, Norte américa, Europa y África.

Creció escuchando Garzón y Collazos, Silva y Villalba, José A. Morales, mientras su papá se divertía con baladas y boleros que le empañaban el corazón de fragilidad por los amores, desamores, soledades y frustraciones de la que hablaban los músicos en sus cantos.

Además de ser cantautora, María Isabel se ha destacado por sus composiciones musicales y su poesía.  Desde los 10 años escribe versos que le han significado un prestigio a nivel local, nacional e internacional. Sus conmovedoras letras han sido grabadas por voces de prestigio como Elenita Vargas, Andrés Cepeda, Alberto Plaza, Piero,  Ilona, La India, Oscar de León, Gloria Trevi, Rey Ruíz, entre otros.

Me borrarás de tu memoria, de tu alma de tu vida/

Como se borra algún error de ortografía/

Como las huellas de una larga y honda herida/

Que no queremos ni siquiera recordar

A lo anterior, habría que agregar su fascinación por la música folclórica, sus canciones, por lo demás,  han sido interpretadas por más de 60 exponentes de folclor andino.

La música de Saavedra sobresale por la hibridación de sonidos y con ellos de culturas que parecen alejadas por el espacio, pero que se unen por el tiempo. En Maldito y Santos, uno de sus discos, hay una mezcla entre sus orígenes musicales,  el bambuco con la balada pop, la chacarera con el danzón.

Un elemento que contribuye en la composición de sus colores,  es  que su acervo es amplio y diverso, estudió comunicación social y fue lectora de Wilde, García Lorca, Kundera y otros grandes de las letras que dilucidaron una mirada materializada en la expresión del arte más sólida y fuerte, por lo universal que es: la música.

En Saavedra Folclórica Duetos I, la artista ginebrina comparte con cantautores como  Piero, Alberto Plaza, María Rivas y Armando Manzanero, sus concatenaciones rítmicas con el bambuco, la cumbia, el pasillo, la danza y el currulao.

Hoy que declaro una inconsciente por debilidad de las neuronas/

 Abandono mis batallas contra el ruido/

Porque quiero emborracharme de tu voz/

No cambio los horarios de vampiro/ las gafas para el solo ya están colgadas/

Aunque confieso que nunca me gustaron las luces que no fueron apagadas

 Ella misma se considera hija del Festival Mono Núñez, dado que sus padres fueron fundamentales en la creación del que es considerado uno de los festivales más importantes de música andina colombiana, 43 años antes, cuando no era tan masivo como hoy día.

A los 15 años fue ganadora del dicho festival. Hoy es un exponente que engalana la calidad del evento.

Tiene más de 16 producciones. Su más reciente trabajo es Maldito y santo, trabajo en el que integra el bolero, son cubano y jazz, haciendo alarde de su reverencia por Pablo Milanés, Sabina, Serrat, Silvio Rodríguez, Diane Warren entre otros.

Esta vallecaucana, que sigue poniendo en alto las banderas colombianas, estará en el homenaje musical ‘El bambuco pide playa’ en el marco del Hay Festival, 2017, que se llevará a cabo el domingo 29 de enero  en el Teatro Adolfo Mejía, de 7:30 a 8:30.

Comments are closed.