La Ministra en el ojo del huracán

0

Mariana Garcés es la única caleña en el gabinete del Presidente Santos y paradójicamente se encuentra en medio de un debate en la que se le acusa de favoritismo en la adjudicación de los recursos para la cultura en el Valle

Ministra de cultura - Claudia Palacios

Cali vive una enorme paradoja: tiene ministra de cultura y en el Congreso se abre paso el proyecto para convertir a la ciudad en Distrito Cultural y Deportivo  mientras que las entidades públicas más representativas del sector se han visto sumidas en una crisis que las ha tenido al borde del cierre.

Incolballet, Inciva, el Instituto departamental de Bellas Artes y la Biblioteca Departamental tienen dificultades para cubrir sus gastos de funcionamiento porque los recursos que la Gobernación del Valle  ha incumplido con los recursos que se ha comprometido a transferir como consecuencia del acuerdo de reestructuración de pasivos que le dificulta la liberación de dineros para destinar al funcionamiento de esas entidades. El problema parece haberse resuelto en las últimas horas en lo que corresponde al 2014 pero seguramente se repetirá empeorado en el 2015.

En medio de esa crisis han revivido cuestionamientos que han hecho a la Ministra Garcés algunos de los actores culturales de la ciudad según los cuales los recursos del Ministerio se han distribuido en Cali con criterios de amiguismo y favoritismo a unas determinadas entidades.

La Ministra fue sorpresivamente ratificada por el Presidente Santos luego de que en varias evaluaciones de la gestión de los miembros del gabinete resultara la peor evaluada. La permanencia de la caleña en el gobierno se atribuye a su cercanía y la de su mentora, la señora Amparo Carvajal de Sinisterra, con la primera dama de la nación, la señora María Clemencia Rodriguez.

Garcés tiene un largo recorrido en el sector cultural y en especial en Cali, donde ha sido Secretaría de Cultura y Directora de Proartes. Durante su gestión en el Ministerio ha asignado recursos a varios proyectos de la ciudad que ella misma había promovido en el pasado como los centros culturales de las comunas 18 y 21, el Tecnocentro Pacífico y la Biblioteca Centenario. Otros proyectos, como la Biblioteca del saber, por ejemplo no han tenido apoyo del Gobierno nacional durante este tiempo.

Al Valle del Cauca también se le han asignado recursos importantes para diversos proyectos en Buenaventura donde se creó la Escuela Taller luego de remozar la antigua Estación del ferrocarril. En Buga donde se han invertido dineros al mantenimiento del Centro Histórico, en Ginebra y otros municipios del centro del departamento.

Garcés ha sido criticada por personas como el poeta Harold Alvarado Tenorio, el director de cine Carlos Palau, el escritor Umberto Valdverde, la ex directora de Colcutura Aura Lucía Mera, todos los cuales han dicho que la Ministra favorece a sus amigos y persigue a sus contradictores y atribuyen parte de la crisis de Incolballet a su vieja rivalidad con la directora de esa institución Gloria Castro.

El Pueblo revisó la asignación de los últimos tres años de los recursos nacionales dirigidos al sector cultura y encontró que efectivamente la mayoría de ellos han sido entregados a Proartes, la entidad en la que Garcés trabajó en el pasado, La Tertulia y la Fundación Delirio.

El caso más controvertido es el de la Bienal de Danza de Cali, cuya organización se entendió como una manera de competir con el Festival Internacional de Ballet que organiza Incolballet y cuya gerencia se le entregó a Proartes. Como lo contó El Pueblo hace seis meses, la Bienal recibió casi 2.000 millones de pesos del Ministerio de Cultura mientras que el aporte que se hace al Festival es de casi el 10% de ese valor. A los recursos girados el año anterior, ya se sumaron 550 millones de pesos adicionales aportados para la pre producción de la segunda versión de la Bienal.

El municipio de Cali también hizo un aporte importante para la realización de la Bienal, tanto que el solo contrato de supervisión de ese convenio con Proartes costó 50 millones de pesos y se celebró con Clara Yinet Jimenez Castro.El Municipio celebra otros contratos de prestación de servicios para la supervisión de los varios convenios con Proartes.

La Fundación Delirio, otra organización de carácter privado, que se ha convertido en un ícono de la salsa caleña, ha recibido importantes recursos del Ministerio. Para procesos de formación en danza Delirio recibió 210 millones de pesos en 2013 por parte del Ministerio. El Municipio aportó otros 70 millones a esta Fundación mediante la compra de una función dirigida a jóvenes vulnerables de la ciudad. Durante la realización de la Bienal  de Danza se contrató la realización de un espectáculo en la carpa Delirio.

A través de Emcali, el municipio también aportó más de 100 millones de pesos dirigidos a patrocinar una función para el cierre del encuentro de la Jurisdicción Administrativa que se realizó en Cali. La Industria de Licores del Valle entrega anualmente recursos por más de 200 millones para patrocinar las actividades de Delirio.

Delirio recibe aportes de empresas privadas como el Banco de Colombia que a través de su Fundación ha hecho donaciones desde el año 2006, de la misma forma que lo hace con Proartes, entidad a la que le apoya la realización del Festival Internacional de Arte.

Se cuestiona también que la Secretaría de Cultura de Cali haya destinado 200 millones de pesos para realizar actividades dentro del festival de Cine de Cartagena como promoción a la película Delirio que inauguró ese Festival. Ese presupuesto equivale al 60% del total del presupuesto del Festival de Cine de Cali.

Mientras tanto hay quejas de que no se destinaron recursos para la realización de  la Feria del Libro o para el patrocinio de otras iniciativas privadas como el Ballet Folclórico del Valle o Cali Salsa Show. Los promotores de éste último espectáculo dijeron incluso que habían sido perseguidos por el Ministerio y el diario El País que habría bloqueado su publicidad para favorecer a Delirio entidad con la que tiene una alianza desde hace varios años.

El Ministerio también celebró un contrato con la sociedad El País S.A. para adquirir 1000 ejemplares del libro producido por esa empresa editorial denominado Jairo Varela – Que todo el mundo… del escritor caleño Umberto Valverde. Gestores culturales cuestionaron sobre los criterios de escogencia de este texto que sería distribuido entre las bibliotecas públicas del país a un costo de 60.000 pesos por ejemplar y atribuyeron su compra a un «favor» a esa sociedad que ha sido cercana a la Ministra y a Delirio.

Proyectos promovidos por el Ministerio de Cultura en Cali

Biblioteca Centenario

Es un sitio al que se le invirtieron cerca  $394 millones por parte del Ministerio y $200 millones más de la Alcaldía de Cali. Está dedicado a la promoción de la lectura y la escritura.

Música en la Comuna 21

El Ministerio aportó $1.600 millones al centro cultural de la Comuna 21,  el cual entre otras sirve de sede de la orquesta sinfónica de Desepaz.

La Alcadlía aportó 300 millones de pesos y el lote donde se desarrolla el proyecto.

Tecnocentro del Pacífico

El Ministerio de Cultura aportó $1.100 millones, la Secretaría de Cultura de Cali puso el lote y $500 millones para la infraestructura y $600 millones más para financiar procesos formativos de jóvenes y niños del Distrito de Aguablanca.

 

Comments are closed.