La muerte y resurrección de los valiosos inmuebles incautados a los narcos

0

7.802 inmuebles incautados en el Valle han sido registrados en el último informe de liquidación de la DNE, pero solo 1.676 ha terminado el proceso de extinción de dominio. Preocupa que muchos de estos bienes terminen inservibles.

bienes narcos 1
En 2011 la Fiscalía descubrió la existencia de una red criminal conformada por más de 30 personas, la cual se habría apropiado de lujosos bienes que administraba la DNE

Este mes de octubre se cumple un año y medio de la resurrección del Club San Fernando. El renacimiento ha sido celebrado por los caleños y cantado por muchos artistas de diferentes tipos de música y países. Es para recordar que el sábado 20 de abril del 2013 cuando volvió a la vida este ícono de la caleñidad, se llevó a cabo un concierto de salsa en la carpa blanca que ocupa ahora una parte del lote donde estuvieron las instalaciones del club.

A partir de ese momento las celebraciones no han parado y no era para menos, después de tantos años se vive la ilusión de la reconstrucción. Un sueño que aunque parece de un pequeño grupo de 70 de los 1.300 socios que algún día tuvo el Club, es verdaderamente la ilusión de todos los caleños.

Nadie pueden olvidar las competencias de esgrima de los VI Juegos panamericanos, el último gran evento deportivo antes de los World Games del 2013; las incontables fiestas realizadas en el marco de la maravillosa Feria de Cali; y por supuesto, la evocación que generaba cada vez que se escuchaba el famoso porro ‘San Fernando’ que compuso en su honor Lucho Bermúdez en los inicios de la década de los 50’s.

Hasta ahora solo hay un prediseño elaborado por el reconocido arquitecto Manolo Lago, autor de obras como el edificio de la Cámara de Comercio de Cali y el edificio inteligente del Banco de Occidente. Se espera que el nuevo Club tenga un centro de convenciones, tres pisos subterráneos de parqueaderos, un hotel con 150 habitaciones, edificio de oficinas, bahía de ingreso y centro de consultorios médicos.

Sin embargo, en la actualidad la música que se escucha en los eventos ocasionales de fin de semana, la gorda de los chontaduros que pasados tantos años por fin vuelve a exhibirse, el samán que siempre dio sombra a los jardines, los socios del Club y los caleños que buscan alegría son los únicos que se mantienen en pie en el lugar.

23.201 bienes son casas, apartamentos, locales, oficinas, bodegas, garajes, lotes y fincas; 17.178, en vehículos, motonaves, aeronaves, sustancias, sociedades, establecimientos y obras de arte
23.201 bienes son casas, apartamentos, locales, oficinas, bodegas, garajes, lotes y fincas; 17.178, en vehículos, motonaves, aeronaves, sustancias, sociedades, establecimientos y obras de arte

Hay que recordar que la sede del representativo Club San Fernando fue vendida en el 2006. A partir de este año, los caleños fueran socios o no, vieron como poco a poco se iba una de las piezas más importantes y llenas de historia de la sucursal del cielo. Después de siete décadas de funcionamiento una aguda crisis económica obligó a sus socios a vender los 24.000 metros cuadrados de la sede. Fue una difícil decisión pero al final se aprobó la venta por $21.500 millones en efectivo, una cifra que al final no fue tal.

Según se descubrió tiempo más tarde, la junta directiva negoció el lugar por $18.462 millones según escritura; pero no fue lo único, se conoció además que recibieron como forma de pago casi la mitad de ese monto en propiedades. El único dinero que entraría a la caja no superaría los $3.000 millones, cuyo respaldo era un cheque posfechado que nunca se pagó.

Al final la muerte del “club más popular de la tierra soberana» llegó cuando fue demolida la edificación en el 2007 y el lote usado como parqueadero. Por cinco años los automóviles y las ruinas se apoderaron del lugar, la maleza era lo único que crecía y la vivacidad se acabó. Pero la tragedia no terminó ahí, en el 2008 se conoció que el comprador, Bernardo Pinzón Rivera, era testaferro de Juan Carlos Ramírez Abadía, alias Chupeta. Razón por lo cual, los bienes a nombre de Pinzón fueron sometidos a extinción de dominio, entre ellos el club y uno de los seis inmuebles que entregó como pago.

bienes narcos 2
Desde el pasado 20 de julio, la nueva entidad que administra de los bienes incautados al narcotráfico en Colombia es la Sociedad de Activos Especiales (SAE).

De acuerdo a Víctor Hernández, representante legal del club, la batalla jurídica les costó serias amenazas de muerte y el escándalo estalló. Gracias a una demanda por estafa contra Pinzón y miembros de la junta directiva, otra de nulidad porque el negocio sirvió para el lavado de dinero y la tercera donde se declararon víctimas, por fin el 27 de enero de 2011 la Dirección Nacional de Estupefacientes (DNE) designó a la Corporación Club San Fernando como depositaria del inmueble, sin embargo, solo 34 meses después se hizo entrega del terreno.

No obstante, este ha sido solo uno de los bienes que incautó la DNE en los 24 años y siete meses que estuvo activa. María Mercedes Perry representante legal de la entidad, presentó el pasado 30 de septiembre el informe final de la liquidación y proyectó el acta de cierre del proceso, en el cual se hizo entrega de 40.379 pertenencias, entre inmuebles, vehículos, establecimientos, aeronaves, entre otras cosas. No obstante, según cifras históricas de la entidad administradora, serían más de 95.951 propiedades de la mafia que se habrían confiscado.

Ahora las propiedades pasarán a manos de la Sociedad de Activos Especiales (SAE), unidad adscrita al Ministerio de Hacienda. Fueron necesarios tres años para acabar con una de las entidades más llenas de corrupción. Un proceso largo que ha dejado varias irregularidades, las cuales han terminado en varios casos en acciones de tipo penal. Las denuncias presentadas ante la Fiscalía han sido más de 70 y se siguen adelantando, además, ya se han dictaminado algunas condenas.

Se conoce por investigaciones de la Fiscalía que algunos de los bienes fueron vendidos por más de $100 mil millones. Por esta razón, en los últimos meses la Fiscalía ha adelantado varias investigaciones, donde se han realizado varios interrogatorios a exfuncionarios de la liquidada entidad que decidieron colaborar con la justicia. Personas que han referido a muchas otros individuos que presuntamente habrían participado en hechos irregulares y que aún no han sido implicados.

De acuerdo al Informe de Casos de Connotación, realizado por la Fiscalía General de la Nación el mes pasado, a la fecha se han solicitado 45 audiencias de imputación, que involucran a 14 funcionarios de la DNE. Ocho personas se encuentran con medida de aseguramiento y otras tres están condenadas. Existen varios procesos abiertos y en investigación, en los que están implicados tanto funcionarios como particulares.

Otro problema que se presenta en todo este embrollo de la liquidación y las irregularidades, es que solamente al 18 % de los bienes incautados en la nación han terminado el proceso de extinción de dominio, según el informe de la DNE. Cabe destacar que este asunto lo debe iniciar la fiscalía y su terminación es por decisión de un juez, no tiene nada que ver ni la antigua entidad administradora ni la SAE.

bienes narcos 4Por otra parte, al igual que el Club San Fernando habría más de 23.000 inmuebles quitados al narcotráfico repartidos por todo el país, los cuales de acuerdo la Contraloría General de la Nación estarían valorados en $5,8 billones.

El Valle del Cauca particularmente aparece como el departamento con más inmuebles registrados. En el informe de liquidación aparecen 7.802, el 35 % del total, con un valor de $1,9 billones. Sin embargo, solo en 1.676 casos ha terminado el proceso de extinción de dominio.

Por ejemplo, si se compara con Antioquia y Bogotá DC, que registran 3.044 y 2489 respectivamente, la situación de las incautaciones de bienes en el Valle es bastante importante. Por esta razón, hay que adelantar y terminar el proceso de extinción de dominio en el menor tiempo posible, ya que se conoce que el deterioro en algunas propiedades parece no tener reversa.

No se puede dejar que otros lugares sufran la depreciación que han tenido propiedades como la mansión donde vivió Fabiola Moreno, la cuarta esposa de Miguel Rodríguez, o algunos apartamentos ubicados en los mejores barrios de la ciudad. Inmuebles que se han caído a pedacitos perdiendo su esplendor. Hay que buscar que al igual que resucitó el Club San Fernando, se abra la puerta a la reconstrucción de tan valiosos lugares.

Comments are closed.