La patria boba y el país de los bobos

0

Por Oscar Gamboa Zúñiga

Lo que se conoce como la “Patria Boba” lo introdujo Antonio Nariño para referirse de manera irónica y sarcástica al período comprendido entre la declaración de Independencia (julio de 1810) y el comienzo de la reconquista española por Pablo Morillo (1815) donde se libraron intensas guerras entre los próceres y las provincias de la Nueva Granada que buscaban los unos un régimen federativo y otros uno centralizado. Hoy no estamos en un escenario que tipifique la llamada Patria Boba, pero si al parecer de una cultura de bobos supuestamente intentando construir patria que la estamos volviendo boba y esto es lo que pretendo describir en la presente columna.

Es de bobos considerar que la corrupción es una moda a la que hay que ingresar a ella a como dé lugar. Hay inclusive un dossier de consejos cuando alguien asume un cargo de “manejo” …aproveche…mire que a fulano le fue muy bien y arregló su familia…no sea pendejo y aproveche que en ultimas si lo descubren eso se arregla con plata porque con la justicia nada pasa…eso se le mando Dios y él dijo ayúdate que yo te ayudare. En fin, se busca legitimar la conducta corrupta por cualquier lado y resulta que a veces la justicia funciona y el embaucado termina en la cárcel y en lugar de arreglar a la familia, se la tira.

Es de bobos dividirnos, agredirnos y hasta matarnos porque alguien porta una camiseta de un equipo de futbol contrario al mío, como si con ello el equipo del agresor va a ganar los partidos o va a ganar el campeonato. O también armar una pelea nacional porque no llamaron a James Rodríguez a la selección Colombia y la pelea y los reclamos se agudizaba cuando Colombia perdía en la pasada copa América, pero cuando ganaba, los mismos que reclamaban a James ya decían que estuvo bien que no lo llamaron.

Es de bobos considerar que a la brutal agresión a una mujer policía del Esmad por parte de un mal llamado ciudadano en Medellín hay que justificarla porque unos malos policías también agreden con brutalidad. NO por favor no se trata de la ley del talión para construir sociedad, se trata de condenar con todo rigor estas conductas brutales y salvajes vengan de donde vengan.

Es de bobos validar y aceptar regímenes dictatoriales en otros países porque coinciden con pensamientos ideológicos, pero se reclama democracia hacia dentro del país como si por ejemplo Daniel Ortega en Nicaragua no mereciera todo el repudio cuando encarcela a los candidatos opositores en la actual contienda presidencial. Y tanto que reclamaba en la revolución sandinista a los Somoza de ser nepotistas y este hasta puso a su propia esposa como vicepresidenta.

Es de bobos que personas se inventen títulos profesionales de pregrado y posgrado que no ostentan   como si eso no fuera fácilmente verificable en las bases de dato de las entidades educativas o quienes se inventan experiencias laborales para aplicar a algún cargo cuando de la misma manera es muy fácil comprobar para bien o para mal su veracidad.

Es de bobos que se diga por aquí por allá y por todos lados que necesitamos crear empleos y que nuestra economía crezca, pero cuando se pretende crear una nueva empresa por pequeña que sea, es un verdadero viacrucis o como dirían nuestros mayores un parto de mula. Esto es absolutamente contradictorio con lo que se profesa. Aquí hay una bobada adicional y es creer en la famosa ley anti tramites, donde se suprimen una gran cantidad de engorrosos trámites, pero como si nada porque seguimos en las mismas en la mayoría de los casos

Es de bobos agredir sin clemencia y sin argumentos por las redes a quien exprese un punto de vista que no coincida con alguien o con muchos, como si estas agresiones le van a hacer cambiar de opinión. Qué bueno el debate o la conversa también por las redes con buenos argumentos porque por mucho que se difiera, algo se aprenderá de quien esté conceptualmente en la otra orilla.

Es también inentendible que para el regreso a las clases presenciales se reclame la vacunación plena a los docentes y eso esta muy bien, pero cuando ya esto ocurre, se reclama ahora que los niños o jóvenes deben también estar vacunados. No cuestiono este reclamo, pero lo que me parece la bobada es porque desde el principio esto no se solicitó. Entonces ahora a esperar que vacunen a todos los estudiantes para iniciar la presencialidad. Santo Dios.

Es de bobos pretender seguir concibiendo la crianza de los hijos en una sociedad desmoronada moralmente como si fuéramos Suiza, Suecia, Noruega cuando estamos desde hace ya mucho tiempo en medio de la tormenta perfecta del desorden, el irrespeto, la mentira, el engaño y otras yerbas aromáticas, No señores en sociedades como la nuestra, nos toca desde la familia volver a esa crianza férrea en lo ético y lo moral y por favor eso no significa maltrato o violencia para nuestros niños.

Dejemos pues de comportarnos como bobos porque de lo contrario, vamos a entregarle a Colombia un nuevo capítulo de Patria Boba, en otros contexto, en otro momento de la historia, pero con un daño que puede ser irreparable para nuestra sociedad y nuestra democracia.

 

Comments are closed.