La pela que me voy a dar es por la paz, busco la reelección porque me toca: Santos

0

Entrevista de Claudia Palacios 

Twitter: @Claudiapcnn

IMG_2050

Juan Manuel Santos reconoce que si no fuera por la paz no estaría buscando otro período de gobierno. Es claro que si es reelegido, lo que le queda de popularidad puede esfumarse. El logro o no logro del acuerdo de paz determinará que tras un eventual segundo período su paso a los libros de historia sea con pena o con gloria. No sé si saldrá victorioso de segunda vuelta, solo sé que su talento como buen jugador de póker lo ha llevado a hacer las jugadas precisas en el momento justo, y ha salido victorioso. Esperemos que su buena suerte se haga extensiva al país

C.P.: ¿Cómo le cayó el lapsus de su primo Pacho Santos invitando a votar por usted?

J.M.S.: No me cayó ni bien ni mal, Pachito me ha entristecido, uno puede tener algunas diferencias pero no sembrar odios.

C.P.: ¿Usted le dice Pachito con cariño o para que los colombianos creamos que usted tiene un corazón grande?

J.M.S.: Toda la vida le he dicho Pachito. La familia siempre le ha dicho Pachito.

C.P.: ¿Va a perdonar
a Pachito?


J.M.S.: Sí, a él lo han manipulado. El propio presidente Uribe salió a decir que él se lagarteó el puesto de vicepresidente, eso me parece que es una aseveración bastante denigrante para Pacho. Luego le roban la convención, lo que sucedió allá fue algo insólito y ahora lo ponen a producir semejante comercial que genera una reacción no solo en la familia sino en el país entero, yo creo que a él lo manipularon. De antemano perdono a Pachito.

C.P.: ¿Cómo se imagina que va a ser ese momento del perdón?

J.M.S.: Ojalá él reconozca que se ha equivocado y que lo mejor sea buscar la reconciliación. Sembrar odios en la familia no tiene razón de ser. No hay nada más importante que la familia.

C.P.: ¿Qué va a corregir durante su segundo mandato?

J.M.S.: Tal vez ser mucho más efectivo en la comunicación, concentrarme en ciertos temas, no ser tan disperso, acudir más rápido a ciertas situaciones. El gobierno puede mostrar unos resultados muy positivos.

C.P.: Está buscando la reelección porque quiere o porque le toca?

J.M.S.: Porque me toca, yo no me presentaría a la reelección si no fuera porque existe esa gran posibilidad de lograr la paz, que es única, no me iría tranquilo a la tumba si no aprovecho esta oportunidad para Colombia.

C.P.: ¿Por qué está confiado en que este año va a firmar el acuerdo de paz si faltan los puntos más difíciles, más los que han ido quedando en el congelador?

J.M.S.: Porque veo que las condiciones están, no hay alternativa para la guerrilla, ellos no están allá porque están ganando. Por el apoyo que hemos recibido de todos los países que antes eran amigos de la guerrilla y que hoy son amigos del proceso de paz.

C.P.: Algunas personas dirán que la realidad es que gran parte de la violencia que hay en este momento en Colombia no la genera la guerrilla de las FARC, y se preguntan por el resto: la reforma de salud que no salió, la reforma de justicia que no salió. ¿Qué hay de lo demás?

J.M.S.: Hemos avanzado muchísimo en medio del conflicto, somos el país con la mejor economía en América latina en este momento, la que más empleo está generando, con la inflación más baja, con las reservas internacionales más altas en proporción a su economía, haciendo obras de infraestructura como nunca antes y hemos logrado eso en medio del conflicto. La paz nos va abrir todo tipo de oportunidades que antes no las teníamos porque el conflicto nos frenaba.

C.P.: Lo que sí está clarísimo es que en lo político no va a haber paz, ¿cómo se va a blindar para lidiar con eso?

J.M.S.: Si se refiriere a la extrema derecha representada en el Centro Democrático que encabeza el presidente Uribe, ellos me han dicho de todo pero representan solamente el 12 por ciento del Congreso. Que expresen sus ideas en el congreso, yo confió en que hoy a tener las mayorías amplias para hacer las reformas que se requieren y tener la gobernabilidad que he tenido en los últimos cuatro años. Pero esa era una guerra no tan sucia, ahora sí están con todo. Se les fue la mano pero yo creo que se les va a devolver, el pueblo colombiano está hastiado de lo que está viendo.

C.P.: Usted sabe que las segundas partes no han sido buenas, al menos en la política colombiana, y con esos enemigos echando fuego no se puede tener rabo de paja ¿usted tiene rabo de paja?

J.M.S.: Qué rabo de paja voy a tener si he actuado con transparencia toda mi vida. Tengo un gabinete de lujo, ninguno de mis ministros ha sido cuestionado. Hicimos aprobar un estatuto anticorrupción muy severo, creo que hasta se nos fue la mano.

C.P.: ¿De 1 a 10?

J.M.S.: No soy objetivo. Creo que hemos hecho un buen gobierno. Sacándome a mí le pondría a este gobierno 8 sobre 10.

C.P.: ¿Cuántas propuesta tenía?

J.M.S.: 113

C.P.: ¿Y cuántas ha cumplido?

J.M.S.: 105

C.P.: ¿Cuántas nuevas
tiene ahora?


J.M.S.: Muchas son continuar lo que está andando bien. Tenemos otras propuestas bastante audaces, revolucionarias.

C.P.: ¿En qué se va a dar la pela usted en el segundo periodo? algunos dirán: ¿será que ahora si el va a cantar la tabla a Venezuela?, ¿será que ahora sí le va a poner impuestos a los dividendos de los accionistas?

J.M.S.: Dependiendo de si conviene o no conviene. Yo no hago cálculos políticos para darme las pelas, creo que en el próximo cuatrienio vamos a tener que pasar reformas importantes en la parte económica que pueden ser impopulares. Una reforma tributaria no la descarto. Es posible que si se requieren más recursos para financiar muchos de los grandes proyectos que estamos haciendo, vamos a tener que ponerle más impuestos a los ricos, aquí hay margen para ponerle más impuestos los ricos. Yo diría que la gran pela que me voy a dar es por la paz.

C.P.: Y con Venezuela?

J.M.S.: No, porque mi forma de hacer política y mi forma de administrar las relaciones exteriores es una forma que creo que me ha dado unos inmensos dividendos. Acuérdese de lo que era este país hace cuatro años. Estábamos en las listas negras de todas las organizaciones de derechos humanos, con el tratado de libre comercio bloqueado con los Estados Unidos, bloqueado en Europa, nos estaban poniendo visa en Centro América y las islas del Caribe y estábamos a punto de irnos a la guerra con Venezuela y con Ecuador, hoy tenemos las mejores relaciones con todos nuestros vecinos, somos un país relevante a nivel internacional. Con Venezuela en este momento tenemos que tener mucho cuidado, somos uno de los tres países que están propiciando el diálogo, nos interesa que ese diálogo sea exitoso, y eso no quiere decir que sea partidario del régimen de maduro o de Chávez.

C.P.: Hemos salido de muchas listas negras pero vamos a terminar entrando a la de los países que no cumplen los acuerdos internacionales ¿vamos a terminar acatando el fallo de La Haya sobre Nicaragua?

J.M.S.: Vamos a terminar negociando un tratado para poder cambiar los límites, pero antes no

C.P.: ¿y en cuanto al no acatamiento de las medidas cautelares de la Comisión Interamericana, eso quiere decir que nunca más vamos a cumplir las recomendaciones de esa comisión?

J.M.S.: Noooo

C.P.: ¿Cómo va lode Buenaventura?

J.M.S.: Se llama Buenaventura progresa. Ya los estudios van a estar listos entre junio y julio. Hay que aprovechar la oportunidad que se presenta con la Alianza del Pacífico para darle un vuelco a Buenaventura.

C.P.: Usted tiene en el Valle del Cauca muchos amigos, gobernó con muchos vallecaucanos. Ahora en Cali se está experimentando esa ola de regreso de los que nos fuimos, pero la región todavía no despega. ¿Qué tiene para ofrecerle al Valle para que despegue?

J.M.S.: Colombia era un país para dejar y ahora se ha convertido en un país para volver. Ese liderazgo del Valle del Cauca tiene que recobrarse. Primero tiene que arreglar su política, ha elegido gobernadores y alcaldes en el caso de Cali que han dejado mucho que desear. Tienen ahora un alcalde que está comenzando a poner la casa en orden, pero eso tiene que ir acompañado de una política de seguridad. Hay que recobrar la confianza

C.P.:¿Pero usted
 qué va a hacer?


J.M.S.: Estamos invirtiendo un billón de pesos en el jarillón para proteger un millón de personas en caso de que el Río Cauca se vuelva a desbordar. Estamos invirtiendo muchísimo en la parte social, en la reconciliación de la sociedad vallecaucana y estamos con la Alianza del Pacífico abriendo oportunidades al Valle como nunca antes. La Alianza es la puerta de entrada para recuperar ese liderazgo que el Valle del Cauca se merece.

C.P.: Su vicepresidente, que es valluno, ha dicho que
 va a decidir si se va a presentar a la gobernación o a laalcaldía, ¿usted apoyaría a Angelino a un cargo de elección popular?

J.M.S.: Yo le tengo aprecio a Angelino, como él mismo dice: el día de las elecciones hay que ver por quién vota uno.

C.P.: Bueno pero usted ha trabajado con él 4 años, están alejados, y él ha sido crítico del gobierno….

J.M.S.: Pero no sé por qué ha sido crítico. Siempre he estado al lado de Angelino, cuando tuvo su percance de salud le di todo el apoyo. Cuando quiso aspirar a la OIT me puse la camiseta, su hija es parte fundamental de mi campaña. No entendería que estuviera alejado.

C.P.: Pero lo está, ¿cree que Angelino ha sido ingrato?

J.M.S.: No me gustaría que el país tuviera esa sensación de que él estuviera alejado porque no entendería la razón…

C.P.: A propósito de la seguridad en el Valle, los comerciantes destacan un deterioro en materia de extorsiones….

J.M.S.: Estamos haciendo algo muy importante a través de unos grupos élite, hicimos la transformación de la fiscalía, eso va a permitir que no vuelva a pasar eso que frustra tanto a los vallecaucanos y es que capturan a alguien y pronto está como pedro por su casa. Estamos poniendo más cámaras y usando más policías. Hay muchas ciudades en las que hemos sido exitosos en erradicar por ejemplo la extorsión, como en Barranquilla y espero que en Cali podamos hacer lo mismo, pero para eso necesitamos una gran colaboración de las comunidades que denuncien y que ayuden

C.P.: ¿Sé que ha visitado varias veces el milagroso de Buga, y que le ha dejado una gran enseñanza, cuál es?

J.M.S.: Al lado de basílica hay una iglesia que tiene pintadas las cuatro virtudes de un buen gobernante: fortaleza, justicia, prudencia y templanza
y desde que vi eso
le pido a Dios casi
 todos los días que 
me de esas cuatro virtudes. Cada
 vez que veo unos 
trinos: prudencia. Cada vez que me atacan con mentiras: templanza. Cada vez que me toca emitir un juicio: justicia, y cada vez que me toca combatir a las FARC o a las BACRIM: fortaleza.

C.P.: En el Valle del Cauca también aprendió a bailar salsa choque. ¿Ha estado por ahí practicando?

J.M.S.: No he tenido tiempo de practicar. Me encantó. La salsa es algo que ya se volvió una especie de parte fundamental de nuestra cultura. Eso tenemos que estimularlo.

C.P.: La salsa choque también es muy criticada por su alto contenido erótico, ¿a propósito de eso quiero saber qué piensa usted de las posturas críticas respecto a esas expresiones liberales de las artes?

J.M.S.: Yo soy bastante liberal en ese sentido. No soy mojigato. En la salsa que me enseñaron a mí no había nada de indebido o exagerado pero por supuesto que todo tiene su límite. Hablando de las virtudes, la prudencia hace a los verdaderos sabios

C.P.: Su antecesor le dijo a los jóvenes que dejaran la pruebita para después, ¿usted qué les diría a los jóvenes?

J.M.S.: Que se cuiden.

C.P.: ¿Cuál es su postura con respecto al matrimonio entre homosexuales?

J.M.S.: La misma que ha tenido el Papa que es que la iglesia debe evolucionar hacia respetarle los derechos a dos personas que quieran unirse. A mí no me gusta llamarlo matrimonio pero me parece perfectamente normal que tengan los derechos de un matrimonio.

C.P.: ¿La adopción
para homosexuales?


J.M.S.: Me parece más difícil

de aceptar pero también ahí tenemos que ver cómo evoluciona el mundo como nos los recomienda el Papa, y ver cómo nos vamos adaptando.

C.P.: ¿Cuándo fue la última vez que lloró?

J.M.S.: Hace poquito. Lloré de emoción en un evento de campaña unas señoras me expresaban cómo les había cambiado la vida con las casas que habían obtenido en el programa de casas gratis y me emocioné.

C.P.: Con los ataques de la campaña, ¿llora?

J.M.S.: No. Eso me da templanza y fortaleza

C.P.: ¿No se enfurece?

J.M.S.: Trato de no enfurecerme y sobretodo trato de no dejarme invadir por el odio. Eso es lo peor que le puede suceder a una persona. Pobrecitos, la gente que se deja invadir del odio está perdida.

C.P.: Pero eso es humano, ¿cuándo se enfurece como hace para controlarse?

J.M.S.: Sigo un consejo de mi abuela, cuento hasta diez. Yo medito mucho y no me dejo sacar de casillas fácilmente.

Comments are closed.