¿La Primavera Vaticana?

0

Mabel Lara
Mabel Lara

Por Mabel Lara

Inició oficialmente el pontificado del papa Jorge Mario Bergoglio. Ante unos 200 mil peregrinos y representantes de más de 130 países del mundo en la Plaza de San Pedro del Vaticano, Francisco, el latinoamericano, comenzó su pontificado con una celebración litúrgica donde le fueron impuestos los símbolos del ministerio. Sorprende y sigue sorprendiendo su discurso, su mirada tranquila y sus acciones coherentes con la tradición jesuita.

Su tarea parece no ser sencilla, en medio de un sinnúmero de denuncias de abuso de poder y pederastia, el papá italo argentino deberá renovar una institución en profunda crisis de fe, que respete los derechos humanos y ante un mundo que le pide responder a las necesidades sociales actuales.

Precisamente en Europa viene haciendo camino el concepto Primavera Vaticana que nos es otra cosa que el resurgir o florecer de una iglesia cuyos dos últimos monarcas mantuvieron una tradición medieval. El papa emérito Benedicto XVI pese a lo plausible de su retiro dejo entrever los problemas que se ciernen sobre una iglesia anquilosada que no ha podido incorporar a los jóvenes, que no define y respeta el papel de las mujeres en su institución y en particular que no toma posición ante el sinnúmero de denuncias de abuso sexual soportado en una justicia civil tímida de poca reacción ante delitos cometidos.

Pero más allá de las especulaciones y las preguntas que una y otra vez han surgido en un publicitado inicio de mandato, hoy el catolicismo se está jugando diversas cartas, entre ellas la de la salida de un sinnúmero de seguidores. Y las cifras hablan por sí solas, según un informe del centro de investigación de Washington Pew Research Center el viejo continente dejó de ser el territorio con más católicos en el mundo, posición ahora asumida por América Latina siendo Brasil quien lidera el reporte con 126,7 millones de católicos, seguido de México de 96,4, mientras Colombia se ubica en el sexto puesto con 38,1 millones de seguidores. En nuestro país solo basta recorrer las zonas rurales y las ciudades intermedias para constatar los resultados: decenas de iglesias protestantes han surgido en los últimos 15 años como alternativas de congregación y cada vez es más frecuente escuchar los testimonios de cristianos conversos quienes manifiestan su repudio a sacerdotes y obispos distraídos de las necesidades de los fieles y realidades de su iglesia..

Para muchos la selección del arzobispo de Buenos Aires, el cardenal Bergoglio es el comienzo de la reforma de la iglesia católica, sus mensajes, sus apreciaciones y la sencillez de su discurso bien podría interpretarse como una excelente estrategia de comunicación en medio de la crisis, y no sería tan descabellado. Sin embargo al constatar con sus amigos, seguidores y hasta amores que ahora lo hacen sentir más nuestro y humano, suena demasiado perspicaz realizar todo un montaje sobre un estilo de vida austero y una existencia dedicada al servicio como se constata al indagar en su pasada . El reto es pasar de las palabras a la acción, de los símbolos de su pontificado a las decisiones de fondo que traerán consigo serias consecuencias judiciales y políticas.

El nuevo jefe del Estado del Vaticano pinta bien, al menos para miles de creyentes como yo o para cientos de ateos que esperan de las figuras públicas y poderosas decisiones drásticas y respetuosas de los derechos humanos. Mientras eso sucede por ahora debemos conformarnos con las noticias rosas, que buscamos los medios (entre ellos los que represento) relacionadas con el color de los zapatos de Francisco, el anillo, la primera novia, el saludo a los enfermos, el pago de las cuentas y las cenas no previstas en el protocolo. 

Comments are closed.