La rebelión de las canas

0

Por: Floro Hermes Gómez Pineda

Twitter: @Florohermes

Ayer 3 de julio, Día de la Independencia de la Independencia de Santiago de Cali, los mayores de 70 años lograron a través de una acción de tutela que el Juzgado 61 Administrativo del Circuito Judicial de Bogotá amparara sus derechos a la igualdad, libertad de locomoción y libre desarrollo de la personalidad, dejando sin efectos parcialmente la medida que ordena su aislamiento preventivo obligatorio con motivo de la emergencia sanitaria provocada por la CoViD-19.

¿Qué significa esta situación? Quiere decir un choque entre la realidad y la ideología:

La realidad. A 3 de julio de 2020, el registro de mortalidad por la CoViD-19 en Colombia mostraba 3.777 decesos acumulados distribuidos así: 929 casos (24.60%) tenían 80 o más años de edad y 915 (24.23%) tenían entre 70 y 79 años, a pesar de estar en aislamiento preventivo obligatorio.

En otras palabras, dicho registro mostraba que, de los 3.777 decesos excedentes 1.844 correspondían a personas con 70 o más años cumplidos; es decir, que el 48.82% de las muertes provocadas por el SARS-CoV-2 correspondían a este grupo etario.

La ideología. Los derechos humanos, tres de los cuales enarbolaron los accionantes, no son otra cosa que una ideología triunfante que pretende liberar la sociedad del orden cristiano y de la ley natural; lo cual, viene a ser una expresión de la autodeterminación del individuo y un estado de rebeldía contra el orden de lo creado.

Por tanto, no es de extrañar que los accionantes (Rudolf Hommes, Alfonso Ávila, Maurice Armitage, Luis Francisco Barón Cuervo, Carlos Caballero Argáez, María del Pilar Caicedo Estela, María Consuelo Cárdenas, Lucelly Ceballos Cárdenas, María Mercedes Cuellar, José María de Guzmán, Humberto de la Calle, Alonso Gómez Duque, William de Jesús Hoyos González, María Cristina Jimeno, Patricia Lara, Álvaro Leyva, Clara López, Graciela Palacios, María Esperanza Palau, Alejandro Sanz de Santamaría, Petrus A.N.M. Spijkers, Ignacio Vélez Pareja, Alberto Villate, Lucía Villate y Ricardo Villaveces) sean de reconocido pensamiento libertario.

Como tampoco es de extrañar que el señor Presidente de la República, quien diariamente nos recuerda su fe cristiana, esté en desacuerdo con el fallo porque rompe su convicción paternalista de profundo acento naturalista.

Sin embargo, el manejo de la pandemia no es una cuestión de ideología (un producto del pensamiento) sino un asunto de conocimiento biomédico.

Pregunto: si se quiere proteger los mayores de 70 años, ¿no sería conveniente que el Gobierno nacional asumiera un lenguaje netamente biomédico?

Comments are closed.