La renovada ola francesa se toma a Cali

0

Por Óscar Alejandro Cabrera

En alianza con Revista EL CLAVO

Cuarenta años han pasado desde que Andrés Caicedo, junto con el grupo de Cali, traje y proyectó en su cineclub películas de Jean Luc Godard, François Truffaut o Claude Chabrol, principales exponentes de la nueva ola del cine francés durante la década de los setenta. En su momento fueron novedades que fueron recibidas de múltiples maneras por el público, y se han preservado como componentes esenciales de la cultura cinéfila local en la conciencia colectiva de una ciudad.

festival de cine frances final

Tiempo después, y ahora en su undécima edición, uno de los sitios europeos más codiciados por los cinéfilos de nuestro país retorna en un exuberante prisma de propuestas cinematográficas dentro del festival de cine francés. Es la ocasión para ver lo más reciente del cine galo, con la posibilidad de emular e incluso incrementar el impacto social de antaño.

En las distintas capitales colombianas y por cortesía de la Alianza Francesa se brindarán relatos contemporáneos, experimentales, de época y clásicos de esta vasta filmografía. Gracias a dicha organización, Cali disfrutará esta frenética caravana de buen cine del 18 al 27 de octubre, las funciones serán tanto en la Casa Proartes, como en las salas multiplex de Unicentro.

Honestos acercamientos al realismo fílmico o propuestas transgresoras que tal vez se conviertan en nuevas vertientes de la narrativa y del lenguaje serán expuestas con el propósito de compartir miradas alternativas sobre la condición humana, generando así quizás reflexiones éticas y también una sincera curiosidad antropológica. Algunas películas que compiten por el premio de la crítica colombiana son de realizadores consagrados como  Michel Gondry, Leos Carax y Benoit Jacquot. El primer creador orquesta el retorno de la actriz Audrey Tautou –recordada por Amélie, de Jean-Pierre Jaunet─ en su historia romántica  Amor Índigo, con la recurrente estética surrealista que lo caracteriza. Además, se puede hacer referencia a La ciencia del sueño o a su producción americana Eterno resplandor en una mente sin recuerdos. El segundo, Leos Carax da su peculiar visión simbólica dirigiendo Holy Motors, tan intensa como su otra cinta celebre Pola X. Y el tercero, quien presenta otra película en el certamen llamada Adios a la reina y con la interpretación de Léa Seydoux y la alemana Diane Kruger; ofrece un contraste con Renoir, sobre el pintor impresionista Pierre-Auguste Renoir, padre del recordado cineasta Jean Renoir. Otras cintas destacables serían On my way, protagonizada por la legendaria Catherine Deneuve u Oxido y hueso con la ganadora del Oscar Marion Cotillard. Sobresale, especialmente, White Material de Claire Denis, en cuyo está la gran Isabelle Huppert, a quien se le ha visto en ciertos trabajos de Michael Haneke.

2

Es menester aclarar que algunas cintas frescas no se proyectarán en la ciudad; solo serán mostradas en Medellín o Bogotá, como, por ejemplo, Una ejecución ordinaria, de Marc Dugain, y Copia Certificada, incursión del siempre comprometido realizador iraní, Abbas Kiarostami, quien dirige en solitario para esta ocasión, pues previamente participó en co-producciones. La película tiene el sello de la impecable Juliette Binoche. Aquí tampoco se apreciarán algunos clásicos propuestos u homenajes, una oportunidad perdida de contemplar en la gran pantalla piezas de calidad como la trilogía tricolor: Azul, Blanco y Rojo, del polaco Krzysztof Kieslowski, por motivo del aniversario número veinte de la distribuidora Cineplex. Mucho menos estará el selecto ciclo dedicado al prolífico Louis Malle, que incluye en su opera prima Ascensor para el cadalso, con cierto sabor a Hitchcock y musicalizada por Miles Davis, sin olvidar uno de sus trabajos más potentes y estremecedores sobre la pérdida de la inocencia, unos de sus recurrentes temas, en Adiós Muchachos. Claro, se podrían ver en formato casero, pero jamás sería comparable a observarlos y sentirlos en la intimidad de nuestros pensamientos dentro de la sala de cine, con su afable penumbra.

3Un sector de espectadores estará parcialmente insatisfecho por lo anterior, aunque es innegable que hay variedad para no solo pasar el tiempo, sino para incentivar la sana curiosidad cultural. Por suerte la animación estará presente con El día de los cuervos, del animador Jean-Christophe Dessaint, y Principes y princesas, de Michel Ocelot. Además, la nostalgia continúa con otro ciclo único “Queridos Bandidos, dedicado a las sórdidas andadas de los gángsters franceses durante los cincuenta y setenta, con la intervención del carismático icono Alain Delon. En Cali se exhibirá una de las más antiguas: Pépé Le Moko, de Julien Duvivier.

Es válido agradecer la determinación de los grupos con un firme enfoque formativo, que se comprometan a establecer espacios de retroalimentación, sean auspiciados o no por el Estado. Lo único que en verdad importa es el objetivo crucial, el cual descubrirán cuando asistan a esta imprescindible celebración fílmica. En definitiva, las cintas mencionadas son solo una pizca dentro de una cita casi obligada con parte del esplendor europeo.

Comments are closed.