¿La seguridad es una prioridad?

152

Resumen - Pablo UribePor Pablo Uribe

Twitter: @pablouribe90

Seguridad, seguridad, seguridad… es el tema actual, es la principal preocupación de los caleños, es el karma del alcalde Guerrero y su secretario Holguín. No podemos salir a trotar después de un día de trabajo porque nos van a robar con cuchillo en mano; no podemos ir a almorzar a Palmetto porque de pronto al de la mesa vecina le van a descargar un revolver entero; un semáforo en rojo es una trampa mortal en donde en cualquier momento un motociclista nos va a mostrar una pistola para que procedamos a despojarnos del reloj que nos regalaron de grado o el celular que todavía estamos pagando a cuotas; un café al aire libre con amigos se volvió cosa del pasado pues tal vez un grupo de bandidos van a atracar el sitio. Simplemente, la libertad se nos acabó, nos sentimos viviendo en una sociedad sin Dios ni ley.

Pero el Alcalde dice que no, que “las cifras de otros crímenes han bajado”; Holguín agrega que “no le importan las críticas”; en el municipio repiten hasta llenarse la boca de que están haciendo todo lo que pueden para combatir a los bandidos. Pues debo decirles hoy a los lectores que eso es una sarta de mentiras, la prioridad de la administración Guerrero no es ni nunca ha sido la seguridad.

En la universidad, un profesor brillante de Hacienda Pública me dijo: “Si usted quiere ver cuál es la prioridad de un gobierno, mire el presupuesto, mire dónde está metiendo la plata”. Entonces, miremos el presupuesto para el 2013 para ver cuál es la prioridad de Rodrigo Guerrero, el alcalde de Cali.

El rubro “Seguridad y convivencia ciudadana”, es decir, la plata que el municipio invierte en seguridad, da un poco más de $19.000 millones (nueve ceros). Pero no se sabe qué tan grande es un elefante con solo ver una foto, hay que ponerle una persona al lado para hacerse una idea de su tamaño. El presupuesto del municipio de Santiago de Cali para el 2013 es de 2 billones de pesos (doce ceros), es decir que la seguridad es menos del 1 % del presupuesto del presupuesto.

Pero comparemos un poco más para ilustrar mejor la idea. El Instituto Nacional de Medicina legal es una institución clave para meter a los bandidos a las cárceles, es la que muchas veces aporta la prueba que define un juicio. Para apoyar esta institución el municipio se gasta $100 millones al año, pero para la “difusión de las artes escénicas” el alcalde destina $280 millones.

Para la construcción de los lugares donde se imparte justicia y se condenan a los criminales, se destinan $1.000 millones, mientras que para el “fortalecimiento en la formación cultural vial del municipio” (lo que sea que eso signifique) el alcalde destina el doble: $2.000 millones.

Una más, solo para aumentar nuestra indignación. Todos sabemos la importancia del sector judicial, sin los jueces ni los fiscales no podríamos encerrar a los bandidos. La justicia es la mitad de la lucha contra el crimen, sin un sistema eficiente de justicia la Policía puede capturar a cuanto criminal quiera, que a la semana va a estar de nuevo afuera acuchillando a un transeúnte desprevenido. Pues bien, para apoyar a los organismos de justicia, la administración Guerrero destina $100 millones, pero para la “recreación a través de vacaciones recreativas” decidió gastarse $300 millones. ¡Tres veces más!

Queda claro que la seguridad de los ciudadanos de Santiago de Cali no es prioridad para Rodrigo Guerrero y su equipo de gobierno, pues mientras los bandidos se han tomado la ciudad a punta de sangre, fuego y corrupción, el Municipio se gasta la plata en programas que no son una  prioridad.

Pueden salir con la excusa de que la seguridad es función del gobierno nacional, pero a los caleños no nos importan los pretextos de nuestro burocrático Estado. Alcalde: así usted no quiera darse cuenta, estamos en guerra y esta guerra se gana con voluntad y autoridad política. Llegó la hora de apretarse el cinturón y darle la plata a lo que de verdad necesitamos.

*Todas las cifras acá presentadas están aproximadas.

Comments are closed.