La situación de las mujeres en Cali: más allá de los discursos

2

pag-3_noalaviolenciadegeneroTodos los años, el 8 de marzo se conmemora el Día Internacional de la Mujer, más exactamente de la mujer trabajadora. Es un día para reflexionar sobre la situación de la mujer, que ha sido histórica y culturalmente discriminada y, que a pesar de los avances logrados en las últimas décadas, continúa siendo afectada por muy diversas formas de violencia, por las más sutiles formas de discriminación y por las más burdas maneras de explotación.

La conmemoración se distorsiona muchas veces porque se convierte en un día en el que se reafirman los roles culturales asignados a la mujer durante siglos a través de celebraciones en las que  se regalan flores o se recalca el papel de madre o compañera.

EL PUEBLO quiere recordar que el camino por recorrer es todavía muy largo para alcanzar la igualdad de derechos. Que el mejor homenaje a la mujer es reconocer la diferencia entre los géneros y asegurar la inclusión de la perspectiva diferenciada en las decisiones públicas.

La Personería de Cali reveló que un promedio de veinte mujeres son víctimas de violencia intrafamiliar diariamente y que por lo menos dos casos de abuso sexual se presentan cada día en la ciudad.

Durante 2012 hubo 5.348 víctimas mujeres de violencia intrafamiliar, se hicieron un total de 940 denuncias por delitos sexuales, lo que representa un 90 % del total de casos denunciados. De dichos casos,  los actos sexuales y el acceso carnal abusivo con menores de 14 años fueron los más representativos.

En el Valle del Cauca el conflicto armado es un agravante de la situación de las mujeres. El 64 % de las declaraciones recibidas por la Personería en el marco de la Ley de Víctimas corresponde a mujeres, de las cuales 1.100 son cabezas de hogar.

Juan Carlos Quintero, director de la Oficina de Derechos Humanos de esa entidad, manifestó que  “frente al conflicto armado, entre enero y febrero de este año, la Personería ha recepcionado 830 declaraciones, frente a 296 del año anterior, de las cuales 537 corresponden a mujeres; es decir, el 65 % del total, con un incremento del 214 %, comparado con las cifras de 2012 en el mismo periodo de tiempo”.

En cuanto a la integridad sexual de las mujeres, en enero de 2013 se presentaron 77 casos de delitos sexuales contra ellas, mientras que en el 2012 hubo 78 casos.

marcha-violencia-contra-la-mujer-En los hogares continúa el peligro, pues en 2013 se han denunciado 513 casos de víctimas de violencia intrafamiliar, frente a 497 en el mismo periodo de 2012.

A la fecha el panorama no mejora, el número de mujeres asesinadas entre enero y febrero de 2013 que asciende a 18 no representa una reducción significativa frente a los 20 asesinatos que hubo en el mismo periodo del año anterior.

Pero la situación en el país no es mejor que la del Departamento del Valle. La Defensoría del Pueblo señaló que los delitos sexuales de los cuales son víctimas las mujeres se asocian a otros hechos violentos como desplazamiento forzado (53 %), lesiones personales (23 %), homicidio (9 %), tortura (9 %), despojo de bienes (9 %) y reclutamiento forzado (9 %).

En la totalidad de los casos, las mujeres, niñas y adolescentes víctimas han manifestado haber sufrido violencia sicológica durante y después de estos hechos. Resulta preocupante que el 17 % de las mujeres eran menores de 18 años cuando fueron víctimas de abuso sexual. En los casos documentados sobre hechos recientes hay varias niñas y adolescentes (9 %). Además, en el 9 % de los casos, los hechos fueron presenciados por niños, y en el 21 % las mujeres quedaron embarazadas como consecuencia del acceso carnal violento.

Las víctimas no han recibido ni recibieron atención en salud (sicológica, sexual y reproductiva), esto junto con la crueldad de las violencias sufridas ha tenido fuertes impactos en las relaciones emocionales de las víctimas y en sus familias, particularmente cuando son niñas y adolescentes.

En todos los casos, los victimarios pertenecen a alguna estructura armada, lo que ha generado amenazas e intimidaciones contra el 20 % de las mujeres; y a propósito, el

40 % reconoce que no ha entablado ninguna denuncia porque desconfía de la justicia y de la mayor parte de las instituciones.

 

Comments are closed.