La tendencia imparable

0

Resumen - Pablo UribePor: Pablo Uribe

Twitter: @pablouribe90

Se está terminando la campaña presidencial y a medida que se cierra esta batalla campal vamos a ver las últimas encuestas, las cuales nos van a mostrar cómo es que van a votar realmente los colombianos.

Hace mucho tiempo aprendí, de una persona muy sabia, que las encuestas no hay que leerlas individualmente, sino en conjunto, y lo que hay que identificar no son los números fríos, sino las tendencias.

¿Cuál es la tendencia? Un candidato-presidente, que a pesar de haber despilfarrado una infinidad de mermelada y de tener una maquinaria política y mediática a su servicio, está estancado por debajo del 28% de la intención de voto desde enero. Quiero ser enfático en este punto, Juan Manuel Santos lleva más de 5 meses en campaña y más de dos tercios de los colombianos no quieren votar por él. Pero además, en segunda vuelta Santos también está estancado, pues nunca ha podido superar el 40% de intención de voto en ese escenario. Santos tocó techo hace mucho tiempo, no ha podido convencer a un solo colombiano más para que vote por él.

Pero lo más sorprendente, y sinceramente lo que más me llena de optimismo, es que los otros candidatos, especialmente los que tienen alguna afinidad con las ideas del presidente Uribe, están subiendo sin parar, a un paso lento pero continuo. La tendencia ha sido tan estable que en las últimas encuestas Oscar Iván ya le está ganando a Santos en primera y segunda vuelta, pero además, Marta Lucía y Peñalosa le están ganando a Santos en segunda vuelta también.

Ahí está la tendencia, pero ¿Qué significa? En mi humilde opinión lo que están mostrando las encuestas hoy, es lo mismo que ocurrió hace 4 años: los colombianos quieren más Seguridad Democrática.

A Santos se le olvidó quienes fueron los que lo llevaron al poder hace 4 años, al señor presidente se le borró de la memoria que él llego a la Presidencia gracias a la promesa de continuar con la Seguridad Democrática. “Juan Manuel” (como le dicen ahora) desconoció su juramento, el de continuar con las políticas de Álvaro Uribe, el de darle 4 años más a unos principios y unas ideas que fueron la base de la construcción de un país mejor.

Santos mintió y traicionó a esos 9 millones de colombianos que salieron a votar masivamente por él, tan solo porque iba a ser la continuación de Álvaro Uribe. Y lo que está pasando hoy, esa desconfianza que le tiene el pueblo colombiano, esa imagen negativa que despierta, ese deseo de que se vaya, es una consecuencia del engaño que les hizo a los colombianos.

Para nadie es un secreto que Santos y sus amigos ven con desprecio al pueblo colombiano, ellos creen que somos una masa sin cerebro, que puede ser manejada al antojo de quien está en el poder. Ellos creen que con la corrupción, la lechona, el aguardiente, las maquinarias políticas y el lavado de cerebro nos van a poder manipular.

Pero así no es Colombia, así no somos los colombianos, si ellos creían que nosotros somos unos borregos y que nos podían utilizar para alcanzar sus ambiciones políticas, pues se equivocaron. El pueblo colombiano es un pueblo fuerte, autónomo, trabajador, con valor y ganas de salir adelante. El pueblo colombiano no se deja manipular por nadie. Los ciudadanos de este país saben muy bien que es lo quieren, y quieren que se les cumpla la promesa que les fue hecha hace 4 años. Los colombianos queremos más Seguridad Democrática y es por eso que vamos a salir a votar otra vez.

Que se cuide Santos, porque sus días están contados.

Comments are closed.