Las caleñas que participarán en Corto Circuito Nueva York

0

Los documentales de Diana Montenegro y Luisa Ordóñez fueron seleccionados para participar en la muestra de cine latino Corto Circuito, que se realizará en Nueva York el próximo mes de octubre. ‘El susurro de un abedul’, y ‘Los viajes que olvidamos’, llegan a la capital del mundo.

Una foto y su equipaje fue lo único que la realizadora llevó consigo a Rusia. Esa foto la tomó el día de la madre a su abuela de 83 años, Bertha. Ella sonríe sin ser consciente de la cámara. Tampoco sabe dónde está Rusia en el mapa, pero estando lejos de Colombia, la realizadora le escribe una carta desde el otro lado del mundo.
Una foto y su equipaje fue lo único que la realizadora llevó consigo a Rusia. Esa foto la tomó el día de la madre a su abuela de 83 años, Bertha. Ella sonríe sin ser consciente de la cámara. Tampoco sabe dónde está Rusia en el mapa, pero estando lejos de Colombia, la realizadora le escribe una carta desde el otro lado del mundo.

Por Olga Portilla Dorado

olguitaportilla@gmail.com

‘El susurro de un abedul’, es una producción colombo- Rusa, dirigida por Diana Montenegro, Comunicadora Social de la Universidad del Valle. Esta pieza es básicamente una carta que Diana le escribe a su abuela desde Rusia, en esa ‘carta audiovisual’ hay muchos sentimientos que la directora ha guardado hacia su abuela y que no le ha dicho por distintas razones, es un documental muy personal sobre un momento en la vida de esta realizadora.

“Yo decidí emprender un viaje a Rusia, porque era un país que me llamaba mucho la atención por el cine y por su cultura, además fui invitada por la Universidad de cine de Rusia para hacer un proyecto, y en ese momento yo dije qué será qué hago acá, yo no conozco el país; y la forma en la que resultó el documental fue esa, es una carta que en la distancia me permite hablar con cierta libertad, pero a la vez acercar a mi abuela a otra geografía que ella nunca iba a conocer. Es una historia muy personal”, explica Diana.

Luisa Ordóñez y Valentina Valencia, directora y productora del documental ‘Los viajes que olvidamos’, son estudiantes de Comunicación Social de la Universidad Javeriana.

foto corto 4

‘Los viajes que olvidamos’, dirigido por Luisa Ordóñez y producido por Valentina Valencia, es otro documental que narra la historia de la vereda Quebrada Nueva, ubicada al norte del Valle. Quebrada Nueva se gesta a partir de una estación del ferrocarril muy importante que pasa por la vereda, pero que cuando dejó de funcionar el tren, este lugar quedó como estancado en el tiempo.

“Fue casi como por casualidad que llegamos a hacer este corto, a mí me gusta mucho la arquitectura y lo que me empezó a llamar mucho la atención fue la arquitectura en ruinas, entonces cuando nos dijeron hagan un documental, yo me imaginaba un edificio importante en ruinas; pero fue a través de una docente que conocí el tema del tren, de las estaciones del ferrocarril y haciendo una revisión de estos lugares, Quebrada Nueva era la que más se ajustaba a las condiciones que yo quería, además la tranquilidad del lugar y la receptividad de las personas de ahí, me atrajo más”, describe Luisa.

Quebrada Nueva fue como ese amor a primera vista, de ahí que Luisa y Valentina quedaran enamoradas de esta vereda y de su gente. “El documental es narrado por Pastor Fandiño (q.e.p.d) uno de los habitantes – fundadores de la vereda, personaje arraigado a este lugar, quien fue testigo de los diferentes acontecimientos y cómo poco a poco, luego de dejar de funcionar el tren, esta localidad se fue quedando en el olvido”.

Ambas historias, fueron seleccionadas por el jurado del Festival Corto Circuito en Cali, una versión local del mismo Festival que se hace en Nueva York, y a donde –en el mes de octubre- llegarán los dos documentales realizados por estas caleñas.

Diana Montenegro García, es Comunicadora Social de la Universidad del Valle con Máster en Teoría y Práctica del Documental Creativo de la Universidad Autónoma de Barcelona.

Para Luisa Ordóñez, este es su primer documental, la primera ‘obra maestra’ de su carrera como Comunicadora Social de la Universidad Javeriana, de ahí que sea gratificante haber participado en Corto Circuito y más aún, el poder mostrar su documental en Nueva York.

“Fue muy chévere llegar a esta muestra, porque generalmente lo que pasa con este formato de corto es que como no hay espacios de difusión, no hay donde mostrarlos al público, que es como lo que realmente importa, entonces el trabajo queda ahí; por eso estábamos muy emocionadas de que lo seleccionaran entre tantos trabajos y más cuando nos dijeron que era uno de los tres documentales que se presentaría en el Festival de Nueva York; es que no lo esperábamos, estaba muy reñida la competencia”, señaló Luisa.

Por su parte, Diana Montenegro, Comunicadora Social de la Universidad del Valle con Máster en Teoría y Práctica del Documental Creativo de la Universidad Autónoma de Barcelona; ha realizado varios productos audiovisuales y ha ganado varios premios, becas y reconocimientos a nivel local, nacional y regional.

Su primer cortometraje ‘Sin decir nada’ lo estrenó en 2007, con el que obtuvo varios reconocimientos, entre ellos el Premio India Catalina de Nuevos creadores en el Festival Internacional de Cine de Cartagena (2008), el Premio del Público y el Premio a la Excelencia del Festival de Video de Tokyo (2009), entre otros.

“Era la primera vez que yo presentaba ‘El susurro de un abedul’ acá en Cali y la respuesta fue muy positiva pues todos tenemos una abuela, y todos se vieron identificados con el documental, pues de una u otra forma representaba a la abuela de cada uno”, expresó Diana.

Finalmente, la realizadora manifestó que a pesar de que ya ha tenido un recorrido internacionalmente, Nueva York representa una gran referencia en el mundo para muchas cosas; “siempre será una grandiosa ventana para mostrar una película, siempre será una gran plaza para mostrar los proyectos y particularmente Corto Circuito porque es un festival que acoge muchos espectadores latinos, además que su énfasis es resaltar el talento de la comunidad latina”.

Corto Circuito Cali, la ventana para los realizadores del Pacífico

‘Corto Circuito, el Festival de Cortos latinos de Nueva York en Cali´, es una versión regional del Festival que tiene el mismo nombre, pero que se lleva a cabo cada año en la ‘capital del mundo’. Desde hace 13 años, en Nueva York se realiza esta muestra audiovisual de piezas hechas por latinos, con el objetivo de resaltar el talento de los realizadores que desde diferentes visiones cuentan distintas realidades de su país, su región o su ciudad.

“Corto Circuito ha abierto una nueva puerta para conocer lo último en creación audiovisual en el mundo, uno de los objetivos de mayor interés en el concepto mismo del Festival en Nueva York, es contribuir a la formación de públicos como una tarea que no se improvisa y que requiere entender a quiénes van dirigidas cada actividad, y evaluar las mejores formas de llegar a esas audiencias para seducirlas”, expresaron Isabella Prieto y  Carlos Augusto Albán, directores ejecutivos en Cali.

Corto Circuito Cali se ha convertido en una excelente vitrina para que realizadores de la región den a conocer sus producciones, además que ya ocupa un lugar muy importante en la agenda cultural de esta ciudad y se consolida como uno de los Festivales a los que los realizadores del suroccidente colombiano le apuestan para participar.

En esta ocasión, el Museo la Tertulia de la capital del Valle, tuvo lleno total durante los 4 días de Cinemateca, hubo 6 funciones: incluida una para toda la familia y otra para el talento regional (en la que se presentó Mama el documental hecho por payaneses); participaron 46 cortos de realizadores de 17 países, premiados internacionalmente; participaron 9 directores del Valle del Cauca y la región Pacífico (entre ellos uno de Popayán), también se llevaron a cabo 2 exposiciones de arte paralelas al Festival, y se estima que alrededor de 2.000 espectadores lograron disfrutar de estas nuevas propuestas cinematográficas.


“Siempre tendemos a mirar lo de afuera, a amar lo de afuera, pero pocas veces nos dejamos enamorar por lo nuestro. Corto Circuito se tomó la tarea y se planteó el sueño de exaltar el trabajo de realizadores vallecaucanos y del Pacífico, y eso hace que sea realmente único”,  Diana Montenegro, directora del corto El susurro de un abedul.

Comments are closed.