Las cosas por su nombre

0

Por Camila Zuluaga

@ZuluagaCamila

 

El ex alcalde de Bogotá Antanas Mockus lanzó esta semana la propuesta de convocar una marcha por la vida, en la que se invita a los ciudadanos de todas las tendencias políticas a manifestarse en contra de que nos matemos los unos a los otros. En esa coyuntura el profesor Mockus hace un especial llamado al ex presidente Uribe y al senador Iván Cepeda, reconocidos enemigos de la política que representan esos dos extremos que hoy polarizan al país; para que el próximo cuatro de febrero se movilicen por una misma causa.

El primero en  responder fue el senador Iván Cepeda, manifestó estar dispuesto a marchar pero en fecha distinta al cuatro de febrero, proponiendo el nueve de Abril  como día de la movilización por ser la fecha en la que celebra el día nacional de las víctimas.

Por su parte el senador  Uribe se pronunció de manera etérea, como ya es habitual; dejando la confusión de si estaría dispuesto a ser parte de la iniciativa. Sin embargo ya son muchos sus seguidores  los que han empezado a manifestar, de manera algo delirante, que la idea de esta movilización es defender a las Farc, lo que lleva a pensar que el presidente no marchará.

La convocatoria e intención de Antanas Mockus dista mucho de ser una apología a la guerrilla como han querido hacer creer algunos uribistas, pero tiene un descomunal error:  ha sido venida con mentiras. El propósito de la marcha a todas luces es apoyar el proceso de paz y lograr una reconciliación entre sectores que hoy están en oposición.

Es una intención loable la del profesor Mockus querer ser el artífice de aquel apretón de manos que  todos quisiéramos ver en Colombia, lo lamentable es que no lo exprese de manera clara y llamando las cosas por su nombre. Utiliza Mockus una estrategia audaz, no cabe duda, pues ¿quién se negaría realmente a marchar y a defender la vida de sus compatriotas? Sin embargo, en un país tan dividido como el nuestro,  pocos se tragan el cuento de que esta es una marcha por la vida y no realmente una marcha para unirnos en torno al proceso de paz y reconciliarnos alrededor de eso.

A pesar de creer estar haciendo una jugada muy astuta, creo que el ex alcalde se equivoca. Si convocara la marcha anunciando y contando los verdaderos propósitos, estoy segura que serían muchos los colombianos, incluyéndome,  los que estarían dispuestos a salir a la calle. Así lo demostraron las elecciones presidenciales. Muchos queremos y creemos en la paz negociada, por eso no era necesario engañar con el nombre y motivación de la convocatoria.

En este sentido no se nos  pueden olvidar aquellas reuniones entre antiguos contrincantes políticos como lo fueron Mockus y Santos, hablando de cómo el actual presidente le endilgaría la tarea a quien antes criticaba, de lograr acercar y convencer a la oposición de la importancia de trabajar juntos como un frente común por el éxito del proceso. Es decir, si bien el profesor Mockus tiene una buena intención, sería de niños pensar que esta no fue concertada y planeada con le gobierno.

Llamemos a las cosas como son, marchemos por la paz y porque queremos vivir en un país en donde no nos matemos los unos con los otros, porque queremos reconciliemos con aquellos colombianos que llevamos años llamando enemigos. Que se convoque a las calles sin mentiras, así podremos saber realmente que tan dispuestos  estamos a respaldar el proceso.

Es una convocatoria importante, en un momento crucial. Será como una encuesta gigante que nos dirá si realmente Colombia quiere firmar la paz, hacer concesiones, pasar la pagina de la guerra, a pesar de los sacrificios que esto conlleva, y empezar a escribir una nueva, todos unidos por primera vez.  Esto se logrará si hablan con la verdad, si son claros con las ciudadanía y convocan en nombre de lo que es su verdadera intención; no con artimañas lingüísticas que parecen audaces pero que al final terminaran malogrado lo que puede ser una gran oportunidad: ¡Que se marche por la paz!

Comments are closed.