Las Farc sí tienen secuestrados

0
“Están hablando de paz, pero nosotros, las víctimas del conflicto en Colombia, no tenemos paz sin nuestros seres queridos. Nosotros queremos comprobar que sí tienen secuestrados y que no puede haber mesa de diálogo hasta que entreguen a civiles y militares”: Blanca Flórez, portavoz de la organización Por los que faltan. Imagen cortesía unisabana.edu.co

Las Fuerzas Armadas Revolucionarias dijeron que aún tenían encadenados a soldados y policías, pero luego se retractaron. Activistas y familiares de las víctimas exigen la libertad de sus seres queridos y participación en las mesas de diálogo con la guerrilla.    

Cuando recientemente Sandra Ramírez, negociadora de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, Farc, anunció que ese grupo subversivo quiere canjear prisioneros de guerra por guerrilleros recluidos en las cárceles de Colombia, se reavivó en el país el debate sobre el acuerdo humanitario.

Aunque Ramírez aseguró que las Farc conservan en su poder a soldados y policías, Rodrigo Granda, canciller del grupo subversivo, salió a desmentirla inmediatamente y aseveró que pueden garantizarle a los colombianos que no tienen prisioneros de guerra.

Sin embargo, activistas y víctimas del conflicto piensan que el grupo subversivo miente rotundamente.

Zamira Díaz, hermana de Oswaldo Díaz Cifuentes, exconcejal de Palmira, raptado en 2001 por las Farc, se pregunta por qué esa guerrilla se atreve a decir que no tiene secuestrados, mientras su hermano no regresa a la libertad.

“Mi hermano fue secuestrado en la finca La Recocha, en el corregimiento La Quisquina,  de Palmira, el 15 de octubre de 2001. Llegaron hombres con botas pantaneras y armados, en un camioneta Vitara blanca. Dos de los hombres se dirigieron a una cocina de leña donde estaba  él. Otros hombres encerraron a su hijo y a otros dos niños en una habitación”, recuerda Zamira.

 Mi sobrino vio cuando se llevaron a su papá agarrándolo de los brazos. Los secuestradores después llamaron a la casa y se identificaron como integrantes del Sexto Frente de las Farc. Pedían 2.000 millones de pesos. Luego siguieron comunicándose, presionándonos, pero nosotros no tenemos dinero y lo que tenía mi hermano quedó congelado, no se puede vender ni nada. La finca y la casa de él tampoco sumaban la plata que nos pedían”, relata.

Zamira revela que en septiembre de 2002 unos periodistas franceses le entregaron al Noticiero 90 Minutos, de Telepacífico, un video en el que Pablo Catatumbo afirma que tienen retenido al exconcejal Oswaldo Díaz Cifuentes.

“Mi hermano era político. Fue concejal en Palmira en dos oportunidades y cuando lo secuestraron estaba lanzándose a la precandidatura para la Alcaldía de Palmira. ¿Ahora cómo dicen que no tienen secuestrados, si ellos mismos en el video confirman que tienen a mi hermano?”, cuestiona Zamira.

La angustia de esos 11 años ha demolido física y psíquicamente a los seres queridos de Oswaldo Díaz Cifuentes. “Para mí mamá ha sido horrible toda esta tensión. Toda la familia ha estado afectada. Se nos han disparado enfermedades que de pronto se apresuraron por esta incertidumbre. A mi mamá se la disparó la artritis y a mí, la diabetes”, expresa su hermana.

El exconcejal Díaz Cifuentes tiene dos hijos que se encuentran asilados en otros países. Uno de sus hermanos, que trabajaba como su asistente, también debió exiliarse por amenazas contra su vida y su libertad.

“Si dicen que no tienen secuestrados, ¿qué hicieron con mi hermano?”, pregunta Zamira, la hermana del exconcejal Díaz Cifuentes. “Pedimos que den alguna razón después de 11 años de incertidumbre. Si está muerto, por lo menos que nos dejen enterrar el dolor y no seguir con esta zozobra”.

Otra víctima del secuestro en el Valle que lleva más de diez años retenido en la selva por las Farc es Alexánder Bayona, estudiante de Ingeniería Ambiental a quien esa guerrilla le arrebató la libertad el 10 de marzo del año 2000 también en Palmira, mientras realizaba una investigación en la zona rural de dicho municipio.

Su padre, Vladimir Bayona, le ha dicho a los medios que hay cientos de personas retenidas por las Farc que han sido olvidadas por la sociedad y reclama a los guerrilleros que le aclaren a él y a los familiares de los otros secuestrados si ellos están vivos o si fueron desaparecidos.

“La mesa de negociación está coja”

Blanca Flórez, portavoz de la organización Por los que faltan, dedicada a alentar desde Bogotá la lucha por la libertad de los secuestrados, guarda en su agenda decenas y decenas de teléfonos de colombianos cuyos seres queridos aún no regresan de la selva: soldados, policías y civiles de diversas profesiones que las Farc no quieren devolverles… Ver más

Comments are closed.