Las regiones y el posconflicto

0

Históricamente Colombia ha exhibido un modelo de gestión centralizado y aunque la constitución de 1991 tuvo un espíritu descentralizador, realmente fue tímida para dar el timonazo hacia ello, por eso aún estamos lejos de ser una nación descentralizada; precisando eso sí, que no estamos hablando de un esquema de republiquetas irresponsables con nuestra unidad como nación, pero si de un modelo de gestión fiscal y administrativo capaz e inducir y soportar el desarrollo y el crecimiento regional a partir de la descentralización.

Observando las acciones contempladas en el posconflicto, se acierta al crear el esquema de los planes de desarrollo con enfoque territorial-PDET, ya que a partir de consensos en cada uno de los 16 PDET que se han contemplado, se buscará diseñar y ejecutar lo que siempre se debió hacer que es, buscar un desarrollo regional integral, pero bienvenido esto y no importa que haya sido un poco tarde, sobre todo porque va reflejando las bondades del acuerdo de paz con la Farc, que le debe servir a los escépticos para que vayan equilibrando su percepción sobre este proceso.

Concomitante con lo anterior, llego la hora de que los actores locales también hagamos una pausa reflexiva en el  tránsito por nuestra propia historia, porque no podemos esperar cambios si seguimos haciendo lo mismo, y que es lo mismo?, Pensar que a punta solo de quejas y reclamos (validos por cierto) se van a arreglar los problemas que nos han aquejados por siempre. NO, es la hora de asumir un liderazgo local recio, coherente y democráticamente agresivo, ser mas propositivos, innovadores, audaces y valientes para enfrentar las dificultades que muy seguramente se encontrarán en este camino. Esta nueva actitud, complementará y/o forzará al gobierno nacional para el diseño e implementación de nuevas políticas, estrategias y acciones que realmente respondan a los retos que nos plantea el posconflicto y la paz.

Pero lo expresado tampoco tendrá sentido, si el gobierno nacional no se sintoniza con un hecho cierto, SOMOS UN PAIS DE REGIONES y esto se traduce en que las características geográficas, ambientales, culturales, sociales, económicas y sobre todo los problemas de violencia NO son los mismos; por lo tanto los desafíos NO son los mismos y las políticas entonces deben ser diferenciadas para que armonicen con éxito el mapa variopinto que es nuestra amada Colombia. Por ejemplo, no es posible que le exijan a municipios como Barbacoas, Sipi, López de Micay, Cerete, Curumani, en fin todos los de estas características y de categorías quinta y sexta, que para ser sujetos de planes de vivienda deban tener ya los sistemas de acueductos y alcantarillados listos, por favor! Ni un municipio portuario de primera línea como Buenaventura lo tiene. En estas lógicas nos estamos condenando entonces a vivir en  dos o tres Colombias en términos de políticas y desarrollo. Aprovechemos entonces al posconflicto y la paz para reinventar lo reinventable, de manera que podamos mejorar lo mejorable y así cambiar también lo cambiable para hacer de Colombia el país justo, igualitario, descentralizado y sobre todo en disfrute pleno de la democracia. OSCAR GAMBOA ZUÑIGA

oscargamboaz1@hotmail.com /@Osgazu

Comments are closed.