“Las víctimas son los campesinos y los campesinos en esta sociedad son ciudadanos de segunda”: Carlos Moreno

0

Entrevista con el director de Guerras Ajenas, el trabajo que abre las discusión en torno al uso del glifostao. Este es el primer trabajo de HBO con Colombia.

Por Jaír Villano

@VillanoJair

El director de ‘Perro come Perro’ dice que la sociedad colombiana padece mucha desinformación en todo lo relacionado al conflicto armado. No se equivoca: en tiempos de polarización política y de disyuntivas mediáticas es difícil que el habitante corriente logre aprehender que detrás de cada titular, adjetivo y ademán hay un interés económico y, por ende, político.

La forma en que se ha abordado la lucha contra las drogas es muestra de ello. La celebración del Plan Colombia no llegó con reflexiones en torno a qué tan lesivas son las ganancias de estos aportes contra la guerra. Como ya es habitual, la genuflexión frente al poder dejó por fuera punto controversiales, como lo es el uso del glifosato.

Y es que según la Organización Mundial de Salud, el uso de este pesticida puede ser letal para animales y seres humanos, en efecto, los conflictos socioambientales que se han detonado a partir de las aspersiones aéreas están a la vuelta de la esquina y, sin embargo, hay quienes se niegan a que se prohíba el uso del pesticida; pese a que Colombia ha sido víctima de su propio invento, y para ello baste recordar la demanda que interpuso Ecuador en 2006.

Guerras Ajenas, el documental de Carlos Moreno, reconocido por películas como ‘Todos tus muertos’, ‘¡Que viva la música!’ y otras producciones, vuelve a poner en controversia la conveniencia o no del uso del herbicida que sigue llenando las arcas de Mon Santo.

Es la primera producción colombiana financiada por HBO, el 13 de junio fue su estreno continental. Hablamos con el director, quien reveló que el trabajo es una manera de suplir el vacío informativo de los medios.

JV: ¿Por qué hablar del glifosato? ¿Qué lo inclinó a presentar esta problemática?

CM: Como parte del Plan Colombia, las fumigaciones con glifosato han afectado un montón de personas, sobre todo campesinos. En la sociedad hay una gran desinformación alrededor de esto y en todo lo relacionado al conflicto armado, de modo que la idea era ir aclarando la desinformación.

JV: El nombre del documental, Guerras ajenas, es coherente con lo que dicen algunos de los campesinos, los más afectados por las fumigaciones del pesticida, ¿era esa la intención o quizá una manera de criticar la política antidroga orquestada desde Washington?

CM: El documental está centrado en las víctimas, los que más ponen muertos en la guerra son los campesinos, quienes además están en fuego cruzado, por eso el documental se llama Guerras ajenas, porque ellos están ahí sin quererlo.

El trabajo fue tan riguroso, que se hicieron más de 30 entrevistas. El uso de voces a favor y en contra hacen del documental una producción veraz.
El trabajo fue tan riguroso, que se hicieron más de 30 entrevistas. El uso de voces a favor y en contra hacen del documental una producción veraz.

JV: El trabajo vuelve a poner sobre la palestra una problemática latente, esto por medio de diversos testimonios, desde los que se niegan al uso de este pesticida hasta lo que dicen que es la manera más efectiva, para Carlos Moreno ¿quién tiene la razón?

CM: Yo creo que contra las drogas ha sido un fracaso. Para mí debería impedirse que se use el glifosato para acabar con los cultivos y, por otro lado, debe irse pensando en otra solución porque la lucha contra el narcotráfico ha generado más corrupción.

JV:Los conflictos socioambientales que ha suscitado el uso del pesticida están a la vuelta de la esquina, la OMS lo ha establecido; sin embargo, es curioso ver que figuras públicas como el procurador Ordóñez y el exministro Pinzón nieguen esa realidad. ¿A qué cree que obedece la posición de los que niegan las consecuencias de este pesticida?

CM: Yo creo que principalmente hay una comodidad con este tipo de operaciones, comodidad en el sentido en que simplemente se riega glifosato y ya. Aparentemente este pesticida trae muchos beneficios, pero ese argumento se cae cuando se ven los daños sociales y ambientales. En últimas, esas posiciones son políticas. El documental revela los daños, pero es innegable que el glifosato ha ayudado a ampliar la frontera agrícola y ganadera de Colombia y a sus propietarios latifundistas. Las personas que se oponen simpatizan con ellos, eso es una reflexión que se puede sacar.  Y en el gobierno de Estados Unidos es el más tranquilo, pues ellos no tienen velas en este entierro, para ellos usar el pesticida desde el aire es conveniente porque ellos son los que lo comercializan, es decir, Estados Unidos fomenta una operación de la cual ellos son benefactores económicos.

JV: Un elemento importante del trabajo es que le da voz a los afectados, ¿por qué cree que es importante dejar que sean las víctimas las que tomen la palabra?

CM: Esencialmente porque las víctimas nunca han tenido voz en esto. Nosotros en un principio intentamos que todo el documental estuviera basado solamente en las víctimas, pero el debate que hay alrededor es muy amplio, entonces fue imposible dejarlo todo alrededor de ellas. Las víctimas son los campesinos y los campesinos en esta sociedad son ciudadanos de segunda, por eso es importante rescatar su voz. 

JV: ¿Pero por qué dice que era imposible hacerlo con las víctimas?  Hay trabajos que lo han hecho.

CM: En algún momento lo pensamos, pero para equilibrar el debate se necesitaban todos los puntos de vista. La contextualización del problema y ampliarlo históricamente era necesario. Todas las cifras y las aseveraciones parten de una investigación previa; desde un asunto testimonial no hubiéramos podido tener este tipo de documental.

JV: Hasta antes de este trabajo, usted venía presentando proyectos cinematográficos, algunos de ellos con inquietudes sociales, ¿Cómo surge la idea del documental?

CM: Realmente, yo me formé en el documental. La tradición académica mía, en la Universidad del Valle, es audiovisual con énfasis documental. Yo sí había trabajado en este formato antes, siempre me ha interesado.

l caleño Carlos Moreno dice que a pesar de que su reconocimiento ha sido por la ficción, él siempre ha tenido un romance con el formato documental.
El caleño Carlos Moreno dice que a pesar de que su reconocimiento ha sido por la ficción, él siempre ha tenido un romance con el formato documental.

JV: ¿Le resultó difícil pasar de la ficción al formato del documental?

CM: No fue problemática, en mi ADN tengo más de documental que de ficción; aunque, claro, el reconocimiento ha venido por las películas.

JV: Las producciones documentales y de ficción de esta generación de cineastas se han caracterizado por narrar las problemáticas del país ¿cree que eso es una coincidencia o que hace parte de la transición sociohistórica que está apunto de atravesar Colombia?

CM: Yo creo que en Colombia siempre ha habido una inquietud social, precisamente porque hemos vivido en un conflicto muy largo. La temática social siempre va a estar allí. Lo de la coincidencia puede ser, pero realmente no son muchas, la mayoría de las producciones colombianas tienen contenido de entretenimiento. El cine que aborda la temática social es escaso.

JV: Guerras ajenas es la primer proyecto de HBO en Colombia ¿Cómo fue la experiencia de trabajar con ellos?

CM: La experiencia fue muy importante para mí y espero que para ellos, la exigencia y la permanente atención, teníamos muy en cuenta que estábamos hablando en un tono internacional y eso, de algunas manera, te exige cierto rigor técnico y narrativo.   Con HBO quería trabajar hace tiempo, la coyuntura fue este documental.

JV: ¿Qué espera Carlos Moreno con Guerras Ajenas?

CM: Yo espero que haya una reflexión profunda. Que no nos quedemos con la mera información periodística, que sepamos que detrás de todos los conflictos hay grandes controversias.

 

Comments are closed.