¿Legislando para Vargas?

0

Camila-ZuluagaPor Camila Zuluaga

@ZuluagaCamila

 

La reforma de equilibrio de poderes de la que tanto se ha hablado en el país y que fue aprobada en segundo debate en plenaria del senado el jueves de esta semana, tiene una cantidad de detalles tras bambalinas que dejan ver como en este país se legisla pensando en nombres propios.

Un ejemplo claro de la forma en que los hilos del poder se mueven para favorecer a unos o a otros  es lo sucedido con el articulito para eliminar la reelección, motivación principal del proyecto de ley presentado por el gobierno.  La idea original de eliminar la reelección aprobada en el 2004 para permitirle al ex presidente Uribe reelegirse, era volver al texto que escribieron los constituyentes del 91:

“Para ser elegido Vicepresidente se requieren las mismas calidades que para ser Presidente de la República. El vicepresidente no podrá ser elegido Presidente de la República, ni Vicepresidente para el periodo inmediatamente siguiente”

Por supuesto volver al texto original de la carta magna dejaría sin posibilidades al hoy vicepresidente ejecutivo de tres carteras ministeriales, de poder aspirar en el 2018 al primer cargo del país.  En el momento en el que se dieron cuenta de dicha posibilidad, el súper ministro de la presidencia, Néstor Humberto Martínez, quien abiertamente ha confesado estar en el Congreso haciendo gestiones con los legisladores en nombre del partido Cambio Radical, pidió cambiar dicha intensión; por  tal razón, se pusieron de acuerdo en que se iba a otorgar al vicepresidente la posibilidad de aspirar a la presidencia si renunciaba un año antes.  Por supuesto esto no le mata mucho al súper vicepresidente, pero ¿entre un año y no tener la posibilidad de aspirar?, ya sabemos la decisión.  Todo demuestra que aquí se legisla pensando en algunos y eso no debería ser; las normas son para el país y no para los personajes.

Claro que al consultar al gobierno al respecto, está el manejo hábil del súper ministro Néstor Humberto Martínez que, al responder, no acepta que esto hubiere sido así; según él, esto nunca se pensó. ¿De verdad  piensan que los ciudadanos  creemos que el calculador Vargas Lleras y su súper amigo,  el hoy omnipresente Martínez, no se fijaron con  completo detalle de lo que pudiera afectar sus aspiraciones futuras? Ya estamos acostumbrados a que nos crean brutos, pero de verdad, ¡tanto tampoco!

Hay quienes dicen en favor de Vargas, que esto nunca se pensó, que realmente la discusión siempre estuvo alrededor de la reelección presidencial y que la norma para el vicepresidente ni siquiera se había contemplado.  Si esto realmente fuere así, ¿Cuál sería la norma que quedaría cobijando a los vicepresidentes? ¿El articulo 204 escrito en el 91 o el del 2004? Si fuera ese, ¿por qué razón si se reversa lo que afecta al presidente y no al vicepresidente?

El equilibrio de poderes se plantea porque el gobierno ve la balanza inclinada más hacía un lado que hacia el otro, y se debe corregir. ¿Será que no piensan que al darle súper poderes al vicepresidente y permitirle reelegirse, así tenga que renunciar un año antes, sigue siendo ventajoso para él frente a los otros candidatos que decidan aspirar?

Esta bien que los acuerdos políticos entre el presidente Juan Manuel Santos y Germán Vargas Lleras, para tener una candidatura unificada en el 2014 y poder ganar las elecciones, haya sido otorgarle cierto poder dentro del ejecutivo; pero lo que realmente es inconcebible es que las normas se hagan para sembrarle el camino y adjudicarle la presidencia por ocho años.

El discurso de este gobierno de decidir acabar la reelección es demagógico, primero porque Santos decide acabarla cuando él ya tuvo la oportunidad y segundo porque Vargas, quien está actualmente gobernando, pues tiene tres ministerios bajo su control, le esta garantizando todo para que sea elegido en el próximo periodo, estando así siente años al mando. ¡Muy bonito como se legisla en Colombia, legislando para Vargas!

Una cosa más: Hoy cuando Sur América está volcado hacia la izquierda, ideológicamente hablando ¿Cuáles serán los efectos para la región si el próximo 26 de Diciembre el derechista Aecio Neves gana las elecciones en Brasil?

Comments are closed.