Libro Negro

0

LibroEl libro de Dana Silos recorre las avenidas de la megalópolis y se detiene ante la vitrina donde desnudos maniquíes en su rígida materia vestirán los atuendos de la fama y el deseo de lucir de  divas  en la jerarquía de la notoriedad mientras cerca, en uno de los edificios inteligentes  donde la tecnología en su magnificencia reta el pasado y el futuro de la inteligencia humana, los ojos de un hipopótamo desde el mármol esculpido traído de carrara, sugieren la metálica falsación del sentido  y en las pantallas gigantes un gol del narcotráfico celebra la impunidad de sus crímenes.

En Oriente los rostros de la guerra desfiguran al mundo y los aviones no tripulados borran de la faz de la tierra ciudades milenarias…

En el piso mil uno la cúpula mayor del Poder Irrestricto coordina  la apertura de un banco de órganos humanos y la señora Dubái fuma su pipa de cristal en la ventana virtual de adictivo pasatiempo y reconoce, en la interioridad de su maratónica conciencia, el resultado de ser la heredera del Imperio de La Muerte.

Malina,  su hija mayor, aparece entre nebulosa irrealidad desde el centro del universo donde Cia.Ltda. Interplanetaria negocio familiar de la poderosa familia de los Al-Moharzi dice:

-Madre, el silencio de los espacios me aterrorizan y a pesar de las burbujas intergalácticas construidas por nuestros científicos donde matemática y numérica de irracionales aún nos asombra, un hueco de oscura materia e indescifrable contenido ha devorado a los últimos turistas del espacio y, según los acuerdos “Accidentes  e Imponderables”, no debe ser publicado por ningún medio.

– Deja la fóbica resonancia que produce el infinito; recuerda que eres la hija del polvo del cometa y la adaptativa sincronía molecular de los estados primitivos toma tiempo…

Un gesto, y la figura de Malina desaparece.

Iluminadas pantallas donde lectores multifacéticos leen los reportes de las inteligencias programadas, el texto escrito en la Colombia de ayer, hoy incorporada al nuevo ordenamiento terrenal llamado Satélite de la Esquina Norte-Sur del Meridiano ” E “, La ficción en síntesis mayor de la nombrada escritora narra:

“Antónima cerró la puerta tras de sí y sin saberlo se perdió en la noche…
Una de las Carolinas del Jet set noticioso abandona el  Centro Global de Implantes y los ahora sus ojos sé contamina en los avenidas de la megalópolis…”

-Necesito el total de los Órganos traídos del sur, ordena la señora Dubái.

-Un millón trescientos veinticuatro mil la tarde de ayer, reporta el sonido.

No es el Mundo feliz de Huxley ni la vuelta al mismo. Es el sustantivo  tomado de la imagen y la imaginación con realismo futurista en la mañana lluviosa de un día cualquiera…

Por Patricia Suárez

Comments are closed.