Lo bueno de la guerra contra el Perú

0

alfonso otoyaPor Alfonso Otoya

@AlfonsoOtoya

 

En 1919 el entonces presidente de Colombia Marco Fidel Suarez sancionó la ley 126 en la cual se creaba la Fuerza Aérea Colombiana y a la vez la escuela militar de aviación que luego llevaría su nombre. La escuela de aviación tuvo operación inicialmente en el municipio de Madrid, Cundinamarca y posteriormente en 1933 con ocasión de la guerra contra el Perú la escuela trasladó su operación al lugar que desde entonces ha ocupado, Cali.

La Escuela de Aviación Marco Fidel Suarez ha acompañado el desarrollo de nuestra ciudad durante su historia reciente y ha sido protagonista de la realidad cotidiana para muchos caleños. Participó activamente en las inauguraciones de los Juegos Panamericanos y los World Games, y lo más importante, brinda seguridad y educación a muchos caleños y colombianos.

La base también ha traído desarrollo a la ciudad. Es un dinamizador de la economía no sólo por los servicios que demanda sino porque forma a colombianos en las últimas técnicas aéreas en operación y mantenimiento de equipos aéreos. La presencia de la base en nuestra ciudad ha permitido el desarrollo de una industria aeronáutica dentro de la cual se destacan cuatro compañías fabricantes de aviones ultralivianos, que cada día se posicionan como una industria naciente con posibilidades reales de competir en el marco mundial. Hoy empresas como la brasilera Embraer estudian la posibilidad de construir una de sus plantas en nuestra ciudad para la construcción de cabinas de sus aviones KC-390.

En algún momento se propuso el traslado de la base y la utilización de los terrenos para un gran parque. Esta idea aunque en principio inofensiva, en realidad cercena un patrimonio de ciudad importantísimo y desconoce realidades que hacen que esta sea descabellada. A nadie se le ocurriría pedir el traslado de la Universidad del Valle o del Hospital Departamental para construir parques en los lugares donde funcionan esas emblemáticas instituciones. Pues bien, igual ocurre  con la Marco Fidel Suarez que cumple con dos tareas estratégicas. La primera, educar a los futuros cadetes que desde los cielos protegerán nuestra patria y democracia, a cargo de la EMAVI hoy liderada por el Coronel Luis Fernando Amaya. La segunda, garantizar la seguridad en el suroccidente colombiano, frente a enemigos nacionales o extranjeros, a cargo del CACOM 7 comandado por el Coronel Sergio Hernando Suarez Vargas.

En lugar de pensar en sacar la base lo que debemos hacer es analizar como la podemos usar mejor para beneficio de todos. El proyecto Aéreo Ciudad Pacifico plantea  la alternativa de mantener la EMAVI, o mejor el componente educativo de la base Marco Fidel Suarez, y trasladar el componente de operaciones al aeropuerto Alfonso Bonilla Aragón. Al tener la base con destinación exclusiva en educación permitiría ampliar sus programas, mejorar las instalaciones físicas en beneficio de los cadetes y desarrollar el ambicioso programa de expansión y remodelación que tienen planeado con motivo de la conmemoración de los 100 años de existencia de la Fuerza Aérea. A su vez, al trasladar las operaciones militares al Bonilla Aragón se permitiría la construcción de la segunda pista de este aeropuerto de 4 kilómetros de longitud. Esto no sólo  haría factible vuelos comerciales Cali-Shanghái con lo cual nuestra región ganaría  competitividad, siendo la única en Sur América en poder hacer este trayecto sin escalas, pero a su vez la Fuerza Aérea  también ganaría eficiencia al poder tener una pista más larga que permita mayor autonomía de vuelo a las aeronaves y  por ende mayor tiempo de operación.

En el colegio nos enseñan en la clase de historia los acontecimientos de la guerra contra el Perú de 1933, nos resaltan el territorio que perdió Colombia por defender Leticia, pero nunca nos mencionan la joya que gano Santiago de Cali  al haberse producido el trasladado de la escuela de aviación Marco Fidel Suarez. Hoy tenemos como caleños que defenderla para que permanezca en nuestra ciudad y continúe dinamizando nuestro desarrollo.

Comments are closed.