Los 5 lugares del transporte ilegal en el sur de Cali

0

 

La falta de eficiencia del transporte masivo, MÍO, ha suscitado que transeúntes opten por otro tipo de medio de desplazamiento. En la mayoría de los casos, se trata de personas que no cuentan con las normas básicas de seguridad y que suplen la labor de un medio de transporte que sigue sin suplir las necesidades de los caleños

Por Diego Aguirre

 Se estima que en el sector del sur de Cali hay más de 300 carros particulares dedicados al transporte ilegal. “Cifra no exacta, debido a que día a día son cada vez más los vehículos que se suman a esta práctica”, asegura uno de los guardas de tránsito que labora en este sector y que prefirió omitir su nombre.

En Cali, existen 5 puntos estratégicos en donde las personas pueden abordar este tipo de transporte. Debido a las múltiples quejas que presentan los ciudadanos por la demora en los buses del sistema de transporte público MIO, se han visto en la necesidad de optar por otras alternativas para desplazarse de manera rápida y eficiente hasta sus destinos.

Los puntos ilegales, como se les conoce, son: calle 25 con carrera 98b, en el barrio Valle del Lili; carrera 100 # 16 – 66, Estación Universidades; carrera 98ª, entre Coca-Cola y el Centro comercial Jardín Plaza; calle 11 con carrera 100, en Unicentro, y calle 94 # 4D-49, Estación del MIO Meléndez.

Estos carros transitan más en la zona sur que en la zona norte, debido a la gran cantidad de personas que se transportan hasta sus lugares de trabajo y estudio, principalmente. Optando por abordar estos vehículos, que en muchas ocasiones no cuentan con revisión tecnomecánica, ni seguro obligatorio. Por lo cual sus conductores se arriesgan a ser detenidos por los guardias de tránsito y tener que pagar alrededor $689.454 en multas.

En la calle 25 con carrera 98b, en el barrio Valle del Lili, al lado de La 14, se pueden evidenciar entre cinco y ocho vehículos estacionados en la vía, esperando quienes los abordan. Esta es una de las vías más concurridas de este sector porque se ven personas que esperan este servicio ordenadamente, en una fila, para poder usar este transporte. En este punto, incluso, hay una operadora del sistema de radio Avantel que utilizan estos carros para comunicarse e indicar en que parte se encuentran los guardas de tránsito en las vías, como se constató.

Los llamados 'piratas' están ubicados a lado de estaciones, como en la de Meléndez, calle 94 # 4D-49.
Los llamados ‘piratas’ están ubicados a lado de estaciones, como en la de Meléndez, calle 94 # 4D-49.

Al igual que en la carrera 100 # 16 – 66, al frente de la Estación Universidades, donde más de 75 mil personas se mueven en un día, se ven carros modelos antiguos que prestan el servicio de viajar a Jamundí y sus alrededores. Muchos de estos se pueden observar especialmente en las hora pico, quienes realizan este trabajo, lo hacen pese a que los guardas de tránsito se ubican, a esas horas, en el semáforo de la calle 16, en la esquina del centro comercial Jardín Plaza.

Otro de estos lugares es la carrera 98a, en donde muchas personas convergen para abordar estos carros. Pese a la regulación realizada por los guardas de tránsito, este es otro de los lugares preferidos en la zona, entre las 4 y 6 de la tarde.

Otro punto es el de la calle 11 con carrera 100, frente Unicentro, en donde las personas abordan este medio de transporte informal para dirigirse al sector de La Buitrera. En este lugar se pueden encontrar alrededor de 4 a 6 personas esperando a que llegue algún carro, que por lo general no son tan constantes como en los otros puntos de la ciudad, ya que pasa uno cada 7 minutos.

Cerca de allí, a medio kilómetro, en la carrera 94 # 4D-49, al lado de la estación del MIO Meléndez, hay también transporte pirata. Sin embargo, lo que prevalece son las motos que se dedican a esta labor. Al llegar al lugar, no pasa ni un minuto sin ser ofrecido este servicio. A esta zona arriban entre 5 y 8 motos las cuales por cada viaje cobran $1.500 pesos. A partir de las 7 de la noche, las motos pueden ascender a 30. Incluso, son motos cuyo propietario es un solo dueño que cobra el alquiler de la moto unos $20.000 diarios.

Otra zona vulnerable: el oriente

Otro punto en donde se pueden encontrar más estos vehículos, pero en el oriente de Cali, es la calle 23 # 27, más conocido como Cuatro Esquinas. Allí, cada día, entre las 6 y 8 de la mañana se pueden presenciar pequeñas riñas entre las personas por abordar uno de estos carros.

El MIO se demora  mucho en pasar, y tras de eso uno tiene que llegar a esperar a la estación a que pase la otra ruta que pasa cada 30 minutos. Prefiero pagar $2.000 pesos y llegar rápido a mi trabajo, que tener que madrugar más y de igual forma llegar tarde”, dice Diana Zamora, una joven de 23 años que se desplaza todos los días hasta el sur de la ciudad.

Creo que con los ‘los piratas’ debe de haber un control. No está mal el servicio, pero si existiera un gremio sería mejor. Pero si lo comparamos con un taxi habría mucha desigualdad. Aunque hoy en día, hasta los taxistas están haciendo de piratas, no tengo nada en contra de ellos por prestar el servicio, simplemente qué se creen los dueños de las vías y no las respetan, en ese aspecto están mal”, sostiene Bryan Andrés Díaz, uno de los estudiantes que abordan este medio de transporte para lograr llegar hasta la universidad.

En la carrera 100 # 16 – 66 (Estación Universidades) hay vehículos que hacen recorridos hasta Jamundí .
En la carrera 100 # 16 – 66 (Estación Universidades) hay vehículos que hacen recorridos hasta Jamundí .

Según Isneldo Arteaga, quien conduce uno de estos carros, “la situación cada día está más difícil, y debemos buscar cómo llevar de comer a nuestras casas. Es por eso que siempre se trata de realizar la mayor cantidad de viajes, en el menor tiempo posible. Yo voy de sur a norte, y en ese trayecto puedo llevar entre 10 o 15 personas; algunas van hasta el norte y otras a distancias muy cortas de donde se suben al carro”.

Estos recorridos son realizados desde el centro comercial Jardín Plaza hasta  el norte de la ciudad, en frente de la estación del MIO Sameco. En donde se cobran $2.000 pesos de pasaje; es decir, por cada viaje son alrededor de $8.000 pesos o más, cuando los pasajeros hacen recorridos cortos. Para Cecilia Alvares, una de las personas que utiliza este medio hasta su lugar de trabajo, es una forma rápida aunque un poco insegura de viajar. “Uno coge estos carros y puede que sepa con quien se sube, pero uno nunca sabe quién se puede subir en el camino o que intenciones lleven los conductores”.

Lo que muestra como este sistema de transporte cada día crece más en la ciudad y pese a la gestión realizada por el tránsito y las autoridades, ha sido en vano los esfuerzos por tratar de reducirlo.

 

 

 

Comments are closed.