Los afrodescendientes que no se tienen en cuenta en el futuro de Cali

0

Dos años lleva la construcción del nuevo POT y la comunidad caleña aún sigue inconforme, no se ha tenido en cuenta a los grupos étnicos y según el concejo carece de una visión de Cali al 2026.

Según el Consejo, 64 artículos del nuevo POT no especifican el costo de los proyectos o estudios, los tiempos de ejecución o su viabilidad en términos de fuentes de financiación
Según el Consejo, 64 artículos del nuevo POT no especifican el costo de los proyectos o estudios, los tiempos de ejecución o su viabilidad en términos de fuentes de financiación

Una lucha de más de 200 años aún no termina

Al lado de las turbias y rebeldes aguas del río Cauca se encuentra el Consejo Comunitario Playa Renaciente, un asentamiento humano que se inició en el siglo XIX por esclavos traídos de África quienes habían logrado huir de las grandes haciendas de la región. Ellos encontraron en el cobijo de este importante río y la selva circundante el lugar ideal para una nueva vida.

Sus habitantes dicen que no se irán de ahí, que el río les proporciona todo lo que necesitan: trabajo, con la extracción de arena y pesca, labores que han aportado al desarrollo de la ciudad y que son base fundamental de las tradiciones de los pueblos asentados a orillas del río Cauca; el manejo y el procesamiento de la guadua, arte enseñado por los abuelos; Además de entretenimiento, con la vida al lado de las dulces aguas del afluente y las Balsadas o procesiones acuáticas que se celebran el 15 de agosto de cada año y permiten la integración y el amor.

Esta comunidad ubicada al nororiente de la ciudad de Cali, bajo el puente que conduce a Juanchito, ha sido un territorio lleno de cambios y transformaciones. Primero fue un asentamiento rural, luego un puerto fluvial, después una comunidad urbana haciendo parte del barrio Puerto Mallarino, y hoy nuevamente como sector rural, hace parte del corregimiento de Navarro. Las dinámicas históricas se han articulado a la ciudad, la mayoría de ellas vinculadas con el crecimiento de la capital del Valle, en la actualidad tiene una verdadera importancia económica, social y cultural.

Sin embargo, lleva más de 200 años de luchas. Su búsqueda ha consistido en defender el territorio y la cultura, salvar las costumbres y cuidar las tradiciones ancestrales del pueblo afrodescendiente. Las formas han sido numerosas, entre ellas el uso de las herramientas que permite la ley: primero como junta de ciudadanos y posteriormente como Consejo Comunitario.

No obstante, Playa Renaciente aún sigue olvidada, no se ha tenido en cuenta para el desarrollo y la construcción del Plan de Ordenamiento Territorial (POT) que regirá hasta el año 2026. Según una certificación de noviembre del 2012, elaborada por  Ministerio del Interior, sobre la presencia o no de grupos étnicos en Santiago de Cali, “no hay REGISTRO de resguardos constituidos, comunidades por fuera de resguardo, consejos comunitarios, adjudicación de títulos colectivos, ni inscripción en el registro único de consejos comunitarios, ni se identifica PRESENCIA de otros grupos étnicos”.

Además, agrega que La Playa Renaciente, revisada la base de datos de la Dirección de Asuntos para las Comunidades Negras, Afrodescendientes, Raizales y Palenqueras del Ministerio del Interior “no se encuentra registrada en su condición de Comunidad Negra, ni Concejos Comunitarios legalmente constituidos, así como tampoco cuentan con título de propiedad colectiva de tierras otorgada por el INCODER, de conformidad con lo establecido en el artículo 5 de la ley 70 de 1993 y el artículo 15 del decreto 3770 de 2008”.

El proyecto Jarillón del Río Cauca tiene un costo $1.3 billones, de los cuales el 63 % lo coloca el Fondo Nacional y el porcentaje restante lo aportan el Municipio
El proyecto Jarillón del Río Cauca tiene un costo $1.3 billones, de los cuales el 63 % lo coloca el Fondo Nacional y el porcentaje restante lo aportan el Municipio

¿Pero qué consecuencias conlleva el no reconocimiento?

Uno de los proyectos más importantes del nuevo POT es la realización del macroproyecto Jarillón de Aguablanca, cuyo valor total es de $1,3 billones y se espera que este terminado para el año 2017. Consiste en el reforzamiento estructural de 17 kilómetros (km) de jarillón del río Cauca, 2 km de jarillón del río Cali y 6 km del Canal Interceptor Sur. El objetivo es subir el nivel del dique y remover los escombros del jarillón, mejorando la capacidad hidráulica del río, explicó Roberto Ruiz, gerente del Proyecto.

El gran inconveniente de esta importante obra para la seguridad y el desarrollo de este sector de Cali es la reubicación de las familias. Alfredo Martínez, subgerente de Riesgos del Fondo Nacional de Adaptación, explicó que “el traslado de los habitantes se hará teniendo en cuenta su modo de vida y se les dará la oportunidad de tener opciones sobre los sitios a los cuales pueden mudarse”.

Playa Renaciente aún sigue olvidada, no se ha tenido en cuenta para el desarrollo y la construcción del Plan de Ordenamiento Territorial (POT) que regirá hasta el año 2026
Playa Renaciente aún sigue olvidada, no se ha tenido en cuenta para el desarrollo y la construcción del Plan de Ordenamiento Territorial (POT) que regirá hasta el año 2026

De acuerdo a información de la Gerencia de Gestión e Innovación de Proyectos, son alrededor de 7885 familias las que se tienen que trasladar: 5115 del jarillón y 2770 de la Laguna El Pondaje. No obstante, aunque existe un alto riesgo de inundaciones, al igual que los habitantes de Playa Renaciente, muchas familias del oriente de la capital vallecaucana se niegan a dejar sus hogares.

Por otra parte, no se tiene claro cuántos asentamientos humanos ilegales tiene Cali, por lo que siempre se calcula pero se tiende a fallar. Por ejemplo, solo en Bataclán, donde queda el cerro de las tres cruces, hay más de 1.350 viviendas; en el barrio Aguacatal más de 25; Cristo Rey tendría cerca de 50; el Cerro de la Bandera alrededor de 2.400; es decir, que hay un poco más de 3.800 de viviendas en total, solo en las zonas denominadas Ecoparques.

Pero este no es el único inconveniente que presentan los megaproyectos. El Concejal Dannis Antonio Rentería, hizo defensa de los derechos ancestrales que privilegian a poblaciones afro, especialmente la comunidad de Playa Renaciente, sector que esta constituido como consejo comunitario raizal y palanquero, que no habrían sido consultados para la elaboración del nuevo POT. “Si tenemos que ir a los organismos internacionales para que se reconozca a la comunidad negra de Playa Renaciente, tendremos que hacerlo”, afirmó Rentería.

Este llamado que hace el concejal es bien fundado, ya que la Consulta Previa es un derecho fundamental consagrado en la Ley 21 de 1991 «Por medio de la cual se aprueba el Convenio No. 169 sobre pueblos indígenas y tribales en países independientes”, el cual, en su artículo 2, dispone: “Los gobiernos deberán asumir la responsabilidad de desarrollar, con la participación de los pueblos interesados, una acción coordinada y sistemática con miras a proteger los derechos de esos pueblos y a garantizar el respeto de su integridad”.

Por esta razón, ha sido tan importante para el desarrollo del proyecto el no reconocimiento, que a permitido adelantar las gestiones dejando a un lado las denuncias de concejales y líderes comunitarios. Tanto así, que han dejado a un lado parte del contenido de la misma certificación que les ha dado la posibilidad de saltarse la concertación con la comunidad.

Según el Ministerio del Interior “Como se trata de una verificación cartográfica y no una verificación en campo, la misma se ha realizado con las herramientas con que cuenta el Ministerio del Interior (sistemas de información geográfica) y presumiendo la buena fe de la información aportada por el solicitante”, lo que quiere decir, que no se tomaron en cuenta a los habitantes del sector que abarca el proyecto ‘Jarillón del Río Cauca’.

Pero el alcance del informe no queda ahí, agrega también que “en caso de constatarse por la empresa o por un tercero la presencia de grupos étnicos en el área referenciada y que eventualmente resulten afectadas con el proyecto descrito, será necesario  realizar una visita de verificación en terreno en el área del proyecto”, algo que hasta ahora no se ha hecho.

Respecto al tema el director de Planeación Municipal, León Darío Espinosa Restrepo, explicó que hay una restricción pero no una prohibición y agregó que aunque la Alcaldía hizo un proceso de discusión con las comunidades, todavía queda un espacio para que la ciudadanía exprese sus inquietudes.

Por su parte, Amparo Viveros, Secretaria de Vivienda de Cali destacó la importancia del proyecto y manifestó que “en la medida que las familias habiten en alto riesgo, será prioridad del gobierno mitigarlo y dependiendo del riesgo buscar su reubicación”.

Sin embargo, ante las posibilidades de ser desalojados por el riesgo de las inundaciones, Marina Teresa Sánchez líder comunitaria de Playa Renaciente, argumentó que “el río nunca nos ha hecho daño, ha servido para trabajar, para enamorar, para festejar”. Por esto, debido a las sucesivas amenazas de desalojo, el Consejo Comunitario ha mantenido su independencia frente a los políticos.

Postura que en parte apoya Carlos Perea, director técnico de la Secretaría de Asuntos Étnicos Departamental, quien manifestó que por parte de la Gobernación del Valle se tiene una atención de primera mano a la comunidad afro del departamento y exigió la consulta previa para el proceso de reubicación que se avecina en el sector y la socialización de la política pública que los cobija.

Así está conformado el Jarillón del Cauca
Así está conformado el Jarillón del Cauca

Comments are closed.