Los años 60s políticos en Colombia (3)

0

El analista político, Alejo Vargas. (Colprensa-archivo)Por Alejo Vargas Velásquez

Profesor Titular Universidad Nacional

El decenio de los 60s en Colombia, dentro de ese contexto de guerra fría, del Frente Nacional bipartidista y excluyente,  vio el surgimiento de las tres primeras organizaciones guerrilleras –denominadas por algunos analistas como las guerrillas de la primera generación, porque luego en los años 70s irán a surgir otras organizaciones insurgentes como el Movimiento diecinueve de Abril (M-19), el Movimiento Armado Quintín Lame, etc.

Ahora bien, esto no significa que el conflicto interno armado se haya iniciado solo en este decenio, pues son claros los entronques con el período de la violencia conservadora-liberal de las décadas anteriores, pero ese es un debate abierto.

En los años 60s hay intentos frustrados de crear organizaciones guerrilleras, como los promovidos por Antonio Larrota en el seno del Movimiento Obrero, Estudiantil, Campesino (MOEC), que terminaron con la muerte de Larrota en las montañas del Cauca a manos de un bandido conocido como ‘Aguililla’, remanente de la anterior violencia conservadora-liberal, o el que intenta el médico manizalita Tulio Bayer en el Vichada, igualmente acompañado de antiguos guerrilleros liberales liderados por  ‘minuto’ Colmenares.

Podemos decir que los orígenes de la guerrilla están asociados a los siguientes factores:

  1. i) de tipo externo: 1) el período de la ‘guerra fría’, que llevó a plantear un enfrentamiento en todos los campos entre el llamado mundo socialista y el mundo capitalista y que tuvo como resultado el que los conflictos sociales en los distintos países tendieran a verse como un subproducto de ese enfrentamiento global y tratados en consecuencia. Para algunos analistas en esta concepción se encuentra los orígenes de la denominada ‘doctrina de la seguridad nacional’ que orientó el actuar de los ejércitos latinoamericanos durante varios decenios; 2) la ‘revolución cubana’ que genera un gran impacto en las juventudes latinoamericanas. Es el surgimiento del ‘castrismo’ como ideología revolucionaria, que privilegia la organización de tipo político-militar antes que la partidaria y que coloca todo el énfasis de la práctica guerrillera como modalidad fundamental de acción política para contribuir a crear las condiciones objetivas que posibiliten la realización de una revolución; 3) la ruptura política chino-soviética, entre los dos partidos comunistas más importantes de este campo alrededor de las tesis soviéticas de la denominada ‘coexistencia pacífica’ entre oriente y occidente y la respuesta china de la necesidad que tenían los comunistas de propiciar la ‘revolución mundial’;
  2. ii) de tipo interno: 1) el régimen político del Frente Nacional que constitucionalmente excluyó a quienes no fueran liberales o conservadores de toda participación en la actividad política, en la administración pública y en la administración de justicia, creando constitucionalmente ciudadanos de primera y de segunda categoría y que fue un elemento de justificación importante para acudir al uso de las armas; este arreglo constitucional es el que algunos analistas han denominado la ‘democracia restringida’; 2) el surgimiento de la denominada ‘nueva izquierda’ para hacer referencia a organizaciones políticas de izquierda, distintas al Partido Comunista, como el MOEC (Movimiento Obrero Estudiantil, Campesino, de influencia pro-china y pro-cubana), el FUAR  (Frente Unido de Acción Revolucionaria, de tendencia gaitanista)y las JMRL (Juventudes del Movimiento Revolucionario Liberal, con gran simpatía por la revolución cubana), que va a estimular políticamente la idea de la lucha armada, van a tener gran influencia en la juventud de la época y aportarán buena parte de los cuadros de dirección a las nacientes guerrillas (especialmente al ELN y al EPL); 3) la radicalización de los sectores juveniles y especialmente los estudiantes universitarios, que los hacia proclives a aceptar los discursos radicales de la lucha armada en boga al comienzo de los sesenta; 4) los remanentes de las guerrillas liberales, núcleos campesinos que mantenían así fuera simbólicamente, la esperanza de continuar su lucha guerrillera hasta cambiar las características del Régimen Político colombiano; pretendían, sin mucha claridad acerca de sus alcances, emprender un nuevo tipo de lucha guerrillera que fuera más allá del problema liberal-conservador; 5) la dinámica de protagonismo político nacional que vivía el movimiento estudiantil universitario, que venía de tener un gran protagonismo en la lucha contra el gobierno militar del general Rojas Pinilla y que mantuvo en los sesenta un gran dinamismo en cuanto a movilización social; no eran ajenas a estas dinámicas las influencias del MOEC, el FUAR, las JMRL y el debate dentro del Partido Comunista por la ruptura chino-soviética; 6) la radicalización de sectores del sindicalismo, especialmente petrolero, que se planteaban la necesidad de articular las luchas sindicales a las luchas revolucionarias; g) el ‘renacer’ del problema agrario -no porque éste hubiera desaparecido, sino porque fue clandestinizado por la violencia liberal-conservadora-; con la Alianza para el Progreso, como respuesta estratégica del gobierno norteamericano a la revolución cubana, apoyado por los demás gobiernos latinoamericanos, la reforma agraria se puso de moda y esto situó, de nuevo, el viejo conflicto agrario no resuelto, dentro de las prioridades de las luchas sociales y políticas.

En 1964, por una coincidencia histórica pero como parte de procesos distintos, van a iniciar su trasegar las guerrillas de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y el Ejército de Liberación Nacional (ELN). El Ejército Popular de Liberación (EPL) lo va a hacer a partir de 1967.

Las FARC tienen como una especie de mito fundacional la denominada ‘Operación Marquetalia’, adelantada por las Fuerzas Armadas colombianas en su momento, contra las zonas de autodefensa campesina y como respuesta a un debate hecho en el Senado por el dirigente conservador Álvaro Gómez Hurtado en el cual denunció el surgimiento en regiones del territorio nacional de lo que denominó ‘repúblicas independientes’, para referirse a las regiones de Marquetalia, Riochiquito, El Pato y Guayabero, donde se habían localizado grupos de campesinos de influencia liberal y comunista, después de la desmovilización de las guerrillas durante el gobierno del General Gustavo Rojas Pinilla. Realmente a lo que hacía referencia el Senador Gómez Hurtado era a la incapacidad del Estado colombiano de controlar el conjunto del territorio nacional, cosa que ha sido una característica histórica de la debilidad del mismo, así como la incapacidad de establecer un monopolio total de la fuerza.

Ahora bien, estos grupos de autodefensa campesina liberal-comunista tenían raíces desde las luchas agrarias anteriores, de la violencia conservadora-liberal y de la ofensiva de las Fuerzas Armadas contra las zonas del Sumapaz y el oriente del Tolima, que se conoce como la ‘guerra de Villarrica’. Es decir, hay unas raíces agrarias muy fuertes en estas luchas.

Como respuesta a la ‘Operación Marquetalia’, y luego de combatir contra las Fuerzas Militares que la adelantaron, estos grupos de autodefensa campesinos, liderados por Manuel Marulanda Vélez se van a convertir en el embrión de una guerrilla móvil, que inicialmente se van a denominar el Bloque Sur y posteriormente asumirán el nombre de Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

El ELN, por su parte, cuenta como mito fundacional el 4 de Julio de 1964 en que el núcleo guerrillero, comandado por Fabio Vásquez Castaño, inicia su primera marcha guerrillera en una vereda de San Vicente de Chucuri (Santander), aunque su irrupción pública va a ser el 7 de Enero de 1965 con la toma de la pequeña población santandereana de Simacota. Esto tiene como antecedente la creación en Cuba, por un grupo de jóvenes colombianos de las Juventudes del MRL, de la Brigada José Antonio Galán con lo cual se comprometen a regresar a Colombia e iniciar la creación de un grupo guerrillero a imagen y semejanza del Movimiento 26 de Julio que había conducido la revolución contra Fulgencio Batista en Cuba e inspirado en las tesis guevaristas de la guerra de guerrillas. Ahora bien, este grupo a su retorno al país se va a ubicar en la zona del Magdalena Medio Santandereano porque allí encuentran relaciones con un grupo de la guerrilla liberal de Rafael Rangel, liderado por José Ayala,  que no se había desmovilizado y adicionalmente porque habían relaciones con campesinos de la región y trabajadores de la industria del petróleo en la cercana Barrancabermeja.

El ELN va a lograr que muy pronto se vincule a sus filas el sacerdote Camilo Torres Restrepo con lo cual se logra un acercamiento de sectores populares de la iglesia católica y especialmente darle legitimidad a esta lucha que se iniciaba y diferenciarla del bandolerismo, como remanente de las guerrillas liberales y  conservadoras que para la época asolaba el campo colombiano.

El EPL se va a conformar como producto de la ruptura de un sector del Partido Comunista, influido por las tensiones chino-soviéticas de la época y la creación del Partico Comunista marxista-leninista o PC (m-l), quien va a crear el EPL dentro de esa concepción, con visos mecanicista de que para hacer la revolución se necesitaba de un partido, un ejército y un frente y orientado por las tesis maoístas de adelantar la guerra del campo a la ciudad, como había sido la lucha de los comunistas en China.

Como vemos en esta apretadísima síntesis los años 60s políticos en Colombia tienen una trascendencia muy grande, por el Frente Nacional, por la irrupción de nuevos movimientos sociales y por el surgimiento de las insurgencia guerrilleras y son fundamentales para la comprensión de lo que posteriormente hemos vivido.

Comments are closed.