Los escritores que apoyan la paz

0

El Pueblo hizo una selección de escritores de amplio reconocimiento en los medios de comunicación nacional, quienes después de la primera vuelta presidencial hicieron el voto público. En su mayoría coinciden en la búsqueda de una paz negociada y por tanto con el candidato presidente Juan Manuel Santos.

escritores apoyan la paz

Por: Edinson Arley Bolaños

eabolanos@elnuevoliberal.com

Dicen que esta campaña ha sido tan agresiva y polarizada que hasta los columnistas más leídos en Colombia han tomado partido y ya hicieron su voto público.  Algunos, léase en sus columnas, por el temor que les genera el regreso de un gobierno donde el protagonista no sería el candidato Oscar Iván Zuluaga, sino el expresidente Álvaro Uribe. Y otros, motivados por un eventual rompimiento del proceso de paz que desarrolla el gobierno con la guerrilla de las Farc en La Habana, Cuba.

Lo cierto de todo esto, es que el favoritismo hacia un candidato de parte de uno u otro columnista o periodistas líderes de opinión, en elecciones anteriores era más displicente. Era muy difícil leer a un Daniel Samper Ospina diciendo que a pesar de que le gustaba la propuesta de Clara López, fuera a votar por ella, de hecho no lo hizo en primera vuelta, pero en la segunda sí se tiró al ruedo al afirmar y titular su columna en la revista Semana: “No quiero ser santista pero me toca”.

Así mismo, nunca nos imaginaríamos que uno de los más conocedores de la historia del conflicto armado en Colombia, Alfredo Molano Bravo, fuera a decir que iba a votar por un candidato que no ha dejado de tener políticas consideradas de derecha, Juan Manuel Santos, con tal de salvar el proceso de paz. Mucho menos, esperábamos que en esta campaña un Héctor Abad Faciolince, el autor y ganador de varios premios con la novela “El olvido que seremos”, fuera a cantar su voto y a aprobar la gestión de Santos, aduciendo en su columna,  “Seis tesis para un voto razonado”, que quien traicionó primero fue Uribe cuando en 2010 apoyó la candidatura de Uribito (Andrés Felipe Arias) y que luego se vio obligado a apoyar al actual presidente. De todas maneras dejó claro, que lo que más lo motiva a votar por Santos es el fin de conflicto.

En la lista de columnistas que abiertamente han dicho que votarán por la paz de Colombia, también está María Jimena Duzán. Esta periodista y politóloga bogotana, ha sido una de las mayores críticas del gobierno de Álvaro Uribe y desde su tribuna, la columna en la revista Semana ha llamado a “Votar por convicción”, a pesar de sus diferencias políticas con el gobierno Santos. No obstante, dejó en evidencia que Santos “ha tenido la audacia que no han tenido otros presidentes de hacer un alto en sus odios para abrir la compuerta y buscar finalizar el conflicto. Quiero vivir en un país normal donde se respeten las ideas y la vida y no los panfletos y la muerte”.

En esa misma línea, Antonio Caballero, periodista y caricaturista bogotano, aún lleva la marca de lo que fue el mayo de 1968 mientras estudiaba en París, y cuando las revueltas dejaron en evidencia organización y rebelión de una generación desencantada frente al orden establecido. En ese entonces, tuvo que dejar sus estudios de ciencias políticas y regresar a Bogotá. Pues bien, Caballero, ahora columnista de la revista Semana, escribió “Resignación y miedo”, y dijo que Zuluaga era el peor de los candidatos porque quería regresar a Colombia “a esas malas mañas de su amo (Uribe) como un perrito fiel. A la guerra abierta, a la guerra sucia, a la corrupción, a la mentira”. Por eso, finalmente concluyó, que Santos tiene en sus manos el fin del conflicto y que tendrá que darle su voto “sin entusiasmo, por resignación, como me ha tocado hacerlo tantas veces. Y por miedo”.

Por su parte, la escritora y columnista de El Espectador, Piedad Bonnett, autora de varias obras literarias y ganadora de premios de literatura en el mundo, como el que recibió en 2012, “Premio de Poesía Poetas del Mundo Latino”, también anunció su voto para el candidato presidente. Textualmente se refirió al posible gobierno de Zuluaga comandado por Uribe y señaló: “desafortunadamente los que queremos detener al lobo disfrazado de cordero tendremos que votar por Santos, a pesar de sus muchos desaciertos y del pecado de haberse dejado asesorar de J.J. Rendón, un personaje tan dudoso. Su proyecto de paz, ya tan avanzado, es lo que a mí me inclina a darle el voto”.

La que también sorprendió con el anuncio, y fue una de las primeras en hacerlo, fue la columnista de El Tiempo, María Isabel Rueda. Esta abogada y periodista bogotana, no solo fue la primera en cantar su voto para Santos, sino que además, a pesar de su disgusto por la adhesión de Gustavo Petro a la campaña del candidato presidente, dijo que iba a cumplir su palabra y que votaría en segunda vuelta por el candidato de la Unidad Nacional.  “Voy a votar por Santos porque creo en el momento histórico, único y probablemente irrepetible, del proceso de paz de La Habana, incluidos sus sapos”.

De la misma manera, y con el ímpetu con el que lo ha hecho a través de las redes sociales, el cronista contemporáneo más importante de Colombia, Alberto Salcedo Ramos, aunque no ha hecho público su voto, le confesó a este diario, que mañana publicará una columna donde va a manifestar su completo respaldo a la candidatura de Juan Manuel Santos.

Para este escritor barranquillero, ganador del premio Ortega y Gaset y Rey de España, entre otras distinciones, Santos tiene un montón de ideas que no comparte, pero, según él, está convencido de que decir “no estoy de acuerdo con él no me convertiría en blanco de fanáticos dispuestos a matarme”.

Finalmente, y también contra el gobierno del expresidente Uribe, añade: “La vía de la guerra tuvo ocho años de oportunidad con Uribe, y no logró lo que en su momento prometió, que era doblegar a la guerrilla. Es legítimo ensayar otra opción, y en ese camino hemos avanzado notablemente. Sería lamentable arruinar esos avances cambiando la dirección solo por soberbia o por venganza personal, como propone el expresidente”.

A la par y no tan de frente, pero declarándole la oposición a Zuluaga, porque, según sus percepciones se escudan en el manto dudoso de Uribe, hay otra larga lista de columnistas. Algunos de ellos no cantaron su voto en la primera vuelta, pero si dejaron claro que no votarían por Oscar Ivan Zuluaga.

Dentro de ese grupo está la columnista y periodista María Elvira Samper. Luego de criticar el escándalo que Uribe promovió contra el presidente candidato, porque supuestamente entraron dos millones de dólares del narcotráfico a su campaña de 2010, Samper dijo que el expresidente no iba a mostrar tales pruebas porque no las tenía y a renglón seguido puntualizó: “A mí, lo confieso, Uribe me produce miedo y me horroriza la idea de volver al pasado con Zuluaga como mascarón de proa”.

Otro de estos ejemplos es el columnista de El Espectador e investigador de justicia, César Rodríguez Garavito. Luego de mencionar tácitamente que hay que cerrarle las puertas a una posible presidencia del Uribismo, el escritor menciona que “muchos antiuribistas pueden terminar abriéndole el camino, si no se deciden a votar contra él”.

Y en el último párrafo de su columna compara la situación que se deliberará mañana, con la de Perú hace tres años cuando Fujimori quiso volver al poder encarnado en su hija Keiko cuando en ese país lo que realmente estaba en juego era la paz, las instituciones y el Estado de derecho. Sin embargo, señala, al final “los peruanos demócratas, alentados por el cambio de opinión de Vargas Llosa y su apoyo a Ollanta Humala, terminaron por ver la diferencia y votaron contra el fujimorismo. Y salvaron al país del autoritarismo. Ojalá aquí sepamos hacer lo mismo”.

Se quedan otros escritores y columnistas por fuera de este apoyo masivo al proceso de paz, sin embargo, también hay otros escritores que, unos por su filiación política sorprendieron con su posición apoyando la candidatura de Zuluaga, y otros que ratificaron los ideales que han promovido por años.

En este caso se clasifica el reconocido escritor Willian Ospina. Éste, quien fue objeto de muchas críticas de sus amigos, por considerarlo un escritor de pensamiento liberal, finalmente terminó asintiendo en su columna en El Espectador, “Los dos males”, que el menos malo entre los que se disputarán mañana la presidencia de Colombia, es Oscar Ivan Zuluaga. Textualmente no dijo que iba a votar por él, ni invitó a que lo hiciera, pero esa su postura frente a las decenas de columnas que días antes habían aparecido a favor del presidente candidato.

Su posición firme, y que ha sido defendida también por otros columnistas por considerarla válida en medio de un país donde aún existe la libertad de expresión, dice textualmente: “considero a Zuluaga el menor de los dos males. ¿Por qué? Yo lo resumiría diciendo que el uribismo es responsable de muchas cosas malas que le han pasado a Colombia en los últimos 20 años, pero el santismo es responsable de todas las cosas malas que han pasado en Colombia en los últimos cien años”.

Con la postura de que el uno o el otro es el menos malo para este país, encontramos hoy muchas columnas de opinión. Sin embargo, seleccionamos las de escritores que en su larga trayectoria literaria han estado al margen de las campañas electorales y que sin duda son de las plumas más leídas en Colombia. Cada quien con sus argumentos, lo cierto es que la mayoría de esa selección coinciden en que la paz está por encima de otras consideraciones y por eso han hecho su voto público a favor de Juan Manuel Santos.

Comments are closed.