Los paros y el Pacífico

0

Al escribir esta columna, tengo información que se gestan dos paros que involucran al Choco y a Buenaventura, los días 10 y 18 del presente mes de Mayo. Ambos bajo la misma sombrilla de inconformidad….NO SE HAN CUMPLIDO LOS ACUERDOS que se firmaron para levantar el paro….Esto es francamente triste y merece una mirada seria desde la dimensión institucional y de la sociedad civil. Soy el primero en respetar e interpretar la sensación de angustia e impotencia que los ciudadanos de la región del Pacifico padecen porque no llegan las respuestas a sus históricas inquietudes. También reconozco que algunos funcionaros y entidades del gobierno nacional han hecho grandes esfuerzos para dar estas respuestas que lamentablemente no llegan, y no llegan porque se siente que no hay una gestión de respuestas compactas e integrales desde el gobierno nacional. Hoy se necesita coraje y carácter para decir SI a lo que realmente se pueda cumplir y decir NO, si es en sentido contario. No se puede seguir firmando acuerdos para que se levanten los paros y luego no cumplir la palabra en los tiempos previstos porque esto genera una externalidades funestas para la credibilidad en las instituciones y en el gobierno mismo. Le creo al Presidente Santos cuando asume los compromisos, porque supongo que sus funcionarios muy seguramente le han dado los soportes técnicos y financieros para que así lo haga, pero al parecer una vez regresan a Bogotá, estos mismos funcionarios le fallan porque no mueven las cosas y vienen las dilaciones, que no estaba la plata, falta el concepto del DNP, falta lo uno y falta lo otro y se va retornando al escenario inicial con el consabido desgaste y con ello el incumplimiento de la palabra.

Le sugiero a los funcionarios del gobierno nacional que cuando las soluciones involucren créditos externos y/o gestiones que por normatividad son demoradas, le informen de ello, y en detalle a la comunidad para que así esta al menos sepa que las demoras no son por mala fe o incompetencia de algún funcionario o desidia del gobierno nacional, pero sino se informa permanentemente a la gente, pues esta se confunde y/o también por la época política aparecen pescadores en rio revuelto y politiqueros  para potenciar las inconformidades con las consecuencias que esto genera.

Pedir paciencia a la comunidad sería una exageración, pero lo que no sobra recomendar es que este derecho a la protesta debe ser PACIFICO como el nombre de nuestra región del Pacífico  y bajo ninguna circunstancia se debe permitir la injerencia de saboteadores y anarquistas que desvirtúen el espíritu de la misma.

No me cansare de insistir que dado el perfil variopinto de nuestra querida Colombia, es necesario que se gestione una ley que permita una legislación diferencial para regiones como la del Pacífico que posibilite la inversión rápida y diligente, evitando así las eternas demoras en la ejecución que por normatividad se padecen, lo cual es el principal detonante de la inconformidad, la desesperanza y la incredulidad.

 

OSCAR GAMBOA ZUÑIGA

oscargamboaz1@hotmail.com

@Osgazu

Comments are closed.