“Me pregunto por qué este interés en sabotear un proceso que lo único que trae para Colombia es un tremendo beneficio”: Juan Manuel Santos

0

En entrevista con Blu Radio, el presidente Juan Manuel Santos habló sobre qué tanta justicia y tanta paz los colombianos deben estar dispuestos a negociar para llegar a un punto de equilibrio en los diálogos de paz. Igualmente, recalcó que no les está entregando a las Farc el sistema económico colombiano, ni su sistema político, ni nada de lo fundamental para el funcionamiento de Colombia como Estado, como democracia. EL PUEBLO la transcribe por considerarla un aporte al debate sobre el conflicto y la paz en el país.

Foto de Blu Radio

Foto de Blu Radio

Blu Radio: Ayer estuvo aquí el procurador, sentado en esa silla en donde usted está, y dijo “no puede haber referendo porque sería un referendo armado”. No es una tesis solo de carácter político, sino también del procurador.

Juan Manuel Santos: Muy interesante. Usted lo que está mencionando es algo de gran trascendencia: cómo los enemigos del proceso de paz están satanizando el proceso, están usando esa arma tan poderosa en la historia en materia política como es el miedo, el miedo a tomar decisiones. Entonces, están dibujando un escenario apocalíptico si hacemos la paz; que es todo lo contrario a la realidad. Y han querido, en todas las formas, repitiendo acusaciones falsas como “no se puede negociar la paz con impunidad”. ¿Quién ha hablado de impunidad? ¡Nadie! ¡Nadie ha hablado aquí de negociar la paz con total impunidad! Estamos negociando la paz con una justicia transicional, que significa un sacrificio de la justicia, pero no estamos hablando de impunidad.

Por otro lado, están tratando de decir que yo me vendí al comunismo, que yo quiero que este país sea comunista y que yo le entregué el país a las Farc y al gobierno castrista, al gobierno chavista, y que eso es lo que he estado pensando desde que estaba en el colegio. ¡Hágame el favor! Lo están diciendo, están publicando documentos que están circulando. Entonces, están jugando con las armas políticas que usaba Goebbels, en la época de Hitler.

Blu Radio: ¿Usted se siente frente a unos Goebbels criollos?

Juan Manuel Santos: Sí, claro, es que todos los días en las redes sociales tratan de satanizar el proceso y tratan de inyectarle miedo a la gente diciendo que los que estamos haciendo es irresponsable, que yo voy a entregarle el país a las Farc. Por eso les he dicho a los colombianos que no se preocupen; primero que todo, esto es algo que tenemos pensado muy bien, es un proceso realista, serio, sabemos dónde están nuestras líneas rojas y de todas formas cualquier cosa que acordemos será puesta a consideración del pueblo para que él sea el que diga “vamos a aceptarla o no”, y por eso la condición que yo puse desde el comienzo: negocian bajo el principio de que nada está acordado hasta que todo esté acordado. Si usted le pregunta a la gente, individualmente, “¿usted quiere que las Farc participen en política?”, intuitivamente va a decir que no. “¿Usted quiere que las Farc estén en el Congreso?”, “pero por ningún motivo”. Entonces cada componente, individualmente, va a tener una reacción negativa. Hago el símil con un pintor que está pintando su cuadro: ese pintor no permite que el posible comprador del cuadro entre a su estudio a ver el cuadro cuando está en un 10 %, 15 %, 20 %, 30 %. Él querrá que el comprador lo vea completo. Y eso es lo que yo quiero, que el pueblo colombiano vea el cuadro completo. ¿Que va a haber un sacrificio de justicia? Sí. Tiene que haberlo, de eso se trata, pero al mismo tiempo van a dejar las armas, van a hacer equis o ye. Entonces, cuando tengamos el paquete completo, yo estoy absolutamente convencido, no me cabe la menor duda, de que el pueblo colombiano me va a respaldar. Vamos a tener que afrontar esos enemigos de la paz, que son muy poderosos porque son muy hábiles y están usando todas las armas posibles. Pero, a la larga, este pueblo quiere la paz y eso lo percibo por todos lados.

Blu Radio: Y volviendo a lo del procurador, que dijo que no puede haber referendo porque las Farc están armadas y sería un referendo poniéndole una pistola en la sien a los colombianos y que es un referendo que violaría el derecho a la abstención de los colombianos…

Juan Manuel Santos: Primero, quién se puede imaginar que las Farc van a entregar las armas antes, y someterse a que el referendo lo pierdan. Segundo, con esa tesis, no se puede hacer ninguna elección en Colombia, todas las que hemos hecho a lo largo de todos estos años, entonces, están viciadas porque las Farc de una u otra forma han participado. Yo diría que todo lo contrario; es decir, si logramos unos acuerdos, qué cosa tan maravillosa que el pueblo colombiano se pueda expresar y pueda hacerlo el día de mayor concurrencia en las urnas, para manifestarse a favor o en contra de los acuerdos. Eso es democracia, eso es apertura. Esos argumentos sí me parecen un poco sofísticos porque no les veo ninguna base real a un argumento que dice sería un referendo con una pistola en la sien, si eso es lo que hemos logrado en los últimos cincuenta años. Entonces, queremos precisamente que ese vínculo entre política y armas desaparezca para siempre.

Blu Radio: ¿Es que a quién se le ocurre que las Farca vaya a entregar las armas y de pronto los derroten en un referendo?

Juan Manuel Santos: No, por eso. Hacemos unos acuerdos, digamos que ya hay un cese al fuego inmediato, entramos en la tercera fase, en la fase de la implementación: uno de esos pasos fundamentales, que es lo que yo le he prometido al pueblo colombiano, es que va a poder manifestarse sobre esos acuerdos, va a poder refrendar esos acuerdos. Las Farc no van a participar en política sin que nadie les haya dado ningún tipo de garantías legales, porque, pónganse ustedes en los zapatos de la contraparte, que eso es lo que uno tiene que hacer en una negociación, yo de ellos no lo aceptaría.

Blu Radio: Se lo pregunté al procurador ayer, cómo van a aceptar las Farc un referendo en el que después podrían salir derrotados eso que ellos acordaron. ¿No es verdad?

Juan Manuel Santos: Sin entregar las armas. Claro.

Foto de Blu Radio
Foto de Blu Radio

Blu Radio: La Corte Constitucional ha publicado finalmente un segundo comunicado, que es muy diferente al comunicado original sobre el Marco Jurídico para la Paz, marco que según la primera interpretación salió bien librado del primer examen. Pero este comunicado es diferente por una razón, porque le da un mensaje al Gobierno, a los negociadores, a los órganos de justicia, que no puede haber suspensión total en la ejecución de la pena. Esto lo que quiere decir en la práctica es que los señores de las Farc, con quienes el Gobierno están negociando un proceso de paz en Cuba, tendrían que pagar cárcel. ¿Es así; cuál va a ser el impacto de este comunicado de la Corte Constitucional?

Juan Manuel Santos: Yo tengo que ser muy cuidadoso sobre cómo interpreto los comunicados de la Corte y cómo los relaciono con el proceso. Hubo un primer comunicado, luego hubo un segundo, cosa que ha sorprendido a mucha gente, “qué pasó para que se tuvieran que pronunciar a través de un segundo comunicado”, y no nos olvidemos que el pronunciamiento final es el otro fallo, es cómo queda la sentencia. A mí lo que me dicen es que en la sentencia no hay ningún tipo de condicionamiento; eso es lo que a mí me han expresado.
Blu Radio: Pero este es un mensaje también para Colombia: la Corte le dice al país “ojo que no se pueden suspender las penas”. Entonces, lo que cree el país es que los señores de las Farc van a pagar un día de cárcel.

Juan Manuel Santos: Pues no necesariamente. Hay varias interpretaciones sobre el texto del comunicado que, repito, puede ser también aclarado en el propio fallo; entonces, esperemos a la sentencia. Lo que yo tengo entendido es que la sentencia, tal cual, no tenía ningún condicionamiento a lo que se presentó como reforma constitucional. Y yo espero que así sea, porque proceso estaría cambiando a la mitad del camino cosas fundamentales, y la Corte es demasiado seria para hacer eso.

Blu Radio: ¿Quién le dio a usted esa información de que la sentencia venía sin condicionamientos?

Juan Manuel Santos: Las personas que hablaron con los magistrados auxiliares, con la Corte, con las personas que estaban participando en la discusión de un tema tan importante para el país. Y aprovecho para hacer una reflexión de tipo general, que creo que es importante: el país tiene que tomar una decisión de fondo: cuánto de justicia está dispuesto a sacrificar en aras de la paz. En conflicto como este, esa es la decisión que toman las sociedades si quieren buscar paz. Y, como lo he dicho tantas veces, si usted le pregunta a una víctima, ella casi que inexorablemente le va a decir “yo quiero más justicia”. Si uno le pregunta a una futura víctima, le va a decir “yo quiero más paz”. Viene la contraparte: “No quiero justicia”. Y lo importante en estos procesos es encontrar ese punto de equilibrio que nos permita llegar a la paz sin sacrificar tanta justicia, que hace inviable el acuerdo ante el pueblo colombiano. Hay varios intereses que tenemos que tener en cuenta para llegar a ese punto de equilibrio que permita todo: que haya justicia, que los derechos de las víctimas se respeten, pero que al mismo tiempo haya paz.
Blu Radio: ¿Usted se siente en estos momentos con una especie de camisa de fuerza? Le pregunto por el fallo de la Corte Constitucional, pero también por la famosa carta de la magistrada de la Corte Penal Internacional, que dijo básicamente lo mismo, “ojo porque hay unos temas internacionales, debe haber justicia, debe haber cárcel… ¿Eso limita, presidente, el proceso de paz?
Juan Manuel Santos: Eso tiende a limitarlo, pero al mismo tiempo abre una discusión muy bonita, muy interesante y muy importante, y es una discusión que yo quiero afrontar, porque la comunidad internacional, que está muy pendiente de este proceso, también tiene que empezar a pronunciarse frente a temas como los que usted acaba de mencionar, como la carta de la magistrada de la Corte Penal Internacional. Aquí estuvo la antigua comisionada de derechos humanos de Naciones Unidad y me dijo: “Mire, la comunidad internacional no ha sido muy constructiva en cuanto a intervenir en procesos”. Y en este caso se fue lanza en ristre contra la propia carta de la Corte Penal Internacional y dicen que no debería haberse producido esa carta. Y eso me lleva al principio, cuando yo estaba tomando la decisión de iniciar este proceso, yo me senté con el antiguo fiscal de la Corte Penal Internacional, el argentino Luis Moreno. Discutimos muchísimo lo posibles obstáculos, problemas, pero al final él coincide con el propio Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas. Ellas fueron concebidas para buscar la paz, y la Corte Internacional es un órgano de la ONU. Las Naciones Unidad tienen la última palabra y hay decisiones que pueden tomar por encima de cualquier otra circunstancia.
Blu Radio: Entonces, ¿la Justicia Penal Internacional no puede bloquear la paz de Colombia?

Juan Manuel Santos: Exactamente. Pero nosotros también tenemos que ser respetuosos del derecho internacional y respetar ciertos límites. Ahí hay unas zonas grises (como hay zonas grises internamente, en nuestra propia justicia). Y esa es la discusión que es importante tener para que las voces fundamentalistas no sean tan fundamentalistas y nos impidan llegar a la paz. Nuevamente, es encontrar ese equilibrio que nos permita respetar los principios del Tratado de Roma –nosotros somos parte de ese tratado–, pero que también nos permita la paz. Somos, tengo entendido, el primer país, que está resolviendo un conflicto de esta naturaleza bajo el paraguas del Tratado de Roma. Nos estamos convirtiendo en precedente y por eso muchos jueces, muchas voces internacionales, me están diciendo “ojo [en el buen sentido de la palabra], ustedes están aquí sentando doctrina y no pueden ceder ante ciertas presiones porque entonces en el futuro podrían obstaculizar la ansiedad de un pueblo de conseguir la paz.

Blu Radio: A título de constancia histórica le quiero hacer una pregunta, muy repetida en redes sociales: la gente tiene dudas de qué es lo que usted les está entregando a las Farc.

Juan Manuel Santos: Nada. ¿En qué sentido? No estoy entregando nuestro sistema económico, nuestro sistema político. Nada de lo fundamental de nuestro funcionamiento como Estado, como democracia está en juego. Allá tenemos una agenda que fue pactada, acordada y firmada, que consiste en el acuerdo sobre el modelo de desarrollo y principios de desarrollo rural integrado, en el que ya llegamos a unos acuerdos, y los empresarios del campo y los que están interesados en el campo deberían darle la bienvenida a ese acuerdo, porque ese acuerdo va a significar que por primera vez el campo colombiano va a ser tenido en cuenta como prioridad en el presupuesto, en las inversiones, en los bienes públicos. Todo eso va en beneficio del campo. El resto de los puntos tiene que ver como lo que yo llamo la mecánica del conflicto, la solución del conflicto, y tiene que ver con cómo se van a desmovilizar, cómo van a entregar las armas, qué tipo de justicia transicional se va a negociar, para eso hicimos aprobar el Marco Jurídico para la Paz, porque esto introduce en la Constitución la posibilidad de aplicar la justicia transicional. Mire el punto del narcotráfico: si logramos un acuerdo con las Farc en materia de narcotráfico, ¡imagínese lo que sería para el país que las Farc cambiaran de bando, cambiaran de posición: en lugar de ser defensores del narcotráfico y protectores de los campesinos que cultivan coca, se convirtieran en aliados contra el narcotráfico para poder, ojalá, erradicar totalmente la coca de este país ¡Imagínese lo que eso significaría para Colombia! Entonces, aquí en el fondo lo único que hay son aspectos positivos y no estamos entregando nada. La gente que no quiere la paz comienza a diseñar esos escenarios apocalípticos; repito, están usando armas clandestinas para satanizar un proceso que lo único que puede traer es bien para todos los colombianos. Es que el valor supremo que cualquier sociedad tiene que ser la paz, y nosotros llevamos cincuenta años derramando sangre. Mire, póngase a leer los testimonios en los documentos que publicó el Centro de Memoria Histórica. ¡Eso es desgarrador! Como violaban a unas niñas y luego las torturaban y las matabas, a las hijas, a los hijos de muchos campesinos. ¿Cómo permitimos, como sociedad, que eso sucediera? ¡Y sigue sucediendo! Lo que yo quiero es que eso termine. ¡Cómo es que cualquier colombiano no va a querer que eso termine! Yo a veces me pregunto por qué este interés en sabotear un proceso que lo único que trae para Colombia es un tremendo beneficio, y todos perciben eso. Además el conflicto colombiano es un conflicto anacrónico, el único que queda en el hemisferio, uno de los más viejos del mundo, y Colombia no puede seguir en un conflicto. Además, es tan desgarrador desde el punto de vista de nuestra cultura, de lo que significa tener un conflicto atravesado como una flecha venenosa durante toda una vida. Los que estamos aquí en esta mesa [mesa de trabajo de Blu Radio]no hemos vivido un solo día de paz, y lo que pasa es que nos hemos acostumbrado al conflicto y ya si matan 14 soldados, 14 guerrilleros, es normal. Ya nos anestesiamos. Esos escenarios dantescos que describe el documento de Memoria Histórica siguen sucediendo hoy, y es lo que yo quiero terminar.

Blu Radio: Hay un asunto que se está discutiendo en La Habana y tiene a los colombianos preocupados: obviamente si las Farc firman la paz con el Gobierno, deberían entregar las armas, y las Farc han dicho públicamente que no las van a entregar, que las armas se quedan escondidas, que se quedan dormidas, porque se trata no de una capitulación, sino de un acuerdo para ingresar a la vida civil y tener participación política, eso a la gente le preocupa porque dice que si no van a entregar las armas, qué sentido tiene adelantar un proceso de paz con ellos.

Juan Manuel Santos: La palabra entregar, utilizar, lo que sea, está por negociarse; pero la entrega, en la práctica, o sea que dejen las armas, dejen de pertenecer a las Farc, tenga la absoluta seguridad de que eso así será. Eso es parte del proceso. Ahora, acuérdese de lo que decía Nelson Mandela, que no le pare tantas bolas a lo que dicen los negociadores por fuera de la mesa; lo importante es lo que se negocia en la mesa. Y las Farc, por su puesto, están tratando de presentar todo tipo de propuestas y de dar sus puntos de vista sobre todo lo que está pasando en el país, pero lo importante es lo que se negocia como agenda, en la mesa.

Comments are closed.