Mensajes ocultos en el Cauca

0

Michel MayaPor Michel Maya 

Twitter: @Michel_Maya

Desde el corregimiento de Navarro, al sur de Santiago de Cali, desde el 01 de septiembre de 1970, los vallecaucanos hemos estado enviado mensajes cifrados a los ciudadanos, al país y al mundo; los mensajes van ocultos en el agua, insertos en las entrañas del río que bautiza el valle interandino que habitamos: el río Cauca.

Durante 38 años, en 32 hectáreas operó en Navarro el botadero a cielo abierto más grande del suroccidente colombiano, el cual según el Conpes 3624 de 2009 acabó con la madre vieja del río, ya que no cumplió con ninguna norma de control para los lixiviados.

Dicho Conpes también señala al río Cauca y a sus afluentes como “los principales receptores de la contaminación originada por aguas residuales aportadas por asentamientos humanos, actividades agropecuarias e industriales, aportes de sedimentos a causa de la deforestación y erosión de los suelos y por explotación y beneficio minero generadas en los Departamentos de Valle del Cauca y Cauca”,  lo que genera un importante aporte de contaminación nacional en su recorrido hasta llegar al río Magdalena y posteriormente al mar.

 43 años después, a inicios de Noviembre del año 2013 aún no existe una planta de tratamientos de Lixiviados en el antiguo botadero de Navarro, cabe recordar que los lixiviados de Navarro se escurren por el Canal CVC Sur, llegando al Río Cauca sin tratamiento, alimentando la planta de Tratamiento de agua potable Puerto Mallarino que atiende al 80% de la ciudad de Cali.

En Abril del año pasado, después de varios años de ausencia en el tema, El Concejo Municipal de Santiago de Cali aprobó a través de El Acuerdo 006 de 2012 los recursos de Vigencias futuras ordinarias para la construcción y operación del sistema de tratamiento de lixiviados y la construcción clausura del sitio de disposición final de Navarro. Con este acuerdo  se posibilitó la implementación del CONPES 3624 de 2009 y las modificaciones que hace el CONPES 3710 de 2011. 43 años después aún hay una zona del botadero que no se ha cerrado definitivamente.

 La segunda semana de Octubre en un debate en el Concejo de Cali el Director de Planeación Municipal presentó los avances en el plan de desarrollo de la ciudad indicando que la construcción de la Planta de Lixiviados esta un 5% adelantada, por su parte la nueva directora del Departamento Administrativo de Medio Ambiente de Cali DAGMA responde que el avance es del 95%, ¿a quién creerle?, en la practica la planta aún no existe.

No existen cifras oficiales, se calcula que en Cali se recicla menos del 3% del total de residuos sólidos que produce la ciudad. Es paradójico que la ciudadanía no se pronuncie o altere al saber que el 80% consume agua potable que tiene como fuente un río que es contaminado por la misma ciudad unos metros antes, es aún más inverosímil creer que dicha contaminación solo afecta a los caleños olvidando que el Río Cauca es un afluente del Río Magdalena, el cual alimenta cientos de municipios en su recorrido antes de llegar al Mar Caribe.

 Santiago de Cali lleva 43 años enviando mensajes ocultos en el agua, mensajes que cada día son menos encriptados y más visibles, mensajes que indican: desinterés, poca institucionalidad, ausencia de control de las autoridades, medidas ambientales equivocadas, desconocimiento de la naturaleza y los servicios ambientales que esta nos presta, negligencia y lentitud en la toma de decisiones, la creencia de que estamos solos en el territorio y que nuestras acciones no afectan a nadie más, de hecho y aún más paradójico es el mensaje: Nos queremos matar lentamente.

Estos mensajes ocultos enviados desde Santiago de Cali, hacia las ciudades afectadas, para el país en general que de igual manera no escucha, no entiende y parece no interesarle lo que suceda desde el suroccidente contaminante, desconociendo las graves consecuencias que tiene esta situación, tal vez porque se ven lejanas a la generación actual, se ven lejos de este momento  ajenas a quienes ahora habitan el territorio, pero ahí están, la madre vieja ya no existe, el subsuelo se ha contaminado y entre las aguas del rio ya no es posible la misma vida.

Comments are closed.